Alimentación, Curiosidades

Capuchinos

¿Somos los humanos los únicos que aprendemos por imitación?

Si has respondido que sí, lee atentamente lo que tenemos que contar hoy; os presentamos a los monos capuchinos (Cebus capucinus), una de las primeras especies de monos, a juzgar por los fósiles.

Estos monos presentan una característica que les proporciona una ventaja frente a otro tipo de especies: sus grandes cerebros.

Si hay algo que es característico de los monos, es su capacidad para detectar oportunidades y luego explotarlas, y eso es especialmente cierto en los capuchinos. Son las oportunidades para alimentarse lo que motiva a estos monos, buscan comida por todos lados.

Aunque su visión del color es excelente, su sentido del olfato no es mejor que el nuestro, por lo que para encontrar alimentos ocultos a la vista, utilizan el cerebro, no la nariz.

En América del Sur, donde viven, suelen adentrarse en zonas de manglares. Donde la mayoría de los mamíferos no encontrarían mucho para comer, los grandes cerebros de los monos les permiten encontrar cosas que otros ni se imaginarían: almejas.

Estas almejas son muy duras. Abrirlas supone una dificultad y un reto, pero son sus cerebros los que entran en juego. Estos monos han aprendido que si golpean las almejas con la fuerza suficiente, la almeja se relaja, y las conchas se pueden abrir.

Aunque ahora pueda parecer una conclusión sencilla, es una solución a un problema. De hecho, lleva años aprender la técnica (por imitación), y los monos jóvenes necesitarán de mucha práctica y paciencia para aprenderla. Los capuchinos, al igual que nosotros, tienen personalidades y habilidades variadas, y algunos nunca llegarán a solucionar el problema, ya que no tendrán la habilidad necesaria, o la paciencia, para conseguir que la almeja se relaje y se abra.

Aquí un pequeño vídeo sobre los capuchinos

¡Feliz semana!

Anuncios
Curiosidades, Naturaleza y Biología

El debate de la aleta dorsal en orcas

Quizá ya hayáis visto el documental “Blackfish” (ahora en Netflix) sobre las orcas en cautividad, pero si no es así, es posible que no os suene el debate sobre el colapso, es decir, la caída hacia un lado, de la aleta dorsal.

Contrariamente a la creencia popular, el colapso de las aletas no solo afecta a las ballenas cautivas.

Aunque la literatura sobre este tema es escasa, hay estudios publicados sobre el colapso de la aleta dorsal también en ballenas en libertad.

Aunque durante mucho tiempo se ha creído que sólo afecta a los individuos cautivos, se ha visto que esto no es así. El fenómeno sí es más común en cautiverio, pero también se han documentado casos de orcas en libertad con la misma característica. Por lo tanto, la causa no puede ser el cautiverio solo.

Ingrid N. Visser publicó un estudio, documentando que el 23 % de los machos adultos de la población de orcas estudiadas en aguas de Nueva Zelanda presentaba esta característica. La explicación es poco clara, argumentando que es “simplemente una característica común en la población de orcas estudiadas”.

Otros estudios atribuyen el colapso de la aleta dorsal a la edad del individuo, ya que con la edad la aleta dorsal va perdiendo fuerza y estabilidad, llegando a colapsar total o parcialmente (Bigg, 1982).

Las últimas explicaciones parece que tratan de argumentar que en última instancia, lo que sucede es que el colágeno en la aleta dorsal se descompone. Una razón por la que esto puede suceder es por la temperatura. Las temperaturas más cálidas pueden alterar la estructura y la rigidez del colágeno. Lo que podría explicar por qué las ballenas cautivas tienen aletas curvas, al nadar más tiempo sobre la superficie, estando más expuestas a la luz del sol, es decir, a temperaturas, en muchos casos, más cálidas.

Si bien la temperatura es una teoría líder, algunos expertos piensan que la velocidad también podría ser un factor. En la naturaleza, las orcas nadan en promedio de 3 a 4 mph y pueden correr a velocidades de hasta 34 mph. A esas velocidades, el agua crea una fuerza considerable contra la aleta, que podría mantener la aleta fuerte y vertical. Las ballenas cautivas no tienen suficiente espacio para alcanzar estas velocidades.

En última instancia, la aleta dorsal curvada sigue siendo un misterio.

Naturaleza y Biología

Plantas de interior para la contaminación interior

Nuestro entorno se ha deteriorado notablemente en los últimos años debido al rápido aumento de la contaminación ambiental. La disminución de los bosques, el crecimiento de la población, las emisiones de los coches y las industrias,  y otras actividades humanas indeseables, son los principales responsables de este escenario. Los que vivís en las ciudades sabréis de lo que hablo, sobre todo.

A la vista de este escenario, ahora es esencialmente recomendable convertirse en protector, productor y cuidador del medioambiente,  y no en depredador, contaminador y consumidor de la Tierra. Sigue leyendo “Plantas de interior para la contaminación interior”

Naturaleza y Biología

Plantas vigilantes

Es muy probable que muchos de vosotros tengáis alguna plantita en casa. Además del componente estético, tener vegetación en el interior de los edificios puede resultar beneficioso, ya que las plantas metabolizan el dióxido de carbono resultante de la respiración humana y aumentan la concentración de oxígeno. Sin embargo, como nos cuentan Stewart y colaboradores en un artículo publicado recientemente en la revista Science, las plantas podrían hacer mucho más por nosotros

Sigue leyendo “Plantas vigilantes”

Curiosidades, Naturaleza y Biología

¿Comemos bichos mientras dormimos?

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

¿Quién no ha oído alguna vez que nos comemos una media de entre 10-20 bichos a lo largo del año mientras dormimos? ¡Pues bien! Hoy vamos a intentar arrojar algo de luz sobre este tema 🙂

Todo viene de una publicación de una revista francesa de hace ya casi 20 años, en la que se afirmaba que un estudio científico estimaba que ingeríamos una media de 15 insectos al año mientras dormíamos, sin especificar ni su tamaño ni su especie. Para vuestra tranquilidad: la realidad es que la mayoría de estos insectos suelen ser ácaros inofensivos que viven en nuestra cama, así que no hay de qué preocuparse. Sin embargo, lo que más preocupa a la gente es que este bicho sea de un tipo concreto: arañas. Sigue leyendo “¿Comemos bichos mientras dormimos?”

Curiosidades, Naturaleza y Biología

Romper el cascarón. ¿Cómo es posible que los dinosauros provengan de… huevos?

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

¿A quién no le fascinan o le han fascinado en algún momento de su vida los dinosaurios?

Esos seres majestuosos, prehistóricos y monstruosamente grandes (en su mayoría) en comparación con nosotros los humanos, que despiertan en nosotros un instinto muy primario: entre atracción y curiosidad desmedidas y miedo visceral a coincidir con ellos en el tiempo y en el espacio (salvo que esas circunstancias se den en la “seguridad” de un parque de atracciones, como hemos visto en múltiples películas). Sigue leyendo “Romper el cascarón. ¿Cómo es posible que los dinosauros provengan de… huevos?”

Alimentación, Curiosidades

¿Por qué es blanca la espuma de la cerveza?

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

Hoy os vamos a revelar uno de los secretos mejor guardados de nuestra vida cotidiana, y es que… ¿alguna vez os habéis fijado en que la espuma de la cerveza es siempre blanca o, como mucho, de un color crema? Lo “lógico” sería esperar que fuera así en una cerveza rubia, y que el color fuera oscureciéndose a medida que varía el color de la cerveza, pero la realidad es que independientemente de si la cerveza es rubia, roja, tostada, o incluso negra (como la clásica Guinness) la espuma es blanca.

 

¿Cómo es esto posible?

La realidad es que si observamos la espuma de la cerveza a través de un microscopio, a diferencia de otras espumas como por ejemplo la del jabón, que están formadas por burbujas de múltiples tamaños que se pegan entre sí, la espuma de la cerveza está formada principalmente por burbujas esféricas de unos 0.1 a 0.2 mm de diámetro, que se encuentran en suspensión en la cerveza en sí.

Cada burbuja actúa como una pequeña esfera que refleja la luz que incide directamente sobre ella, y a su vez el reflejo de la luz dispersada en las burbujas de alrededor hace que se forme una “red” que potencia la reflexión. Al estar formadas por aire (que tiene un índice de reflexión menor que el de la cerveza en sí), el resultado es que la luz que incide sobre la superficie de la espuma se dispersa en todas las direcciones al entrar en contacto con las burbujas, de manera que la luz que nos devuelve a la vista es de un color blanco. En realidad, es el mismo principio por el que vemos las nubes con una forma definida y de color blanco (aunque en realidad estén formadas por gotas de agua en suspensión). Para aquellos de vosotros que queráis profundizar en el tema, en física este concepto se conoce como la teoría de Mie, también llamada teoría de Lorenz-Mie o teoría de Lorenz-Mie-Debye, que trata del análisis de las ecuaciones de Maxwell para la dispersión de la radiación electromagnética por partículas esféricas.

Nunca te acostarás sin saber una cosa más 😛

¡Feliz semana!