Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Entradas etiquetadas como ‘biología’

El lado oscuro de las jirafas

¡Buenos días concienzud@s!

Hoy toca hablar sobre unos animales muy entrañables: las jirafas. Estos mamíferos artiodáctilos son fácilmente reconocibles por sus largos cuellos, andares desgarbados y sus patrones de manchas oscuras sobre su piel de color amarillento, y en especial, por ser los animales más altos del mundo. La jirafa (Giraffa camelopardalis) se localiza en un área bastante dispersa, que se extiende desde Niger hasta Somalia (oeste a este) y de Chad a Sudáfrica (norte a sur). Respecto a su hábitat, las jirafas viven en sabanas, pastizales y bosques abiertos.

 

Se conocen su morfología y su distribución, la rapidez con la que pueden desplazarse, o lo alto que pueden llegar o la fuerza de sus cuellos, pero sólo en los últimos años se han publicado trabajos detallando su comportamiento. Los primeros estudios sugirieron que los grupos de jirafas no estaban estructurados, pero ahora se cree que siguen una dinámica semejante a los chimpancés o las hienas. Se sabe que las jirafas hembra mantienen relaciones estrechas entre sí, según un estudio publicado recientemente en la revista Animal Behavior. Concretamente, forman vínculos estrechos con un selecto grupo de compañeras, y además evitan a otras hembras con las que se llevan “menos bien”.

Los científicos explican que los individuos se asocian temporalmente, dando como resultado tamaños de grupo fluctuantes.

El grupo de investigación, perteneciente a la Universidad de Queensland (Australia), identificó y siguió la pista a diferentes individuos, claramente diferenciables por su patrón de manchas, que los hace únicos.

Las hembras elegían a miembros de un grupo, al que se asociaban, y evitaban intencionadamente a otros miembros y grupos. Esta conducta podría deberse al uso de las mismas localizaciones para alimentarse, aunque los integrantes del grupo de investigación no descartan que las jirafas se reconozcan mutuamente de cuando eran jóvenes y vivían en grupos (al estilo de las “guarderías”), algo ampliamente descrito en el mundo animal.

Sin embargo, los machos presentan un comportamiento menos gregario y muchos deciden vagar en solitario tan pronto como alcanzan la madurez. Si hay pocas oportunidades de apareamiento, algunos estudios sugieren que las jirafas macho pueden formar “amistades” entre sí, pero por norma general, los machos se caracterizan por ser solitarios y luchadores.

Normalmente un macho más viejo es retado por un joven para demandar el apareamiento por una hembra. En primer lugar se sitúan uno junto al otro, empujándose para juzgar cuál es el más fuerte. En peleas igualadas, es normal que se intercambien golpes brutales con los cuellos, y raramente utilizan los osiconos, estructuras similares a cuernos, aunque a veces pueden ocasionar lesiones. El desenlace más común es el de un macho victorioso y uno magullado, pero puede darse que uno de los contendientes acabe muerto.

Os dejamos un escalofriante vídeo:

Esperamos que os haya gustado. ¡Buena semana concienzud@s!

 

Fuentes:

  • Carter, Jennifer M. Seddon, Celine H. Frère, John K. Carter, Anne W. Goldizen. Fission–fusion dynamics in wild giraffes may be driven by kinship, spatial overlap and individual social preferences, Animal Behaviour, Volume 85, Issue 2, 2013, Pages 385-394, ISSN 0003-3472.
  • BBC Nature.
Anuncios

A los tiburones les gusta el rock

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

Es curiosa la atracción que sentimos los humanos por las especies de depredadores que pueden acabar con nuestras vidas. Despiertan en nosotros un instinto primario de entre el pánico y la más profunda admiración difícil de describir. La lista es interminable: leones, tigres, panteras, osos… pero hoy os vamos a hablar de uno en concreto: el tiburón blanco, porque guardaba un secreto que se acaba de desvelar.

Si alguno de vosotros ha tenido la gran suerte de sumergirse en una jaula para ver nadar tiburones blancos alrededor, o si os lo habéis planteado alguna vez, sabréis que este tipo de actividades se hace en unas zonas concretas del planeta en las que el número de estos animales es muy elevado. Pero además de que haya suficientes tiburones en la zona, se les suele “incitar” a que se acerquen a las jaulas echando cebo al mar. Este cebo no es otro que restos y sangre de atún u otros peces, un poco putrefactos, para que el olor sea más intenso y captar la atención de los escualos.

Como os podéis imaginar, el cebo tiene un olor bastante desagradable para nuestras pituitarias, por lo que algunos intrépidos observadores de tiburones blancos se plantearon que cabía la posibilidad de atraer a los tiburones blancos hacia los barcos de turistas de alguna otra manera. Y no se les ocurrió otra cosa que… ¡probar a poner a todo volumen canciones de AC/DC!

La idea fue de Matt Waller, un operador de avistamiento de tiburones del sur de Australia, y observó que, cuando sonaba Shook Me All Night Long o Back in Black de la banda australiana por los altavoces sumergidos debajo de la jaula, los tiburones se acercaban rápidamente a la ella.

Estudios previos de grupos de investigación de la isla de Guadalupe (uno de los lugares del mundo con mayor población de tiburones) habían demostrado que la música afectaba al comportamiento de estos animales, pero nadie había observado una reacción tan marcada ante un tipo de música.

Seguramente, lo que capta la atención de los tiburones son las bajas frecuencias que aparecen en las composiciones de AC/DC, ya que los tiburones oyen mejor a frecuencias de 20 a 1000 Hz. Lo que lo hace más interesante aún es que canciones de otros clásicos del rock, como Led Zeppelin o los White Stripes, o incluso de grupos de death metal, generan una atracción similar. Sin embargo, los tiburones tienen preferencias por algunas canciones concretas, y una de las que más les atrae (y aunque parezca broma no lo es) es If You Want Blood (You Got It).

Como era de esperar, hay escépticos que afirman que lo que atrae a los tiburones a las jaulas es la novedad del sonido, y que otros tipos de música, al no emitir vibraciones a bajas frecuencias, les pasan desapercibidos.

En cualquier caso, a nosotros nos parece una genialidad de la naturaleza poder compartir gustos musicales con estos increíblemente temidos y majestuosos animales.

Si queréis echar un vistazo aquí os dejamos un link:

¡Feliz semana! 🙂

¿Por qué los pandas son blancos y negros?

¡Hola Concienzud@s!

Hoy hablaremos sobre un tema curioso donde los haya: ¡el color de los pandas!

El oso panda (Ailuropoda melanoleuca). Fuente: elblogverde.com

 

La coloración del panda ha sido objeto de estudio durante muchos años en el ámbito de la Zoología. A comienzos de este año, un artículo científico de Tim Caro y colaboradores ha arrojado algo de luz en el asunto y ha concluido que sirven para diferentes funciones. La mayor parte del pelaje del panda, que incluyen la cara, nuca, dorso, flancos y vientre, actúa como un mecanismo de mimetismo en ambientes con nieve, mientras que otras partes del cuerpo, como los hombros y las piernas, le sirven para mimetizarse en zonas de sombras.

Por otra parte, el estudio no ha mostrado pruebas concluyentes de que el cambio de color sea debido a decoloración o sirva como regulador de la temperatura. Algunos grupos han sugerido en los últimos años que los dos colores característicos del panda gigante se deben a su dieta, muy pobre nutricionalmente hablando, ya que no están preparados para digerir bien el bambú y extraer al máximo todos sus nutrientes. Este hecho no les permitiría alcanzar suficientes reservas para hibernar y necesitarían estar activos todo el año, por lo que estarían sujetos a numerosos ambientes y diferentes intensidades de luz y sombras, incluyendo paisajes nevados o la oscuridad del bosque tropical.

El trabajo de Caro y colaboradores propone que el oso panda es incapaz de realizar la muda del pelaje lo suficientemente rápido y tiene que llegar a un compromiso entre los dos colores del pelaje. Esta es una estrategia evolutiva alternativa para pequeños carnívoros, como el zorro del ártico, que tiene pelajes distintos para invierno y verano. Curiosamente, el conocido como carcayú (o “glotón”, Gulo gulo), es una especie que tampoco hiberna y es capaz de moverse largas distancias a través de diferentes hábitats, en numerosas ocasiones muestra un patrón de color similar al del panda.

 

Carcayú (Gulo gulo). Fuente: osfantasticos-animaisdoplaneta.blogspot.com

Pero esto no ocurre con todas las manchas del cuerpo. Caro y colaboradores sugieren que las manchas negras de los ojos del panda sirven para comunicarse entre ellos e identificarse, y no como camuflaje. Además, las orejas negras estarían relacionadas con una señal de ferocidad frente a situaciones de peligro.
Todo esto se muestra desde el punto de vista humano, pero otros estudios plantean la posibilidad de que estos animales y otros carnívoros posean una calidad de visión pobre para los colores, por lo que pasarían más inadvertidos si estuviésemos mirándolos con una visión escotópica, es decir, con condiciones de poca iluminación, como cuando nos levantamos de noche y solo somos capaces de percibir formas y contornos, en definitiva, poca información visual.

¡Esperamos que os haya gustado el post!

Fuente: Caro T, et al (2017). Why is the giant panda black and White? Behavioral ecology. DOI: 10.1093/beheco/arx008

¡El lenguaje de los virus!

depositphotos_127246722-stock-illustration-cartoon-viruses-characters-isolated-vector

¡Buenos días Concienzudos!

Hace tiempo os hablamos sobre cómo las bacterias se comunican entre sí a través de lo que se denomina el mecanismo de quórum sensing, mediante el cual adaptan su comportamiento en función del número de bacterias que hay en el medio,  ¿pero creéis que los virus tienen esa misma capacidad de mandar señales entre sí para comunicarse y elaborar una respuesta coordinada? Pues bien, antes de responderos a esa pregunta os explicaremos primero de qué están compuestos los virus y como es su ciclo reproductivo.

Un virus es un agente infeccioso capaz de infectar tanto animales como bacterias, plantas o incluso otros tipos de virus. Se trata de una estructura acelular, que solo es capaz de replicarse, es decir de multiplicarse, dentro de una célula huésped. Su estructura es simple, estando constituida por el material genético, el acido nucleico (RNA o DNA) de una o dos cadenas, una cubierta protéica llamada cápsida y algunos virus tienen una envoltura lipídica que rodea la cápsida y deriva de la propia membrana celular de huesped.

estruc1

Cuando los virus se encuentran fuera de una célula se denominan viriónes, estado en el que no realizan ninguna actividad fisiológica, ni sintetizan proteínas ni consumen energía y curiosamente necesitan de una célula huésped a la cual infectan para llevar a cabo todas esas funciones. Cuando un virus infecta una célula puede entrar en lo que se denomina fase lítica o fase lisogénica. Durante la primera, el virus se une y perfora la superficie de la célula, momento en el que inyecta su material genético dentro de la misma. A continuación el virus comienza a sintetizar RNA para generar las proteínas de la cápsida y a replicar su genoma. Esos nuevos acidos nucleicos se empaquetan dentro de las nuevas cápsidas y la célula se lisa produciéndose la muerte celular y liberándose por tanto los viriones. En la fase lisogénica sin embargo, el acido nucleico del virus una vez introducido, se recombina con el de la célula huésped, integrándose en él como si de un gen mas se tratase y permanece en ese estado latente hasta que determinados factores ambientales hacen que el virus se active, entrando de nuevo en fase lítica, multiplicándose, provocando muerte celular y liberación de nuevos virus.

Pues bien, se ha observado recientemente como los virus pueden coordinar entre sí esa entrada o no en fase lítica y lisogénica para generar una respuesta global. Este hallazgo de comunicación vírica ha sido publicado recientemente en la revista Nature por el equipo liderado por Rotem Sorek, genetista microbiano del Instituto de Ciencias de Weizmann, en Israel. El estudio se ha realizado con un bacteriófago, es decir, un virus que infecta a bacterias del tipo Bacillus. image-axd

Se observó cómo de las bacterias lisadas tras la infección y replicación del virus, se liberaba una proteína vírica corta de seis aminoácidos, que cuando alcanza una concentración lo suficientemente alta en el entorno hacía que los fagos colindantes dejasen de matar a más bacterias optando por integrarse en el genoma de la misma permaneciendo así latentes. De esta manera los fagos son capaces de coordinar su comportamiento decidiendo si es conveniente lisar y replicarse o simplemente infectar a la célula huésped permitiendo que ésta viva. En el trabajo también se indica que ese sistema de comunicación está codificado por tres genes específicos, uno que sintetiza el péptido corto, otro que sintetiza el receptor intracelular que lo reconoce y otro encargado de sintetizar el regulador negativo del ciclo lisogénico. Estos genes son transmitidos a la descendencia permitiendo que esta sepa el estado de infección y por lo tanto decidir si infectar y lisar o permanecer latente.

Este mecanismo descubierto es de gran interés ya que si es compartido también por otros virus que infectan células eucariotas y células humanas,  podría ser una posible diana para evitar futuras infecciones víricas.

Si queréis echar un vistazo y ampliar información sobre este hallazgo aquí os dejamos el enlace donde encontrar el artículo publicado en Nature.

http://www.nature.com/nature/journal/v541/n7638/full/nature21049.html

 

Legañas… ¡puaj!

Suena el despertador, nos levantamos de la cama y … tachán!! Nos cuesta abrir los ojos, necesitamos dormir más. Bien, ese es un problema de la sociedad actual, cada vez dormimos menos horas. Pero ese no es el tema del que vamos a hablar hoy. ¡Hoy hablaremos de las legañas!

Esas costras amarillas con las que nos despertamos todos los días, ¿para qué sirven? ¿de qué están formadas? Lo veremos a continuación.

El globo ocular u ojo es un órgano sensorial muy complejo, en cuyo interior se localizan los fotorreceptores, concretamente en la retina. El ojo está protegido por muchas estruturas, por ejemplo, está suspendido dentro de una cavidad por diferentes músculos, que se encargan de los movimientos oculares. Además, una capa gruesa de grasa lo rodea en parte y facilita la amortiguación durante sus movimientos. Como estructuras anexas del ojo, lo primero que se nos viene a la cabeza son los párpados. La superficie interna de los párpados, así como la córnea, está “forrada” con una mucosa  transparente llamada conjuntiva. Las células que forman parte de ella segregan diferentes componentes de las lágrimas que bañan el ojo.

Localización de las glándulas de Meibomio (Fuente: http://bancoterminologicobeto.blogspot.com.es)

Localización de las glándulas de Meibomio (Fuente: http://bancoterminologicobeto.blogspot.com.es)

Los párpados, además de las glándulas sudoríparas (productoras de sudor), contienen cuatro tipos de glándulas más. Comenzaremos por las glándulas de Zeis, que se encargan de verter secreciones a los folículos de las pestañas. También podemos encontrar las glándulas de Moll, que son pequeñas glándulas productoras de sudor. Además, están las glándulas lagrimales accesorias, encargadas de producir la lágrima que recubre el ojo. Y por último, y más relacionado con el tema de este post, encontramos las glándulas tarsales o también llamadas glándulas de Meibomio. Aunque tengan este nombre tan extraño, su función es muy importante, ya que se encargan de producir una secreción sebácea que forma una capa oleosa por encima de la secreción lagrimal, retardando así su evaporación. En el párpado superior podemos localizar unas 25 glándulas, mientras que en el inferior tan sólo hay unas 20 glándulas. Es muy importante mantener la secreción lagrimal sobre el ojo, ya que protege el epitelio de la córnea y contienen agentes antibacterianos.

Durante todo el tiempo que permanecemos con los ojos cerrados mientras dormimos, todas estas secreciones son arrastradas hasta el borde de los párpados. Si a esto sumamos la evaporación de las secreciones lagrimales, el resultado consiste en la formación de legañas. Como bien resume la RAE, se considera legaña al “humor procedente de la mucosa y glándulas de los párpados, cuajado en el borde de estos o en los ángulos de la abertura ocular.”

Esperemos que os haya parecido interesante este post, y que por muy antiestéticas que sean las legañas, seamos capaces de ver la interesantísima e importantísima función de estas secreciones.

El sacacorchos

Con este título, evocando la última resaca navideña, os queremos felicitar las fiestas, ¡feliz navidad!

Érase una vez una isla en un país muy lejano, Canadá. Era una isla pequeña, de apenas 42 km de largo y tan sólo 1.5 km de ancho. Por su peculiar forma, dicen algunos, o sus arenas blancas, dicen otros, recibe el nombre de Isla de Sable.

sable_island

En esta remota isla, entre los años 1993 y 2001, 4906 cadáveres de foca fueron encontrados. Año tras año aparecían comidos con una peculiar forma, como si los cuerpos de las focas hubiesen sido mordidos por un sacacorchos gigante. Los científicos, al principio, atribuyeron estas muertes a los tiburones blancos, pero pronto se dieron cuenta que por las características de los cadáveres, y al haber sido encontrados en aguas de Alaska, esto no era posible. Por más que buscaron en la bibliografía nunca antes se había descrito nada igual.

focas-sacacorcho

En 1983, habían sido descritos ataques de tiburones a focas en la Isla de Sable, pero no se había identificado el tipo de tiburón.

Así que en 1993, los científicos se ponen manos a la obra para intentar descubrir qué tipo de tiburón está atacando a las focas.

Muchas veces las focas llegan a la isla al poco tiempo de ser atacadas, por lo que se deduce que los ataques ocurren muchas de las veces cerca de la playa. Las heridas son descritas como si se hubiesen hecho con una herramienta afilada, así que el desconcierto de los científicos no hace más que aumentar.

A través de años de estudio, los científicos fueron descartando las especies de tiburones que no podían ser responsables de los ataques, bien porque no se habían registrado en esas aguas, o bien por otras razones: sólo se habían avistado juveniles, el tamaño del tiburón hacía imposible un ataque de ese tipo, etc. Poco a poco iban quedando menos opciones; el tiburón mako, el tiburón azul y el tiburón de Groenlandia fueron los últimos candidatos.

Investigaciones más profundas empezaron a descartar a la mayoría de ellos, bien porque algunos de ellos sólo se divisaban en la zona determinados meses al año, mientras que los ataques ocurrían durante todos los meses del año, o bien porque no se encontraban en sus estómagos restos de ninguna foca.

Como si de Gran Hermano se tratase, al final sólo pudo quedar uno:  el tiburón de Groenlandia, un viejo conocido.

Fue el único depredador capaz de causar ese tipo de heridas, con forma de sacacorchos, en las focas. Estos tiburones presentan una mandíbula muy características; los dientes de la mandíbula superior son muy delgados y puntiagudos, carentes de serraciones que actúan como un ancla mientras que la mandíbula inferior hace el corte. Los dientes inferiores se entrelazan y son anchos y cuadrados, conteniendo cúspides cortas y lisas que apuntan hacia fuera. Los dientes de las dos mitades de la mandíbula inferior están fuertemente inclinados en direcciones opuestas.

greenland_shark_dentition

Por tanto, los patrones de heridas encontrados en los cadáveres de focas en la isla de Sable sugieren que el tiburón de Groenlandia sería el principal depredador. Los dientes de la mandíbula superior agarrarían la presa, facilitando su manipulación, mientras que con los dientes de la mandíbula inferior la cortarían.

focas2

A quien le falte plan para hoy, aquí un documental.

 

Fuente: TWO SHARK SPECIES INVOLVED IN PREDATION ON SEALS AT SABLE ISLAND, NOVA SCOTIA, CANADA ZOE N LUCAS and LISA J NATANSON. Proceedings of the Nova Scotian Institute of Science (2010)Volume 45, Part 2, pp. 64-88.

La Guerra de las Ciencias

Hace mucho tiempo, en un laboratorio lejano, muy lejano…

El canal de youtube, AsapScience, publicó el año pasado este peculiar video que hace una divertida parodia de la famosa saga de ciencia ficción, Star Wars, y que hoy rescatamos, aprovechando que se estrena la última película en los cines. ¿Qúe disciplina científica ganará la batalla intergaláctica? ¿La Química, la Física, la Biología o las Matemáticas?

Semillas Forever

Calentamiento global. Dentro de décadas, los científicos vaticinan que toda la cuenca mediterránea será un desierto. Destrucción de ciudades por la guerra. Terremotos, inundaciones, incendios. Son factores que pueden provocar la extinción de miles de especies de plantas, y entre ellas, las que “alimentan” al mundo, como son el trigo o el arroz.

Para evitarlo, hace unos años se creó una iniciativa que consiste en la formación de bancos de semillas, también llamados bancos de germoplasma. Existen por todo el mundo, pero el más grande es el conocido popularmente como la Bóveda del fin del mundo, o Banco Mundial de Semillas de Svalbard, localizado en Noruega. El lugar fue elegido con mucho ingenio, ya que se encuentra situado a 130 metros de altura, que quedaría salvaguardado de inundaciones debidas al deshielo del polo norte. Además, no existe actividad volcánica o sísmica cerca, y en el hipotético caso de que fallase la corriente eléctrica, el permafrost de la zona (sencillamente consiste en la capa de hielo que está permanentemente congelada) mantendría las muestras cerca de los -20ºC.

 

Representación de La Bóveda de SvalBard. Fuente: Youtube

Representación de La Bóveda de Svalbard. Fuente: Youtube

 

Entrada de la Bóveda de SvalBard (Fuente: Kostleige.com)

Entrada de la Bóveda de Svalbard (Fuente: Kostleige.com)

 

Las semillas que allí se almacenan son muestras representativas del depósito Gene Banks. Para que el material genético se pueda preservar durante generaciones, es necesario que se congele correctamente, y de ello se ocupa dicho depósito. No todo el mundo puede acceder a los bancos de germoplasma, es necesario hacerlo a través de Gene Banks.

Pero ¿existe un banco de germoplasma en España? La respuesta es sí, y además, existen numerosos bancos. En noviembre de 2002 se constituyó la Red Española de Bancos de Germoplasma de Plantas Silvestres y Fitorrecursos Autóctonos (REDBAG), en el seno de la Asociación Ibero-Macaronésica de Jardines Botánicos (AIMJB), que tiene como fin la colaboración entre los Jardines Botánicos que forman parte de ella, y entre sus numerosos proyectos de colaboración.

Uno de los más importantes a nivel nacional e internacional es el banco de germoplasma del Real Jardín Botánico (CSIC). Cuenta con una colección de aproximadamente 2500 semillas, conservadas a baja temperatura y en condiciones de lata desecación, en envases herméticos.

Para más información, os dejamos un vídeo:

Saludos a tod@s y cuidemos nuestro planeta, para que iniciativas como la de los bancos de germoplasma se queden en un “por si acaso” y no en “seguro que las necesitaremos en el futuro”.

 

Cuidado con el otoño…

¡Al fin ha llegado! El verano ya va sonando lejano, y las temperaturas empiezan a descender, las hojas de los árboles caducos cambian su color verde por tonos ocres, amarillos y dorados, y el viento empieza a dejarse notar.

Es el otoño.

otonoEsta estación, que se caracteriza por sus cambios de color, se observa más claramente en diversas regiones del mundo, como América del Norte y Europa. Y qué mejor que disfrutarla que saliendo a pasear a la naturaleza, o recolectando setas, nueces, avellanas o castañas. Las opciones del otoño son infinitas.

Pero entre tanto paseo al campo y recolección de frutos hay que prestar atención.

Os presento al tejo, Taxus baccata, un árbol perteneciente a una especie del género taxus originaria de Europa occidental, central y meridional. Es un árbol que puede crecer hasta los 20 metros y tiene un tronco marrón grueso que puede llegar hasta los 4 metros de diámetro. Su crecimiento es lento y con una longevidad de hasta 5000 años. Se cree que tenía un significado místico y sagrado en cultos paganos precristianos y por eso se suele encontrar junto a iglesias, sobre todo en el norte de España.

tejobermiegoSi tenéis la suerte de tropezaros con uno de éstos durante vuestros paseos otoñales estáis de enhorabuena, pero prestad atención, porque toda la planta es venenosa excepto el arilo que recubre el fruto.

Todas las partes del árbol contienen una sustancia tóxica llamada taxina, una mezcla de alcaloides que tienen un efecto tóxico.

La toxicidad del tejo es conocida desde la antigüedad y hay constancia de que extractos de hojas de tejo se han utilizado para homicidios, así como suicidios; Julio César cuenta uno de los primeros casos conocidos en la Guerra de las Galias, y la primera publicación médica sobre una muerte por ingestión de hojas de  tejo sería un artículo publicado en The Lancet en 1836.

tejoLa ingestión de hojas de Taxus puede causar mareos, náuseas, vómitos, dolor abdominal, paro cardiaco, parálisis respiratoria y terminar con la muerte. A pesar de su toxicidad, también se han demostrado los efectos benéficos del extracto de tejo, especialmente en el tratamiento de la neoplasia.

Lógicamente, la muerte por ingesta de tejo es muy rara; la literatura suele describir la intoxicación accidental sobre todo en niños y animales, como los perros.  As+i que no dejéis de disfrutar de la naturaleza.

 

 

¡Feliz otoño!

Tiburón a la vista

¡Feliz comienzo de semana ConcienzudXs!

Algo maravilloso que tiene el verano son las noticias curiosas, y es que en el periodo estival parece que los medios informativos dan difusión a una serie de sucesos que no reciben tanta atención el resto del año.

tiburon de groenlandia

Así fue como llegó a nuestros oídos el pasado fin de semana la noticia de que habían capturado un tiburón con unas redes. A priori no es algo fuera de lo común, pero lo realmente excepcional del asunto es que el tiburón en cuestión tenía 400 años.

tiburón blanco

Desde que Spielberg rodó el clásico “Tiburón” pocos son los que nunca se han planteado qué puede haber en esas aguas profundas en las que no hacemos pie en la playa, y, también desde entonces o incluso desde antes, cuando pensamos en un tiburón nos viene a la mente la imagen del gran tiburón blanco.

Sin embargo hay multitud de clases de tiburones (hay 360 tipos de tiburones), y son una especie bastante sorprendente. Sin ir más lejos, la hembra de tiburón de Groenlandia que capturaron la pasada semana se ha convertido en el vertebrado más longevo que haya existido en la Tierra. Parte del secreto de su longevidad es que tienen una tasa de crecimiento muy lenta, ¡sólo crecen 1 cm al año! Y este crecimiento tan ralentizado hace que alcancen su madurez sexual a los 150 años. En general, hay una relación inversa entre el tamaño de los tiburones y su longevidad, por ejemplo, el tiburón ballena (que tiene una longitud de entre 5,5 y 10 metros y son los peces más grandes del mundo) puede alcanzar fácilmente los 100 años, por el contrario el cazón liso (que mide entre 0,6 y 1,2 metros) sólo vive hasta los 16 años.

tiburón ballenaLos tiburones son unos seres fascinantes y unos grandes desconocidos, que no suponen una amenaza tan grande como pensamos, de hecho, por cada persona que mata un tiburón los humanos matamos 25 millones de tiburones al año. Esto ha hecho que haya 201 clases de tiburones en la lista roja de especies en peligro de extinción. El dato curioso que casi todo el mundo conoce es que tienen siete filas de dientes con entre 45 y 50 dientes por fila, lo que hace un total de casi 350 dientes, que van reponiendo a lo largo de su vida. Se ha estimado que a lo largo de su vida un tiburón puede generar unos 30.000 dientes. A pesar que asociamos a los tiburones con grandes depredadores que emplean sus dientes para devorar a sus víctimas, hay especies como el tiburón ballena y el tiburón peregrino, dos de los más grandes, que tienen hasta 300 filas de minúsculos dientes, pero como son filtradores apenas los usan.

Los tiburones se comunican entre ellos mediante lenguaje corporal, y no tienen capacidad de discriminar bien los colores, lo que a veces propicia los ataques a humanos en tablas de surf, porque identifican los contrastes de colores, más que los colores en sí.

Un dato fascinante es que los tiburones habitan en todos los océanos de la Tierra, pero no sólo viven en el mar. Son muy versátiles y hay especies capaces de sobrevivir en zonas de estuarios en una mezcla de agua salada y dulce, e incluso en agua dulce.

Pero el que más nos ha impactado es que son una conexión viva con la época delos dinosaurios. Se han encontrado dientes de tiburón fosilizados de hace más de 400 millones de años, por lo que coexistieron con los dinosaurios. Los ejemplares “modernos” de tiburón aparecieron hace 100 millones de años, pero siguen manteniendo unos rasgos muy primitivos. Tiburón anguila

El tiburón actual más parecido a los ancestros iniciales es el tiburón anguila, que como podéis ver en la foto parece sacado de una película de ciencia ficción.

Así que ya veis, no todos los tiburones son blancos, ni todos son carnívoros, ni todos viven en el mar.

¡Feliz semana!

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: