divulgación, Naturaleza y Biología

Caza furtiva o “poaching”


Todos hemos oído alguna vez hablar sobre la caza furtiva, es un término con el que muchos hemos crecido, pero que hoy en día, con la crisis climática y la pérdida de biodiversidad, adquiere una nueva dimensión.

Hoy os traemos algunos datos curiosos, y muy tristes, sobre esta situación.

Empecemos definiendo qués es la caza furtiva, o el término en inglés “poaching”:

El furtivismo, o caza furtiva, es la caza o la pesca ilegal.

Puede ser ilegal debido a diferentes situaciones:

  • La caza o la pesca fuera de la temporada legalmente establecida.
  • El furtivo no posee una licencia.
  • El adminículo usado es un arma ilegal para el animal.
  • El animal o la planta está en un área de restricción.
  • Los medios usados son ilegales (por ejemplo trampas, reflectores para atontar o paralizar venados o liebres o explosivos para matar peces).
  • El animal o el pez está protegido por leyes, o ha sido listado como especie en vías de extinción o amenazada.
  • El animal o la planta han sido marcados por un investigador (como ejemplo cercano, esta triste noticia sobre un lobo en Madrid https://www.abc.es/espana/madrid/abci-hallan-muerto-tiro-lobo-participaba-estudio-sobre-especie-madrid-201912102203_noticia.html)

El descorazonador rastro de la caza furtiva alcanza niveles insostenibles que esquilman el planeta a una velocidad cada vez mayor. La creciente avaricia arrastra al límite de la extinción a miles de especies, con más de 30.000 elefantes, 100 tigres y 1.000 rinocerontes asesinados cada año, según afirma el World Wildlife Crime Report elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Dellito (UNODC).

Otro de los animales más cazado furtivamente es el pangolín, “oso hormiguero acorazado”. Los pangolines son uno de los mamíferos más traficados del mundo. En muchos países asiáticos su carne es un manjar, se cree que sus escamas tienen propiedades curativas y su sangre es considerada afrodisíaca. AWF ofrece incentivos de subsistencia a las personas que viven cerca de los hábitats de las diferentes especies de pangolines como una alternativa a la caza. Las campañas de conciención también son muy importantes para desterrar mitos falsos.

El sangriento negocio de la caza furtiva, que ocupa el tercer puesto de crimen organizado a nivel mundial, mueve miles de millones de euros al año que se llevan por delante la vida de muchas especies. Tan solo entre 2010 y 2012, más de 100.000 elefantes fueron asesinados, según datos de la ONG Save The Elephants, lo que podría llevar a esta especie a la extinción en menos de una década.

Pero las secuelas del furtivismo no siempre se alejan de nuestras fronteras. España se ha convertido en un emplazamiento clave debido a su situación geográfica entre África, Latinoamérica y Europa. A través de puertos como Algeciras, Canarias o Valencia llegan a nuestras costas miles de animales y objetos procedentes de la caza furtiva. Según datos de WWF, y aunque se estima que apenas se descubre la mitad de los casos, entre 2005 y 2014 se incautaron 13.838 animales vivos en nuestro país.

¡Conciencémonos con este tema!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s