divulgación

Variación estacional de los ciclos de ciertas enfermedades infecciosas

Últimamente quizá nos hemos preguntado por qué ciertas enfermedades sólo se producen en ciertas épocas del año…Hoy vamos a intentar buscar una explicación a esta pregunta (tan complicada).

Los ciclos estacionales de las enfermedades infecciosas se han atribuido de diversas maneras a distintos parámetros, como los cambios en las condiciones atmosféricas, la prevalencia o la virulencia del patógeno, o el comportamiento del huésped (en este caso, nosotros, los humanos). Sin embargo, algunas observaciones sobre la estacionalidad de ciertos patógenos son difíciles de explicar sólo con estos parámetros, ya que por ejemplo, ¿cómo se explicaría la aparición simultánea de diferentes brotes en amplias regiones geográficas de la misma, o distinta latitud?. Sigue leyendo “Variación estacional de los ciclos de ciertas enfermedades infecciosas”

Curiosidades, Descubrimientos y Tecnología, Eventos y Premios, Neurociencia

¿Por qué dormimos?

“No se sabe aún, pero estamos trabajando en ello” es quizás la respuesta más frecuente que te vas a encontrar cuando preguntas sobre ciertos aspectos del cerebro. No iba a ser menos en lo relacionado con dormir. Pero no todo es tan negativo. Hay algunos aspectos que sí pueden ser respondidos.

Gracias a los avances en neurociencia, hoy sabemos que dormir está muy relacionado con la memoria. La privación de sueño afecta notoriamente a la memoria y a la acumulación de β-Amiloide entre las neuronas, que es una de las principales características patológicas del Alzhéimer (1). Para entender esto un poco más en profundidad, hay que ahondar un poco en los mecanismos básicos de la memoria a nivel neuronal. Una sola neurona puede conectarse con entre 10.000 y 50.000 neuronas. Centrémonos en una sola conexión entre dos neuronas. Esta conexión es la famosa sinapsis, y aquí reside la magia de la memoria.

sinapsis-neuronal1

Los mecanismos que hay detrás de una sinapsis son muy complejos, y hoy se siguen haciendo grandes esfuerzos e inversiones para poder entender en profundidad cómo se forman, cómo se mantienen y cómo se destruyen las sinapsis. De manera muy resumida: una vez se genera una sinapsis (el vínculo entre dos neuronas), la relación establecida es débil y susceptible de ser eliminada al cabo de unos pocos días. Estamos empezando a comprender qué provoca que una sinapsis se refuerce o se destruya (2). Pero lo que sí sabemos es que estos procesos ocurren en un área cerebral muy especial durante el sueño. Este área es el hipocampo y está enormemente relacionado con la memoria.

hippocampus

Durante el día adquirimos nuevas experiencias y conocimientos de manera consciente y no consciente. Es durante esos momentos en los que el hipocampo se vuelve muy activo. Esta actividad implica dos mecanismos:

  1. Activación de redes de neuronas que ya están conectadas entre sí y adquisición de un patrón de actividad específico.
  2. Formación de nuevas conexiones entre neuronas que serán integradas en una red neuronal existente.

Cada experiencia, cada vivencia, tiene su propio patrón de actividad en el hipocampo. Gracias a técnicas de electrofisiología podemos observar que durante ciertas etapas del sueño el hipocampo se vuelve especialmente activo. Lo curioso de su actividad es que se pueden reconocer los mismos patrones de actividad neuronal que se podían observar durante el día mientras estamos despiertos. Esta reactivación tiene como fin hacer más fuerte las nuevas conexiones (sinapsis) que se han producido en la memoria.

Hay que tener en cuenta que el hipocampo es un almacén limitado para la memoria, y este tiene sistemas de eliminación de sinapsis muy complejos que aún estamos comenzando a entender. 

Entonces, ¿dónde se almacena la memoria a largo plazo? Si bien es cierto que una parte es almacenada a largo plazo en el hipocampo, otra pasa a formar parte de otras redes de neuronas que se encuentran en la corteza cerebral, que es la región del cerebro más próxima al cráneo. Aún no se sabe muy bien cómo viaja esa memoria en forma de actividad cerebral y se distribuye por la corteza cerebral, pero se sabe que es un proceso que ocurre igualmente durante el sueño, ya que otra vez vemos cómo cuando el hipocampo se activa y repite ciertos patrones de excitación neuronal, ciertas áreas cerebrales de la corteza le imitan con el mismo patrón (3). Se cree que ciertas neuronas del tálamo (en rojo en la imagen); una región que podría considerarse como la gasolinera del cerebro, donde gran parte de las conexiones neuronales paran a repostar (aquí ocurren complejos procesos de regulación de actividad neuronal), podrían estar regulando esta gran orquesta de sincronía neuronal entre el hipocampo y la corteza cerebral.

Imagen1

Todos estos procesos, y algunos que estoy seguro de que quedan por descubrir, participan en la formación y en la consolidación de la memoria. Pese a ello, quiero recalcar que el cerebro funciona en forma de red. Dos neuronas conectadas hacen poca cosa. Es el conjunto de muchas neuronas formando una red y un patrón de activación específico lo que crea funciones más complejas. Al principio de este artículo me he centrado en la descripción de una sola sinapsis entre dos neuronas por motivos de simplificación. Pero hay que entender que la eliminación de una sinapsis en el cerebro no genera consecuencias negativas en el 99,99% de los casos, ya que el cerebro es muy flexible, y las redes neuronales son capaces de suplir esa ausencia con otras nuevas conexiones que son capaces de generar vías alternativas para cumplir la misma función. Lo mismo ocurre con la formación de nuevas sinapsis. Varios miles de conexiones neuronales son generadas a lo largo del día y reactivadas a lo largo de la noche en ciertas fases del sueño. Pero una sola sinapsis poco aporta de nuevo a una red neuronal. Es el conjunto de nuevas sinapsis y remodulación de las redes las neuronales las que provocan cambios significativos en la memoria.

  1. SHOKRI-KOJORI, Ehsan, et al. β-Amyloid accumulation in the human brain after one night of sleep deprivation. Proceedings of the National Academy of Sciences, 2018, vol. 115, no 17, p. 4483-4488. 
  2.    NORIMOTO, Hiroaki, et al. Hippocampal ripples down-regulate synapses. Science, 2018, vol. 359, no 6383, p. 1524-1527.
  3. FELL, Juergen, et al. Rhinal–hippocampal theta coherence during declarative memory formation: interaction with gamma synchronization?. European Journal of Neuroscience, 2003, vol. 17, no 5, p. 1082-1088.
divulgación, ecología

LA IMPORTANCIA DE LOS CORALES

Los corales marinos son animales coloniales. En aguas tropicales y subtropicales forman grandes arrecifes.

Arrecifes de coral

Los pólipos de coral mueren con el tiempo, pero las estructuras calcáreas se mantienen y pueden ser colonizadas por otros pólipos de coral, que seguirán creando estructuras cálcicas generación tras generación. A lo largo de miles o de millones de años se forman grandes estructuras calcáreas conocidas como arrecifes de coral.

Los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas más diversos y biológicamente complejos del mundo. Un cuarto de toda la vida marina (25%) depende de los arrecifes de coral para obtener alimentos y refugio. Los arrecifes de coral sanos benefician a las comunidades de muchas maneras. Las personas de todo el mundo dependen de los ecosistemas de los arrecifes de coral, porque estos proveen alimentos, protección costera e ingresos del turismo y la pesca.

La Organización de las Naciones Unidas estima que para el año 2050 el mundo podría decirle adiós definitivo a los corales que son una pieza fundamental en los ecosistemas marinos. Entre los factores que causan el deterioro y la pérdida de los arrecifes se encuentran: el blanqueamiento del coral provocado por el cambio de temperatura de los océanos, el turismo desmedido, la pesca ilegal, y el cambio climático.

Los océanos son uno de los grandes pulmones del planeta y los arrecifes coralinos contribuyen a la reducción de los gases efecto invernadero, además de que miles de animales dependen de ellos para su subsistencia.

Vamos a ver ahora qué podría pasar si la pérdida de corales se mantiene:

Los biólogos de la conservación piensan en las interacciones entre depredadores y presas, parásitos y huéspedes, y herbívoros y plantas como una red ecológica.

La imagen de abajo muestra una versión simplificada de una red de arrecifes de coral (las redes reales tendrían miles de especies y decenas de miles de conexiones). El propósito de esto es mostrar lo que sucede cuando las especies clave se pierden de los ecosistemas.

En la parte superior de la red de arrecifes hay un tiburón. El tiburón come peces grandes, que se alimentan de peces más pequeños. Los peces pequeños se alimentan del coral y las algas, que se encuentran en el fondo de la red.

 

¿Qué pasa, por ejemplo, si la especie de coral 1 – a la izquierda abajo – desaparece?

Había una especie de pez pequeño que dependía totalmente de esa especie de coral. Cuando el coral fue eliminado, ese pez también se perdió. Esto se conoce como una especie especializada. Es un especialista en alimentarse de un tipo particular de coral y no de otros.

También había una especie de pez más grande que dependía totalmente de los peces más pequeños, y que también ha sido eliminada por completo. Esta también es una especie especializada, porque está especialmente adaptada a la presa de un pez en particular.

Las especies que se alimentan de múltiples corales no han sido eliminadas por completo, sino que se han reducido en tamaño porque sólo ha desaparecido una parte de su fuente de alimento. Estas son conocidas como especies generalistas ya que se alimentan de una amplia variedad de especies.

Hay dos aspectos clave que hay que tener en cuenta aquí:

  1. La pérdida de una especie de coral ha causado la pérdida de especies especializadas, pero no de especies generalistas.
  2. La pérdida de una especie de coral ha alterado la estructura del sistema, lo que ha dado lugar a diferentes números de las especies restantes.

¿Qué pasa si se pierden más especies de coral?

Todas las especies que dependen del coral, incluyendo los peces que se alimentan de él y los peces más grandes que se alimentan de los más pequeños, han desaparecido. Este ecosistema ya no es un arrecife de coral, sino que está dominado por las algas y los peces que se alimentan de ellas.

Este ejercicio ilustra la complejidad de la naturaleza. El efecto de la pérdida de especies depende de los vínculos particulares que cada especie tiene dentro de la red.

Esto es una simulación, porque en la naturaleza es difícil predecir cuáles serán los efectos de la pérdida de una especie. A veces el efecto puede ser muy pequeño. Sin embargo, una pequeña cantidad de pérdida adicional puede tener consecuencias dramáticas. Cuando todo el coral es eliminado, el ecosistema cambia completamente para convertirse en uno dominado por las algas. Este es el destino de muchos arrecifes de coral blanqueados.

¡Feliz comienzo de semana!

divulgación, Naturaleza y Biología

Caza furtiva o “poaching”

Todos hemos oído alguna vez hablar sobre la caza furtiva, es un término con el que muchos hemos crecido, pero que hoy en día, con la crisis climática y la pérdida de biodiversidad, adquiere una nueva dimensión.

Hoy os traemos algunos datos curiosos, y muy tristes, sobre esta situación.

Empecemos definiendo qués es la caza furtiva, o el término en inglés “poaching”:

El furtivismo, o caza furtiva, es la caza o la pesca ilegal.

Puede ser ilegal debido a diferentes situaciones:

  • La caza o la pesca fuera de la temporada legalmente establecida.
  • El furtivo no posee una licencia.
  • El adminículo usado es un arma ilegal para el animal.
  • El animal o la planta está en un área de restricción.
  • Los medios usados son ilegales (por ejemplo trampas, reflectores para atontar o paralizar venados o liebres o explosivos para matar peces).
  • El animal o el pez está protegido por leyes, o ha sido listado como especie en vías de extinción o amenazada.
  • El animal o la planta han sido marcados por un investigador (como ejemplo cercano, esta triste noticia sobre un lobo en Madrid https://www.abc.es/espana/madrid/abci-hallan-muerto-tiro-lobo-participaba-estudio-sobre-especie-madrid-201912102203_noticia.html)

El descorazonador rastro de la caza furtiva alcanza niveles insostenibles que esquilman el planeta a una velocidad cada vez mayor. La creciente avaricia arrastra al límite de la extinción a miles de especies, con más de 30.000 elefantes, 100 tigres y 1.000 rinocerontes asesinados cada año, según afirma el World Wildlife Crime Report elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Dellito (UNODC).

Otro de los animales más cazado furtivamente es el pangolín, “oso hormiguero acorazado”. Los pangolines son uno de los mamíferos más traficados del mundo. En muchos países asiáticos su carne es un manjar, se cree que sus escamas tienen propiedades curativas y su sangre es considerada afrodisíaca. AWF ofrece incentivos de subsistencia a las personas que viven cerca de los hábitats de las diferentes especies de pangolines como una alternativa a la caza. Las campañas de conciención también son muy importantes para desterrar mitos falsos.

El sangriento negocio de la caza furtiva, que ocupa el tercer puesto de crimen organizado a nivel mundial, mueve miles de millones de euros al año que se llevan por delante la vida de muchas especies. Tan solo entre 2010 y 2012, más de 100.000 elefantes fueron asesinados, según datos de la ONG Save The Elephants, lo que podría llevar a esta especie a la extinción en menos de una década.

Pero las secuelas del furtivismo no siempre se alejan de nuestras fronteras. España se ha convertido en un emplazamiento clave debido a su situación geográfica entre África, Latinoamérica y Europa. A través de puertos como Algeciras, Canarias o Valencia llegan a nuestras costas miles de animales y objetos procedentes de la caza furtiva. Según datos de WWF, y aunque se estima que apenas se descubre la mitad de los casos, entre 2005 y 2014 se incautaron 13.838 animales vivos en nuestro país.

¡Conciencémonos con este tema!

Curiosidades, divulgación, Lecturas, Naturaleza y Biología

Algo para leer

Hoy os traemos una selección de algunos de los mejores libros de divulgación que han llegado a mis manos en los últimos meses. No son novelas al uso, pero leyéndolas podremos aprender algo de manera amena y rigurosa.

La vida en cuatro letras – Carlos López-Otín

Partiendo de un momento extraordinariamente difícil de la vida del autor, este libro empieza con una pregunta fascinante: ¿llevamos la felicidad escrita en nuestros genes?

Tomando esta pregunta como hilo conductor a lo largo de catorce capítulos, López-Otín nos presenta los momentos estelares de la historia de la vida sobre la Tierra, nos explica cómo llegamos hasta aquí y por qué una serie de adversidades nos trajo la enfermedad como amenaza universal contra la felicidad. Para llevar a cabo esta explicación nos adentraremos en el lenguaje del genoma humano y participaremos de descubrimientos asombrosos, como el de Watson y Crick, quienes revelaron que el origen de la vida se inscribe en la cadena de ADN mediante un código molecular de tan solo cuatro letras que designan cuatro componentes químicos: A de adenina, C de citosina, G de guanina y T de timina.

Aunque no hace falta tener conocimientos previos de biología, sí que es verdad que resultará más fácil de entender a aquéllos que estén familiarizados con el tema.

La sexta extinción – Elisabeth Kolbert

Gracias a los medios de comunicación estamos ya bastante familiarizados con el tema, pero sigue siendo asombroso leer cómo los humanos somos responsables directos de los cambios en los ecosistemas, y del destino de millones de especies.

Los humanos somos testigos de un acontecimiento dramático: la extinción en masa de un gran número de especies. No es la primera que se ha producido en la Tierra —se conocen cinco anteriores, las «Cinco Grandes»—, pero la sexta extinción nos atañe especialmente, no sólo porque tiene lugar en el momento presente, sino porque somos responsables de ella. Según los cálculos de Elizabeth Kolbert, al final del siglo xxi habrán desaparecido más del 20% de todas las especies vivas que pueblan la Tierra. Una de esas raras obras que nos ayudan no sólo a comprender el presente, sino también a orientar el futuro.

La única pega que le pondría a este libro es la traducción, que a veces se ve un poco forzada y poco natural. Pero recomendamos el libro fervientemente.

El alma de los pulpos – Sy Montgomery

Quizá los pulpos nos suenen sólo “a la gallega”, pero detrás de esta comida existe un animal único, con una inteligencia muy superior a la que la gran mayoría podríamos creer.

Los pulpos tienen una amplia variedad de personalidades y son inteligentes de muchas formas: son capaces de abrir cajas para sacar la comida; lanzar chorros de agua para jugar con pelotas; y escapar de sus cuidadores usando una red como trampolín para saltar el acuario y correr por el suelo con sus ocho patas. Tienen un pico como los loros, veneno como las serpientes y una lengua cubierta de dientes. ¿Qué saben? ¿Qué tipo de pensamientos tienen? Los científicos han probado la inteligencia de perros, pájaros y chimpancés, y ahora se enfrentan a la inteligencia de los pulpos, viéndoles resolver problemas y descifrando el significado de sus cambios de color.

Montgomery no sólo nos cuenta en este libro cómo nuestro conocimiento acerca de los pulpos está cambiando, sino también una historia de amor: la suya (y por extensión la del lector, sin duda) con los cefalópodos. A ratos divertido y conmovedor, divertido y profundo, El alma de los pulpos pone sobre la mesa por primera vez todo lo que los pulpos pueden enseñarnos sobre nosotros mismos.

El bonobo y los diez mandamientos – Frans de Waal

Es difícil no sentirse identificado con uno de nuestros parientes más cercanos: los bonobos.

Si en el pasado se sostenía que los animales carecían de emoción y sentimientos, en la actualidad los estudiosos del comportamiento animal pueden afirmar que la ayuda mutua, la empatía e incluso la angustia por la muerte de un congénere no son una excepción en la conducta de determinadas especies, sino la regla. Después de investigar durante décadas las comunidades de bonobos y chimpancés del mundo entero, el célebre primatólogo Frans de Waal demuestra que los primates exhiben conductas claramente altruistas y que, de alguna forma, distinguen entre lo correcto y lo incorrecto.

El libro del mar – Morten A. Strøksnes

Este libro es más una novela que un libro de divulgación, pero no por ello dejamos de aprender algo entre sus páginas.

El autor Morten Strøksnes y su amigo Hugo Aasjord, artista y marino, obsesionados con la captura de un tiburón boreal, deciden dedicar un año de sus vidas a intentarlo. El problema está en que su equipamiento no parece nada adecuado. Van en una lancha neumática a motor, llevan unas cañas de pescar y, como cebo, la carne putrefacta de una vaca.

Es en la espera a que aparezca el tiburón cuando Strøksnes reflexiona sobre la belleza del paraje donde están, las islas Lofoten. También sobre el océano en toda su extensión y lo que puede evocar. Para ello, aparte de mostrar una gran erudición acerca del tema, no se olvida de poner un toque de humor. La aventura parece surrealista, pero Strøksnes consigue que compartamos unas meditaciones que todos hemos tenido alguna vez sobre la inmensidad del mar y sus habitantes.

Las amplía, además, divagando sobre las costumbres de los pescadores, las ciencias naturales, el arte, la mitología, los monstruos marinos, los barcos o las exploraciones. Y por supuesto habla también de sus propios sentimientos y emociones, así como de la amistad.

 

¿Qué libros de divulgación nos podéis recomendar vosotros?

¡Buen comienzo de semana!

Naturaleza y Biología

Algas verde – azuladas

El verano ya casi está tocando a su fin, pero todavía quedan algunos días para disfrutar del calor…

Este fin de semana ha hecho sol, he ido al lago, a falta de mar, pero no me he podido bañar. El cartel que llevaba todo el verano prohibiendo el baño seguía allí: “Debido a la proliferación de algas verde-azuladas, el baño está prohibido, bajo su propio riesgo”.

¿Pero qué son estas algas verde-azuladas, por las que no nos podemos bañar?

Contrariamente a lo que el nombre y la apariencia podrían sugerir, no son algas, sino bacterias sin núcleo celular. Su color también puede variar dependiendo de la especie; a menudo aparecen más verdes que azules.

El Instituto Leibniz para la Investigación del Mar Báltico en Warnemünde, Alemania, escribe que las bacterias probablemente pertenecen al grupo más antiguo de organismos. “Tienen burbujas de gas en sus células que les dan flotabilidad para que floten en la superficie cuando el mar está en calma.

La mayoría de las más de mil especies diferentes de cianobacterias son inofensivas para la salud, y sólo huelen un poco cuando se descomponen. Sin embargo, algunas forman toxinas. Por esta razón, los bañistas deben tener cuidado cuando las algas verde-azuladas proliferan a gran escala en un lago o en el mar.

¿Qué problemas de salud pueden causar?

Si las algas verde-azuladas entran en contacto con la piel y las mucosas, las personas sensibles pueden experimentar irritación, urticaria, conjuntivitis o dolor de oídos. Si se ingiere el agua, también existe el riesgo de síntomas como náuseas, vómitos, diarrea, fiebre, pero también enfermedades respiratorias. El riesgo aumenta si el cuerpo entra en contacto con las toxinas durante varios días seguidos.

¿Qué aguas están especialmente amenazadas?

Las algas verde-azules encuentran condiciones de vida particularmente buenas en aguas ricas en nutrientes, de flujo lento, estancadas o rezagadas.

Se pueden encontrar en el agua durante todo el año, pero en invierno permanecen en hibernación. Las cianobacterias no comienzan a crecer adecuadamente hasta que alcanzan una temperatura de 10 grados centígrados.

Si hay mucho sol y las temperaturas permanecen muy cálidas, las bacterias pueden multiplicarse repentinamente y a gran escala. Este fenómeno se conoce como floración de algas verde-azuladas, o “bloom”. El alto contenido de fósforo y nitrógeno también favorece su desarrollo masivo. Cuando se produce la “floración”, las bacterias flotan en colonias en la superficie del agua y, por lo tanto, se asemejan a una alfombra….y el baño está prohibido.

¡Buen inicio de semana!

Curiosidades, Naturaleza y Biología

EUSOCIABILIDAD

Hoy vamos a hablar sobre la eusociabilidad en el reino animal.

La eusocialidad es el nivel más alto de organización social que se da en ciertos animales.

Esta evolución de los comportamientos sociales incluyen la crianza cooperativa y los trabajadores no reproductivos, por eso las sociedades eusociales se definen por incluir las siguientes características:

  • División reproductiva del trabajo (con o sin castas obreras estériles)
  • Cuidado cooperativo de los jóvenes.

Es interesante remarcar que los trabajadores no reproductivos no tienen que ser estériles y, por lo tanto, podrían reproducirse en una etapa posterior de su vida, como cuando la hembra reproductiva dominante (a menudo conocida como la reina) muere.

Los ejemplos más conocidos del reino animal incluyen a los himenópteros, avispas, abejas y hormigas. Pero hoy vamos a hablar del único mamífero eusocial que existe: la rata topo desnuda (Heterocephalus glaber).

Como ya hemos visto, los animales eusociales cumplen una serie de características; en nuestro caso, la rata topo posee una casta especializada en la reproducción, mientras que el resto de individuos de la colonia son estériles.

Estos animales viven en África, en sistemas de túneles subterráneos excavados por la propia colonia. Se alimentan de raíces y tubérculos subterráneos, por lo que toda su vida transcurre en estos túneles.

La colonia está formada por una reina, cuya orina posee la capacidad de hacer que el resto de las hembras, y la mayoría de los machos, sean estériles, hasta el momento en el que ella muera y se anulen los efectos de su orina. En este momento se produciría una lucha a muerte entre las hembras para decidir quién será la sucesora.

En el momento en el que una hembra llega a reina se producen una serie de adaptaciones a su nuevo estatus: tras su primer embarazo la parte inferior de la espina dorsal se alarga hasta alcanzar un tercio más de longitud. En un parto normal suele tener entre tres y doce crías, aunque es capaz de albergar hasta veintisiete fetos. Sólo entre uno y tres machos se aparean con ella, mientras que el resto de individuos de la colonia (entre veinte y trescientos) se convierten en trabajadores que se dedican a cavar túneles, buscar comida, defensa, limpieza, etc.

Este sistema social tan evolucionado quizá haya evolucionado asociado al cuidado prolongado de las crías y a la construcción de nidos complejos.

Alimentación, Curiosidades

Capuchinos

¿Somos los humanos los únicos que aprendemos por imitación?

Si has respondido que sí, lee atentamente lo que tenemos que contar hoy; os presentamos a los monos capuchinos (Cebus capucinus), una de las primeras especies de monos, a juzgar por los fósiles.

Estos monos presentan una característica que les proporciona una ventaja frente a otro tipo de especies: sus grandes cerebros.

Si hay algo que es característico de los monos, es su capacidad para detectar oportunidades y luego explotarlas, y eso es especialmente cierto en los capuchinos. Son las oportunidades para alimentarse lo que motiva a estos monos, buscan comida por todos lados.

Aunque su visión del color es excelente, su sentido del olfato no es mejor que el nuestro, por lo que para encontrar alimentos ocultos a la vista, utilizan el cerebro, no la nariz.

En América del Sur, donde viven, suelen adentrarse en zonas de manglares. Donde la mayoría de los mamíferos no encontrarían mucho para comer, los grandes cerebros de los monos les permiten encontrar cosas que otros ni se imaginarían: almejas.

Estas almejas son muy duras. Abrirlas supone una dificultad y un reto, pero son sus cerebros los que entran en juego. Estos monos han aprendido que si golpean las almejas con la fuerza suficiente, la almeja se relaja, y las conchas se pueden abrir.

Aunque ahora pueda parecer una conclusión sencilla, es una solución a un problema. De hecho, lleva años aprender la técnica (por imitación), y los monos jóvenes necesitarán de mucha práctica y paciencia para aprenderla. Los capuchinos, al igual que nosotros, tienen personalidades y habilidades variadas, y algunos nunca llegarán a solucionar el problema, ya que no tendrán la habilidad necesaria, o la paciencia, para conseguir que la almeja se relaje y se abra.

Aquí un pequeño vídeo sobre los capuchinos

¡Feliz semana!

Curiosidades, Naturaleza y Biología

El debate de la aleta dorsal en orcas

Quizá ya hayáis visto el documental “Blackfish” (ahora en Netflix) sobre las orcas en cautividad, pero si no es así, es posible que no os suene el debate sobre el colapso, es decir, la caída hacia un lado, de la aleta dorsal.

Contrariamente a la creencia popular, el colapso de las aletas no solo afecta a las ballenas cautivas.

Aunque la literatura sobre este tema es escasa, hay estudios publicados sobre el colapso de la aleta dorsal también en ballenas en libertad.

Aunque durante mucho tiempo se ha creído que sólo afecta a los individuos cautivos, se ha visto que esto no es así. El fenómeno sí es más común en cautiverio, pero también se han documentado casos de orcas en libertad con la misma característica. Por lo tanto, la causa no puede ser el cautiverio solo.

Ingrid N. Visser publicó un estudio, documentando que el 23 % de los machos adultos de la población de orcas estudiadas en aguas de Nueva Zelanda presentaba esta característica. La explicación es poco clara, argumentando que es “simplemente una característica común en la población de orcas estudiadas”.

Otros estudios atribuyen el colapso de la aleta dorsal a la edad del individuo, ya que con la edad la aleta dorsal va perdiendo fuerza y estabilidad, llegando a colapsar total o parcialmente (Bigg, 1982).

Las últimas explicaciones parece que tratan de argumentar que en última instancia, lo que sucede es que el colágeno en la aleta dorsal se descompone. Una razón por la que esto puede suceder es por la temperatura. Las temperaturas más cálidas pueden alterar la estructura y la rigidez del colágeno. Lo que podría explicar por qué las ballenas cautivas tienen aletas curvas, al nadar más tiempo sobre la superficie, estando más expuestas a la luz del sol, es decir, a temperaturas, en muchos casos, más cálidas.

Si bien la temperatura es una teoría líder, algunos expertos piensan que la velocidad también podría ser un factor. En la naturaleza, las orcas nadan en promedio de 3 a 4 mph y pueden correr a velocidades de hasta 34 mph. A esas velocidades, el agua crea una fuerza considerable contra la aleta, que podría mantener la aleta fuerte y vertical. Las ballenas cautivas no tienen suficiente espacio para alcanzar estas velocidades.

En última instancia, la aleta dorsal curvada sigue siendo un misterio.

Naturaleza y Biología

Plantas de interior para la contaminación interior

Nuestro entorno se ha deteriorado notablemente en los últimos años debido al rápido aumento de la contaminación ambiental. La disminución de los bosques, el crecimiento de la población, las emisiones de los coches y las industrias,  y otras actividades humanas indeseables, son los principales responsables de este escenario. Los que vivís en las ciudades sabréis de lo que hablo, sobre todo.

A la vista de este escenario, ahora es esencialmente recomendable convertirse en protector, productor y cuidador del medioambiente,  y no en depredador, contaminador y consumidor de la Tierra. Sigue leyendo “Plantas de interior para la contaminación interior”