Alimentación, Curiosidades

Capuchinos

¿Somos los humanos los únicos que aprendemos por imitación?

Si has respondido que sí, lee atentamente lo que tenemos que contar hoy; os presentamos a los monos capuchinos (Cebus capucinus), una de las primeras especies de monos, a juzgar por los fósiles.

Estos monos presentan una característica que les proporciona una ventaja frente a otro tipo de especies: sus grandes cerebros.

Si hay algo que es característico de los monos, es su capacidad para detectar oportunidades y luego explotarlas, y eso es especialmente cierto en los capuchinos. Son las oportunidades para alimentarse lo que motiva a estos monos, buscan comida por todos lados.

Aunque su visión del color es excelente, su sentido del olfato no es mejor que el nuestro, por lo que para encontrar alimentos ocultos a la vista, utilizan el cerebro, no la nariz.

En América del Sur, donde viven, suelen adentrarse en zonas de manglares. Donde la mayoría de los mamíferos no encontrarían mucho para comer, los grandes cerebros de los monos les permiten encontrar cosas que otros ni se imaginarían: almejas.

Estas almejas son muy duras. Abrirlas supone una dificultad y un reto, pero son sus cerebros los que entran en juego. Estos monos han aprendido que si golpean las almejas con la fuerza suficiente, la almeja se relaja, y las conchas se pueden abrir.

Aunque ahora pueda parecer una conclusión sencilla, es una solución a un problema. De hecho, lleva años aprender la técnica (por imitación), y los monos jóvenes necesitarán de mucha práctica y paciencia para aprenderla. Los capuchinos, al igual que nosotros, tienen personalidades y habilidades variadas, y algunos nunca llegarán a solucionar el problema, ya que no tendrán la habilidad necesaria, o la paciencia, para conseguir que la almeja se relaje y se abra.

Aquí un pequeño vídeo sobre los capuchinos

¡Feliz semana!

Anuncios
Curiosidades, Naturaleza y Biología

El debate de la aleta dorsal en orcas

Quizá ya hayáis visto el documental “Blackfish” (ahora en Netflix) sobre las orcas en cautividad, pero si no es así, es posible que no os suene el debate sobre el colapso, es decir, la caída hacia un lado, de la aleta dorsal.

Contrariamente a la creencia popular, el colapso de las aletas no solo afecta a las ballenas cautivas.

Aunque la literatura sobre este tema es escasa, hay estudios publicados sobre el colapso de la aleta dorsal también en ballenas en libertad.

Aunque durante mucho tiempo se ha creído que sólo afecta a los individuos cautivos, se ha visto que esto no es así. El fenómeno sí es más común en cautiverio, pero también se han documentado casos de orcas en libertad con la misma característica. Por lo tanto, la causa no puede ser el cautiverio solo.

Ingrid N. Visser publicó un estudio, documentando que el 23 % de los machos adultos de la población de orcas estudiadas en aguas de Nueva Zelanda presentaba esta característica. La explicación es poco clara, argumentando que es “simplemente una característica común en la población de orcas estudiadas”.

Otros estudios atribuyen el colapso de la aleta dorsal a la edad del individuo, ya que con la edad la aleta dorsal va perdiendo fuerza y estabilidad, llegando a colapsar total o parcialmente (Bigg, 1982).

Las últimas explicaciones parece que tratan de argumentar que en última instancia, lo que sucede es que el colágeno en la aleta dorsal se descompone. Una razón por la que esto puede suceder es por la temperatura. Las temperaturas más cálidas pueden alterar la estructura y la rigidez del colágeno. Lo que podría explicar por qué las ballenas cautivas tienen aletas curvas, al nadar más tiempo sobre la superficie, estando más expuestas a la luz del sol, es decir, a temperaturas, en muchos casos, más cálidas.

Si bien la temperatura es una teoría líder, algunos expertos piensan que la velocidad también podría ser un factor. En la naturaleza, las orcas nadan en promedio de 3 a 4 mph y pueden correr a velocidades de hasta 34 mph. A esas velocidades, el agua crea una fuerza considerable contra la aleta, que podría mantener la aleta fuerte y vertical. Las ballenas cautivas no tienen suficiente espacio para alcanzar estas velocidades.

En última instancia, la aleta dorsal curvada sigue siendo un misterio.

Naturaleza y Biología

Plantas de interior para la contaminación interior

Nuestro entorno se ha deteriorado notablemente en los últimos años debido al rápido aumento de la contaminación ambiental. La disminución de los bosques, el crecimiento de la población, las emisiones de los coches y las industrias,  y otras actividades humanas indeseables, son los principales responsables de este escenario. Los que vivís en las ciudades sabréis de lo que hablo, sobre todo.

A la vista de este escenario, ahora es esencialmente recomendable convertirse en protector, productor y cuidador del medioambiente,  y no en depredador, contaminador y consumidor de la Tierra. Sigue leyendo “Plantas de interior para la contaminación interior”

Alimentación

PAN DE CENTENO Y LSD

Ahora que vivimos en una sociedad globalizada, quizá a nadie le sorprenda tomar pan de centeno, pero la historia no siempre ha sido así.

Durante siglos (sobre todo durante la Edad Media), en Europa se produjeron numerosas intoxicaciones alimentarias, entre las que se encontraba una muy grave y de gran extensión, que era originada por el pan elaborado con harina de centeno. Esta harina estaba contaminada por una toxina derivada de un hongo, conocido como claviceps purpurea, que se manifestaba en forma de cornezuelo negro en las espigas del centeno.

El hongo parásito de la planta de cereal produce unas micotoxinas que contienen numerosos alcaloides (ergometina, ergosina, ergotamina, ergocornina, ergocriptina, ergocristina, agroclavina, elimoclavina, lisergol, etc.) que se asemejan al LSD y tienen importantes efectos neurológicos. (De hecho, el LSD fue sintetizado por Albert Hofmann, un químico suizo, cuando intentaba purificar e identificar los principios activos del cornezuelo).

El envenenamiento por cornezuelo se conoce probablemente desde hace más de 2.500 años, siendo la primera mención conocida en una tablilla asiria en el año 600 a.C. Esta tablilla habla de una “pústula nociva en la espiga del grano”. Sigue leyendo “PAN DE CENTENO Y LSD”

Física, Química y Astronomía, Naturaleza y Biología

2001: Odisea (de unos gusanos) en el espacio

¡Buenos días concienzud@s!

Hoy hablaremos de unos individuos que, a priori, pueden parecer asquerosos o simplemente repulsivos, pero que son un modelo de estudio muy utilizado para medicina regenerativa. Por supuesto, hablamos de nuestros amigos los gusanos, en este caso gusanos planos, y que realizaron un viaje envidiable (que solo unos afortunados han realizado), soñado por muchos: el espacio.

Planarias (gusanos planos)

Traemos esto a colación debido a la publicación de un artículo científico, que os explicaremos a continuación. Un grupo de investigación de la Universidad de Tufts (Boston, EEUU), dirigido por el Dr. Michael Levin, se encarga del estudio de sistemas biológicos, biología sintética y medicina regenerativa, entre otras líneas de investigación. Para ello utilizan gusanos planos, que pueden regenerar partes amputadas de su cuerpo, por lo que son sujetos ideales para entender cómo sistemas vivos pueden autorregenerarse. Los resultados se podrían aplicar a regeneración de tejidos dañados debido a una enfermedad, debido a heridas o tejidos afectados por causas congénitas. Sigue leyendo “2001: Odisea (de unos gusanos) en el espacio”

Naturaleza y Biología

Viscum album

Quizás os suene este nombre, pero supongo que a la mayoría no os dirá nada. Es el nombre científico de la planta comunmente llamada muérdago, y que podemos ver creciendo en las ramas de otros árboles.

Esta Navidad estaba viajando por la autopista, y una vez más me llamó la atención el muérdago. Se caracteriza porque son como unas bolas de hojas que crecen en las ramas de otros árboles.

Sigue leyendo “Viscum album”

Naturaleza y Biología

CONCIENCIA

Con la llegada del frío, y de diciembre, cada vez se sienten más cerca las fiestas navideñas. Es una época de reencuentros, pero no sólo eso, esta época cada vez se caracteriza más por la vorágine de compras que conlleva. Compras de todo tipo, tanto materiales, como de comida.

Este post no pretende ser un credo, pero sí una reflexión para intentar consumir de forma más responsable, desde alguno de los miles de puntos de vista. Intentemos aportar nuestro granito de arena.

¿Y qué tendrán que ver las navidades con el medio ambiente?

Pongamos un ejemplo.

Borneo y Sumatra, en Asia, constituyen una de las regiones con más biodiversidad del planeta. Más de 300 000 especies animales han sido encontradas en sus bosques. Actualmente un tercio de las especies de mamíferos de Indonesia están en peligro crítico debido al desarrollo insostenible de los cultivos que están sustituyendo sus hábitats. Estos cultivos de los que hablamos, son en su mayoría de aceite de palma.

Si el ritmo de deforestación continúa, los orangutanes, junto con otras especies, podrían extinguirse en la naturaleza en los próximos 10 años.

El orangután ha llegado a ser el icono de la deforestación de Borneo y Sumatra. Su situación es representativa de otras miles de especies que se ven arrastradas al mismo destino en el sudeste asiático. Entre 1000 y 5000 orangutanes (y esto son muchos orangutanes), mueren cada año como consecuencia de la pérdida de hábitat.

Alrededor de 50 orangutanes son asesinados cada semana debido a la deforestación. Sumado a las muertes directas por inanición, muchas veces sufren tratos crueles, siendo quemados vivos, asesinados con machetes, pistolas y otras armas. En muchos casos las compañías de aceite de palma dan recompensas por los orangutanes ya que son considerados una peste debido a que a menudo destruyen las plantas de palma jóvenes para encontrar comida.

Sigo sin ver la relación con la Navidad…

El aceite de palma en sí mismo no es el problema, (sólo estamos hablando desde un punto de vista medioambiental, quizás otro día entremos a valorar el sanitario), sino que el mayor problema es el modo en que se produce y manufactura.

Algunos de los efectos de esta producción y manufactura los leemos a continuación:

Efectos sobre los ecosistemas. Los bosques vírgenes de Malasia e Indonesia están siendo diezmados a una velocidad alarmante debido al gran aumento en la demanda de aceite de palma. La situación es tan drástica que se estima que el 98% del área forestal de Indonesia será destruída antes del 2022.

Efectos sobre el cambio climático. La deforestación para cultivar aceite de palma contribuye significativamente al cambio climático por emisión de gases de efecto invernadero, debido al drenaje de los suelos ricos en carbono y la quema de rastrojos.

Sin olvidarse de los efectos ya comentados sobre la fauna silvestre.

Nuestro granito de arena viene ahora, cuando está en nuestra mano intentar “romper” la rueda, y salirse un poco del sistema. Está en nuestra mano, por ejemplo, pensar que las navidades pueden ser un buen punto de partida para hacer este esfuerzo. Sabemos que puede ser muy abstracto relacionar ese producto que tenemos en las manos en el supermercado y la destrucción de la naturaleza. Pero es así.

Os invitamos a que en estas fechas intentéis ser más conscientes de lo que compráis, e intentéis evitar los productos que contengan aceite de palma. En algún lugar remoto del planeta, ese pequeño gesto será agradecido. Nosotros mismos lo agradeceremos.

Para reconocer el aceite de palma en las etiquetas, basta con reconocer algunos de sus derivados:

– Nombres del aceite de palma en etiquetas

  • Aceite de palma
  • Aceite de palmiste
  • Grasa vegetal (palma)
  • Sodium Palmitate
  • Palmoleina u Oleina de palma (Palmolein)
  • Manteca de palma

¡Felices fiestas con conciencia!