Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Entradas etiquetadas como ‘curiosidades’

El descubrimiento de la penicilina

Estrenamos semana, y qué mejor forma de hacerlo que leyendo la entrada seminal que la Asociación Con/Ciencia os acerca. Hoy volvemos a escribir sobre una de esas historias curiosas, un descubrimiento científico que abrió las puertas a un mundo de investigación médica y que evitó millones de muertes a partir de entonces. Quizá muchos conozcáis la historia del descubrimiento de un antibiótico, la penicilina, pero hoy más que nunca cobra importancia el conocimiento sobre éste y muchos más, y cómo hacer un buen uso de ellos.

Como hemos dicho, el descubrimiento de la penicilina supuso un cambio en la historia del ser humano, ya que fue una herramienta fundamental para combatir infecciones y que hasta esos momentos conllevaba el peor de los destinos, la muerte.

 

El doctor Alexander Fleming analizando una placa de Petri con Staphilococcus aureus.

Todo empezó la mañana de un nuboso 28 de septiembre de 1928, en el hospital Santa María de Londres. El Dr. Alexander Fleming, un bacteriólogo que ejercía en el hospital antes mencionado, volvía de las vacaciones de verano en Escocia. Después de hacer algunas verificaciones, comprobó el estado de colonias de Staphylococcus aureus. Su semblante cambió cuando algunas de las placas de Petri estaban contaminadas con Penicillium notatum. Pero como buen científico, más allá de quedarse en el simple hecho de haber perdido su cultivo, echó un vistazo a dichas placas bajo el microscopio. Algo curioso estaba pasando. El hongo ocupaba gran parte de la placa, pero alrededor del Penicillium no crecían bacterias. Es decir, el hongo liberaba algún tipo de sustancia que mataba las bacterias que lo rodeaban. Tendría que replicar el experimento para probar esta nueva teoría. Le llevó unas semanas crecer suficiente Penicillium para comprobar de nuevo que algo impedía el crecimiento de los estafilococos. Pero la brillantez de su descubrimiento no se quedó ahí. Hay que ser capaz de ver más allá, y él fue capaz. Esta sustancia podría utilizarse para combatir las enfermedades infecciosas.

Tuvieron que pasar 14 años para que Anne Miller, en 1942, fuese la primera persona civil en ser tratada satisfactoriamente con la penicilina en un hospital de Connecticut, después de abortar y desarrollar una infección.

El Dr. Fleming solo dio el primer paso, pero no tenía ni los recursos ni los conocimientos químicos para dar el siguiente paso: aislar el compuesto activo del Penicillium, purificarlo y descubrir contra qué bacterias era efectivo y cómo usarlo.

Así que nuestro siguiente protagonista es el Dr. Florey, profesor de la Universidad de Oxford, que en 1938 y gracias a los trabajos de Fleming, consiguió desentrañar la ciencia que había detrás de lo que Fleming catalogó como “acción antibacteriana” del Penicillium.

Pero el verdadero potencial de la penicilina se vio durante la Guerra. Desde tiempos inmemoriales, la principal causa de muerte durante las guerras era presentar una infección debido a las heridas de batalla. En la I Guerra Mundial, la tasa de muerte debido a pneumonía bacteriana fue del 18%, en la II Guerra Mundial, menor del 1%.

Esto es solo el comienzo de la historia, si os ha gustado hay muchísima información en la red para que indaguéis. ¡Feliz comienzo de semana!

Anuncios

¿Por qué es blanca la espuma de la cerveza?

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

Hoy os vamos a revelar uno de los secretos mejor guardados de nuestra vida cotidiana, y es que… ¿alguna vez os habéis fijado en que la espuma de la cerveza es siempre blanca o, como mucho, de un color crema? Lo “lógico” sería esperar que fuera así en una cerveza rubia, y que el color fuera oscureciéndose a medida que varía el color de la cerveza, pero la realidad es que independientemente de si la cerveza es rubia, roja, tostada, o incluso negra (como la clásica Guinness) la espuma es blanca.

 

¿Cómo es esto posible?

La realidad es que si observamos la espuma de la cerveza a través de un microscopio, a diferencia de otras espumas como por ejemplo la del jabón, que están formadas por burbujas de múltiples tamaños que se pegan entre sí, la espuma de la cerveza está formada principalmente por burbujas esféricas de unos 0.1 a 0.2 mm de diámetro, que se encuentran en suspensión en la cerveza en sí.

Cada burbuja actúa como una pequeña esfera que refleja la luz que incide directamente sobre ella, y a su vez el reflejo de la luz dispersada en las burbujas de alrededor hace que se forme una “red” que potencia la reflexión. Al estar formadas por aire (que tiene un índice de reflexión menor que el de la cerveza en sí), el resultado es que la luz que incide sobre la superficie de la espuma se dispersa en todas las direcciones al entrar en contacto con las burbujas, de manera que la luz que nos devuelve a la vista es de un color blanco. En realidad, es el mismo principio por el que vemos las nubes con una forma definida y de color blanco (aunque en realidad estén formadas por gotas de agua en suspensión). Para aquellos de vosotros que queráis profundizar en el tema, en física este concepto se conoce como la teoría de Mie, también llamada teoría de Lorenz-Mie o teoría de Lorenz-Mie-Debye, que trata del análisis de las ecuaciones de Maxwell para la dispersión de la radiación electromagnética por partículas esféricas.

Nunca te acostarás sin saber una cosa más 😛

¡Feliz semana!

 

Otra historia serendípica: Gram y su técnica para teñir bacterias

Hoy hablaremos de una historia serendípica, una más en Ciencia. Se trata de una técnica que revolucionó el campo de la Microbiología y que, después de más de 100 años, todavía se sigue utilizando en los laboratorios: la tinción de Gram.

Hans Christian Gram nació en 1853, y estudió Botánica en la Universidad de Copenhague. Sus estudios sobre plantas le acercaron a las bases de la farmacología y al uso del microscopio. Recién cumplidos los 30 años, se graduó en la facultad de Medicina y se estableció en Berlín. Al principio, su trabajo consistía en analizar muestras de sangre de pacientes, siendo el primero en describir un rasgo característico de la anemia, la macrocitosis, es decir, un aumento de tamaño de los glóbulos rojos.

Hans Christian Gram (Fuente: http://www.unesco.org)

Ya en 1884, mientras examinaba tejido de pulmón procedente de pacientes que habían fallecido por neumonía, Gram descubrió que ciertos tintes eran captados y retenidos con mayor facilidad por ciertas bacterias. En un primer paso, realizó un frotis con unas muestras que tenía, esto básicamente quiere decir que puso unas gotas de sangre sobre un portaobjetos de vidrio, y acto seguido lo pasó sobre la llama producida por un mechero. A continuación, vertió algunas gotas de cristal violeta sobre la muestra y, después de enjuagar con agua, añadió la solución de Lugol (es una solución de triyouduro de potasio), que actuó como mordiente para fijar el colorante. Finalmente, lavó el cristal con la muestra con etanol y acetona para eliminar los restos del tinte. Ciertas bacterias (en concreto los Pneumococos, Streptococcus pneumoniae y Klebsiella pneumoniae) retuvieron el color, mientras que otras bacterias aparecieron blanqueadas o descoloridas por el alcohol. A las primeras, las que retenían el color, se les denomina hoy en día Gram positivas, mientras que las segundas, se las conoce como Gram negativas. La explicación “científica” viene a continuación.

Tinción de Gram, en la que podemos observar bacterias Gram positivas (morado) y bacterias Gram negativas (rosa).

La tinción de Gram se basa en la capacidad de la pared celular de las bacterias para retener el colorante cristal violeta. Las paredes celulares de los microorganismos Gram positivos tienen una mayor cantidad peptidoglicanos y un menor contenido de lípidos que las bacterias Gram negativas. Cuando se añade la solución de Lugol, el cristal violeta forma un complejo con el yodo, de manera que el tinte no se puede eliminar fácilmente. El tratamiento posterior con el decolorante (en este caso una mezcla de etanol y acetona) disuelve la capa de lípidos de las células Gram negativas, a la vez que cierra los poros de la pared celular de las bacterias Gram positivas, ayudando a retener más aún el colorante (ese complejo formado por el yodo y el cristal violeta). El tiempo de decoloración de las bacterias es un paso crítico en esta tinción, por lo que un tiempo demasiado largo eliminará todo el tinte.

Detalle de la pared celular de bacterias Gram positivas y Gram negativas. Como podemos observarr, las Gram positivas tiene una mayor cantidad de peptidoglicanos, favoreciendo la incorporación del tinte. (Esquema: microbioenergetica.squarespace.com)

 

Gram nunca utilizó contratinción, que consiste en añadir a un frotis unas gotas de fucsina o safranina, para que las bacterias Gram negativas aparezcan de un color rosado. Este paso se lo debemos al patólogo alemán Carl Weigert.

El descubrimiento de Gram ocurrión en 1884, durante los años dorados de la microbiología clínica.  Fue entonces cuando Petri inventó sus placas para cultivar bacterias (1887), el agar para crecer las bacterias (1881), y Pasteur y Koch estaban en su momento álgido, descubriendo la etiología de numerosas enfermedades.

En 1892 ya era catedrático de la Universidad de Copenhague, y ya en el siglo XX, recibió numerosas condecoraciones, como la Cruz del Comandante Dannebrog (1912), o la Medalla de oro al Mérito en 1924. Gram se retiró en 1923 y falleció en 1938, a la edad de 85 años.

Como decía antes, la tinción de Gram es una técnica que hoy en día se sigue utilizando, más allá de lo que el propio Gram dijo sobre ella: “Soy consciente de que todavía es [una técnica] muy defectuosa e imperfecta”.

La serendipia, es decir, un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta, existe en Ciencia, pero también se tiene que poseer la habilidad para reconocer que se ha hecho un descubrimiento importante aunque no tenga relación el objeto de estudio.

 

Esperamos que os haya gustado, ¡os deseamos un feliz comienzo de semana!

Moscas en la casa, arañas en la cara

¡Hola a tod@s, y buen inicio de curso!

Quizás algun@s sigáis de vacaciones, pero para los que no, hoy vamos a hablar de unos huéspedes muy curiosos, y también muy habituales. Más que de unos “veraneantes”, vamos a hablar de unos inquilinos, ya que estos huéspedes viven entre nosotros, y aún diré más, viven ¡con nosotros!

Hoy vamos a hablar de unas arañitas, los “demodex”, que viven en nuestra cara… ¡sí, sí!, lo habéis oído bien: en nuestra cara.
Demodex folliculorum, que así es su nombre en latín, es un ácaro minúsculo (menos de 0,4 mm) que vive en los poros y folículos del pelo de nuestra cara. Generalmente se puede encontrar en la nariz, la frente, la mejilla, la barbilla, y a menudo en las raíces de las pestañas. Tiene aspecto de lombriz (de ahí el dex, que significa gusano), y sus extremidades son meros tocones. Pero a pesar de su aspecto de lombriz, técnicamente es un ácaro.

Uno de sus descubridores fue un científico inglés llamado Richard Owen (1841).

Era la época de los primeros microscopios serios y los investigadores, valga la redundancia, empezaban a investigar el mundo microscópico.

Este ácaro vive cabeza abajo, en los folículos pilosos, alimentándose de secreciones y piel muerta. Cada hembra de Demodex puede poner hasta 25 huevos en un solo folículo. Las crías se aferran firmemente al pelo mientras crecen, y cuando está maduro, el ácaro sale del folículo y busca uno nuevo en el que poner sus huevos.Es decir, el ácaro abandona su hogar materno para buscar su propio hogar. Este ciclo suele llevar entre 14 y 18 días.

Estas pequeñas arañitas poseen unas garras minúsculas y una estructura en forma de aguja que hacen la función de boca con las que se alimenta de las células muertas de la piel. Su sistema digestivo apenas produce desechos, lo que hace que carezca de una abertura excretoria. Así que tranquilos, no “manchan” nuestra cara.

 

Son inofensivos y no transmiten enfermedades. Sin embargo, una sobrepoblación de Demodex podría causar trastornos de la piel, como la rosácea (una enfermedad de la piel, principalmente de la cara, caracterizada por enrojecimiento, infección de folículos pilosos, proliferación de vasos sanguíneos e inflamación).
Puede sonar un poco raro, pero son un inquilino más de nuestro cuerpo.

¡Feliz semana!

Los poderes mágicos de los limones

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

¿Cómo va ese verano? Esperamos que lo estéis aprovechando al máximo 😉

En estas fechas, con el calorcito, hay pocas cosas que sienten tan bien como un granizado de limón o una limonada, lo que me ha hecho pensar en los limones. Desde que tengo uso de razón, en mi casa hemos usado los limones para múltiples cosas, como dar sabor al pollo, un toque diferente a las ensaladas, acompañando con una rodaja a un refresco o un vermut, para hacer una limonada estupenda o, cómo no, para hacer experimentos de si flotan o no flotan las rodajas de limón. Sin embargo… a veces tengo la sensación de que los limones son un fruto tan común en nuestra cultura no les prestamos suficiente atención, porque… ¿quién no ha encontrado alguna vez al fondo de su nevera un limón (o parte de un limón) arrugado como una pasa, con la piel dura como una piedra?

No creo que os lo hayáis planteado hasta ahora, pero ¡realmente los limones son muy polivalentes!
Más allá de dar sabor o enmascarar sabores amargos, sirven, por ejemplo, para escribir mensajes secretos en una hoja de papel, algo que los niños (y no tan niños) encuentran fascinante.
Sin embargo, hoy vamos a hablar de otra de las propiedades “mágicas” de los limones que resulta de especial utilidad en verano. Y es que… ¿sabíais que si esparcís zumo de limón sobre la fruta cortada o las ensaladas se evita que se queden blandengues y marrones?

Los más observadores ya os habréis fijado en esto, pero ¿sabéis por qué sucede?
Cuando cortamos una fruta o una verdura, al separarla en trozos más o menos uniformes, cortamos todas las membranas de todas las células que hay en esa zona, de manera que las vacuolas y los plastidios (compartimentos de almacenaje de las células vegetales) “explotan” y liberan su contenido al medio. Entre los compuestos que se encuentran almacenados en estos compartimentos podemos encontrar unas enzimas llamadas “fenol oxidasas”, que lo que hacen es “oxidar fenoles”, como su mismo nombre indica 😛
Las enzimas son proteínas que hacen que una reacción química sea posible. Para esto las enzimas actúan sobre unas moléculas específicas (llamadas “sutratos”) que van a convertir en una molécula diferente (lo que vamos a llamar “producto”). Para que esta reacción química tenga lugar, además de tener el sustrato y el enzima disponibles, es necesario que haya unas condiciones óptimas de pH y disponibilidad de oxígeno (algunas enzimas necesitan oxígeno y otras necesitan justo lo contrario).
Traducido para mortales: cuando cortamos la fruta o la verdura, estas enzimas se liberan, tienen oxígeno disponible (como es el caso de la zona cortada, que de repente se encuentra expuesta al oxígeno atmosférico) y además entran en contacto con los fenoles liberados de las vacuolas, se produce una reacción que hace que esa zona se quede marrón.
Este proceso está “evolutivamente pensado” para que en el caso de que un fruto esté un poco dañado se ponga marrón y resulte menos “apetecible” para insectos, pájaros y otros predadores, de manera que la planta o el árbol no pierden el fruto y pueden continuar con su ciclo reproductivo normal. El problema es que a nosotros también nos resulta menos apetecible (además de saber un poco raro y el cambio de la textura).

¿Y qué pueden hacer los limones para evitar esto?
Pues bien, hay dos compuestos que pueden parar la actividad de las fenol oxidasas: la vitamina C y el ácido cítrico.
La vitamina C es un antioxidante biológico con el que reacciona la fenol oxidasa, pero que da un producto transparente en vez de marrón, lo que hace que la fruta siga del mismo color que cuando la cortamos. El ácido cítrico actúa con una “estrategia” diferente. Como su nombre indica: es ácido, es decir, tiene un pH muy bajo, lo que evita que la enzima pueda realizar su actividad de una manera normal y realentiza o para totalmente el proceso de oxidación.
Y ambos se encuentran en grandes cantidades en los limones (para que os hagáis una idea, el zumo de limón tiene 50 veces más vitamina C que las peras o las manzanas).

Interesante, ¿no?
¡Feliz semana!

El lado oscuro de las jirafas

¡Buenos días concienzud@s!

Hoy toca hablar sobre unos animales muy entrañables: las jirafas. Estos mamíferos artiodáctilos son fácilmente reconocibles por sus largos cuellos, andares desgarbados y sus patrones de manchas oscuras sobre su piel de color amarillento, y en especial, por ser los animales más altos del mundo. La jirafa (Giraffa camelopardalis) se localiza en un área bastante dispersa, que se extiende desde Niger hasta Somalia (oeste a este) y de Chad a Sudáfrica (norte a sur). Respecto a su hábitat, las jirafas viven en sabanas, pastizales y bosques abiertos.

 

Se conocen su morfología y su distribución, la rapidez con la que pueden desplazarse, o lo alto que pueden llegar o la fuerza de sus cuellos, pero sólo en los últimos años se han publicado trabajos detallando su comportamiento. Los primeros estudios sugirieron que los grupos de jirafas no estaban estructurados, pero ahora se cree que siguen una dinámica semejante a los chimpancés o las hienas. Se sabe que las jirafas hembra mantienen relaciones estrechas entre sí, según un estudio publicado recientemente en la revista Animal Behavior. Concretamente, forman vínculos estrechos con un selecto grupo de compañeras, y además evitan a otras hembras con las que se llevan “menos bien”.

Los científicos explican que los individuos se asocian temporalmente, dando como resultado tamaños de grupo fluctuantes.

El grupo de investigación, perteneciente a la Universidad de Queensland (Australia), identificó y siguió la pista a diferentes individuos, claramente diferenciables por su patrón de manchas, que los hace únicos.

Las hembras elegían a miembros de un grupo, al que se asociaban, y evitaban intencionadamente a otros miembros y grupos. Esta conducta podría deberse al uso de las mismas localizaciones para alimentarse, aunque los integrantes del grupo de investigación no descartan que las jirafas se reconozcan mutuamente de cuando eran jóvenes y vivían en grupos (al estilo de las “guarderías”), algo ampliamente descrito en el mundo animal.

Sin embargo, los machos presentan un comportamiento menos gregario y muchos deciden vagar en solitario tan pronto como alcanzan la madurez. Si hay pocas oportunidades de apareamiento, algunos estudios sugieren que las jirafas macho pueden formar “amistades” entre sí, pero por norma general, los machos se caracterizan por ser solitarios y luchadores.

Normalmente un macho más viejo es retado por un joven para demandar el apareamiento por una hembra. En primer lugar se sitúan uno junto al otro, empujándose para juzgar cuál es el más fuerte. En peleas igualadas, es normal que se intercambien golpes brutales con los cuellos, y raramente utilizan los osiconos, estructuras similares a cuernos, aunque a veces pueden ocasionar lesiones. El desenlace más común es el de un macho victorioso y uno magullado, pero puede darse que uno de los contendientes acabe muerto.

Os dejamos un escalofriante vídeo:

Esperamos que os haya gustado. ¡Buena semana concienzud@s!

 

Fuentes:

  • Carter, Jennifer M. Seddon, Celine H. Frère, John K. Carter, Anne W. Goldizen. Fission–fusion dynamics in wild giraffes may be driven by kinship, spatial overlap and individual social preferences, Animal Behaviour, Volume 85, Issue 2, 2013, Pages 385-394, ISSN 0003-3472.
  • BBC Nature.

CÓMO SOBREVIVIR A LAS TEMPERATURAS EXTREMAS

El calor ya nos está golpeando desde hace días, y esto cada vez se vuelve más molesto. Los hay que harán tonterías, como vimos la semana pasada, y los que todavía no tienen el mar cerca, y tienen que trabajar, intentarán refrescarse de mil maneras, pero, ¿nadie se ha preguntado qué les pasa a los animals durante las temperaturas extremas? Hoy vamos a hacer un breve repaso sobre algunas de las adaptaciones de los animales a las altas temperaturas.

La adaptación más importante es cómo los animales regulan su temperatura corporal, es decir, lo que todos conocemos como “animales de sangre caliente” y “animales de sangre fría”.

Los animales de sangre caliente, aves y mamíferos en su mayoría, necesitan mantener una temperatura corporal constante o sufrirían consecuencias nefastas. Hay conseguido adaptarse sin que la temperatura exterior sea un impedimento, es decir, hay conseguido mantener una temperatura interna más o menos constante. Esta varía entre los individuos, pero suele oscilar entre los 36 ° C y los 40 ° C.

Por el contrario, los animales de sangre fría dependen de la temperatura exterior, ya que no mantienen una temperatura interna constante. Si por ejemplo fuera hay una tempeartura de 10 ° C, su temperatura corporal con el tiempo será de 10° C, mientras que si fuera hay 37°C, su temperatura subirá hasta esta cifra.

Pero lo que nos interesa más ahora mismo es, ¿cómo nos podemos mantener frescos?

La respuesta es ¡sudando!

Cuando hace calor, ¿qué es lo primero que pasa? Empiezas a sudar. El adulto promedio tiene 3 millones de glándulas sudoríparas. No es la sudoración lo que te enfría, sino más bien la evaporación de este sudor. La evaporación es un cambio de fase endotérmico, es decir, se produce con gasto de energía, la cual se extrae del cuerpo, y de esta manera lo enfría.

Cada vez que pierdas energía, es decir, cada vez que sudes, tu cuerpo se sentirá más fresco.

¿Y los animales sudan? La mayoría no, pero algunos lo hacen. Los perros sudan principalmente entre las almohadillas en la parte inferior de sus patas. Una excepción notable es el terrier sin pelo americano, que tiene glándulas sudoríparas por todo su cuerpo.

Los gatos no sólo tienen glándulas sudoríparas en las almohadillas de sus patas, sino también en sus lenguas, así que cuando veas que un gato se lame, puede ser que no se esté limpiando, sino que se esté refrescando, ya que esa saliva esparcida por todo su cuerpo se evaporaría sirviendo para refrescar al animal. Los canguros, por ejemplo, también se lamen los antebrazos con este mismo objetivo.

En cambio, los animales que viven en climas muy calientes no pueden permitirse el lujo de sudar, ya que el agua escasea en esos lugares, y tienen que prevenir esa pérdida de agua en forma de sudor, de sus cuerpos. Una gran cantidad de agua se pierde a través de la respiración, por lo que los animales del desierto se han adaptado expulsando el aire seco durante la respiración, y reabsorbiendo el agua presente en su aliento antes de ser completamente expulsada.

Mientras no tengamos otro tipo de adaptación, ¡a beber agua para sudar!

 

La rapamicina y su descubrimiento

¡Hola concienzud@s!

Hoy os vamos a hablar de las peripecias que a veces se esconden detrás de un gran descubrimiento. Muchos lo pueden tachar de serendipia, es decir, un hallazgo que se hace de manera casual o accidental, o bien de genialidad por parte del investigador. Concretamente, el post de hoy tratará sobre cómo fue descubierta la rapamicina. Este compuesto, conocido también como Rapamune® (sirolimus), fue el primero de una nueva clase de agentes inmunosupresores desarrollados para la prevención del rechazo de órganos tras el trasplante renal.

Estructura química de la rapamicina (Fuente: http://www.seara.ufc.br)

 

Durante 1964, una expedición científica canadiense viajó a la Isla de Pascua, o Rapa Nui, como se conoce también a la isla y a la etnia que habita en ella, para recolectar muestras de plantas y suelos. Posteriormente, la expedición compartió sus muestras de suelo con científicos de laboratorios de investigación de Ayerst en Montreal (en la actualidad Wyeth Laboratories Research Inc.) donde en 1972 el Dr. Suren Sehgal identificó y aisló un nuevo compuesto químico que contenía potentes propiedades antifúngicas, procedente de la bacteria Streptomyces hygroscopicus. El Dr. Sehgal y su equipo descubrieron rápidamente que el compuesto también suprimía la respuesta del sistema inmunológico. Enviaron una muestra del fármaco al Instituto Nacional del Cáncer para realizar diferentes pruebas, donde se descubrió que el fármaco funcionaba muy bien contra tumores sólidos. Como habréis podido deducir, el nombre del compuesto se debe al nombre nativo de la isla de Pascua.

Ubicación de la Isla de Pascua (Rapa Nui)

Desgraciadamente, debido a las prioridades corporativas, la administración de la empresa no quería buscar drogas basadas en este compuesto. Cerraron las instalaciones en Montreal, despidieron al 95% del personal y trasladó a un pequeño grupo de investigadores a Princeton (New Jersey, EEUU). El Dr. Sehgal persistió en sus esfuerzos por desarrollar fármacos basados ​​en la rapamicina, reviviendo la investigación en 1987 con el respaldo de una nueva dirección después de la fusión de Wyeth y Ayerst.

La rapamicina se desarrolló como un inmunosupresor por el Dr. Sehgal y su laboratorio y ahora se estima que genera para la compañía miles de millones de dólares. El fármaco también se usa bajo licencia de Johnson & Johnson para recubrir los stents usados ​​en pacientes con fallo cardíaco para prevenir el bloqueo arterial posterior. La rapamicina también tiene otras aplicaciones, como prevenir el rechazo de los islotes pancreáticos trasplantados, una cirugía que se realiza como un tratamiento para la diabetes. Además es un compuesto que se utiliza para el tratamiento de diferentes tipos de cáncer. Los médicos recomendabann Rapamune para su uso en combinación con ciclosporina y corticosteroides para la prevención del rechazo agudo de órganos en pacientes trasplantados de riñón. Los resultados de los ensayos clínicos demuestran que la rapamicina, en combinación estos dos compuestos, reduce las tasas de rechazo agudo en un 60% en comparación con los grupos control. Actualmente, se utilizan derivados de la rapamicina para la prevención del rechazo, suministrando tacrolimus y micofenolato mofetilo.

Esperamos que os haya gustado la historia, ¡feliz semana!

 

Referencias:

Seto B (2012). Rapamycin and mTOR: a serendipitous discovery and implications for breast cancer. Clinical and Translational Medicine 1:29.DOI: 10.1186/2001-1326-1-29.

Li J, Kim SG, Blenis J (2014). Rapamycin: one drug, many effects. Cell Metab 19(3):373-9. doi: 10.1016/j.cmet.2014.01.001.

EL CLIMA Y LOS ESTADOS DE ÁNIMO

Después de unos días de vacaciones y de desconexión es fácil que nos sintamos un poco decaídos, pero que no cunda el pánico, porque ahora que el buen tiempo va llegando, a pesar de que los días de fiesta  ya son historia, nuestro humor va a ir mejorando. ¿A quién no le alegra el alma despertarse por la mañana, abrir la persiana y ver el sol brillando?

Toda esta alegría relacionada con el cielo azul y el sol tiene una base científica, sí, sí, el clima afecta a los estados de ánimo, pero creo que eso ya lo habíamos notado todos.

Los días grises, de lluvia, con poca luz, es decir, los días de invierno, la frase que más se oye es “hoy es día de sofá, manta y peli”. Pero en cambio, cuando el tiempo cambia y sale un sol radiante, nos falta tiempo para decir “hoy es día de playa/terraza/caña/paseo (etc…)” y cambiar nuestros planes.

Numerosos estudios han tratado de relacionar la presencia de cambios psicopatológicos con los cambios climáticos, centrándose en la influencia meteorológica en la dinámica funcional de los neurotransmisores cerebrales, lo  que supondría que, al margen de elementos subjetivos, existe una realidad  biológica. Este enfoque, ha llevado al concepto de meteorotropismo, definido como aquellas enfermedades con perfiles concretos, síntomas y síndromes derivados del efecto de los diferentes estados atmosféricos.

 

Múltiples estudios han mostrado estas evidencias analizando de forma individual cada uno de estos factores del tiempo:

-En cuanto a la temperatura: se ha relacionado una asociación entre las bajas temperaturas y el desarrollo de cuadros depresivos.

Así mismo, se sabe también que el calor y el sol nos transmiten buen humor y eso hace que estemos con un estado anímico más agradable, que estemos más receptivos con los demás, más sonrientes, etc. Se ha demostrado que las temperaturas cálidas y las horas de sol, bajan los niveles de ansiedad y aumentan el pensamiento positivo.

-En lo que respecta a la humedad ambiental: se ha observado un incremento del número de visitas a servicios de urgencias en hospitales psiquiátricos durante los días secos.

Mucha humedad dificultaría la concentración y aumentaría la fatiga.

-Referido a la  presión atmosférica: se demuestra un aumento de los actos de violencia y urgencias psiquiátricas durante los días de bajas presiones atmosféricas. Asimismo, se relacionan las altas presiones con patrones de sueño continuados.

-En relación a la radiación solar: se evidencia un aumento de los ingresos de urgencias en los días con más horas de sol, siendo la estación del año predominante el verano.

Esto explicaría por qué en determinados casos el exceso de calor nos vuelve más violentos y agresivos. Solo hace falta recordar esos días de verano tan calurosos, en los que es imposible salir de casa, o dormir por las noches. ¿Quién puede estar de buen humor así?

Unido a todos estos factores relacionados con el clima, también se han observado patrones estacionales en gran cantidad de patologías psiquiátricas, como es el caso de la manía, los cuadros depresivos, la esquizofrenia, trastornos del sueño y cuadros neuróticos, trastornos de estrés y adaptación. Serían los llamados Trastorno afectivo estacional (TAE).

Todo esto no quiere decir que nos tenemos que excusar en el clima, pero que sí somos seres que vivimos en un entorno concreto y los factores externos nos afectan como al resto de los seres vivos.

La primavera, la sangre altera

A los tiburones les gusta el rock

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

Es curiosa la atracción que sentimos los humanos por las especies de depredadores que pueden acabar con nuestras vidas. Despiertan en nosotros un instinto primario de entre el pánico y la más profunda admiración difícil de describir. La lista es interminable: leones, tigres, panteras, osos… pero hoy os vamos a hablar de uno en concreto: el tiburón blanco, porque guardaba un secreto que se acaba de desvelar.

Si alguno de vosotros ha tenido la gran suerte de sumergirse en una jaula para ver nadar tiburones blancos alrededor, o si os lo habéis planteado alguna vez, sabréis que este tipo de actividades se hace en unas zonas concretas del planeta en las que el número de estos animales es muy elevado. Pero además de que haya suficientes tiburones en la zona, se les suele “incitar” a que se acerquen a las jaulas echando cebo al mar. Este cebo no es otro que restos y sangre de atún u otros peces, un poco putrefactos, para que el olor sea más intenso y captar la atención de los escualos.

Como os podéis imaginar, el cebo tiene un olor bastante desagradable para nuestras pituitarias, por lo que algunos intrépidos observadores de tiburones blancos se plantearon que cabía la posibilidad de atraer a los tiburones blancos hacia los barcos de turistas de alguna otra manera. Y no se les ocurrió otra cosa que… ¡probar a poner a todo volumen canciones de AC/DC!

La idea fue de Matt Waller, un operador de avistamiento de tiburones del sur de Australia, y observó que, cuando sonaba Shook Me All Night Long o Back in Black de la banda australiana por los altavoces sumergidos debajo de la jaula, los tiburones se acercaban rápidamente a la ella.

Estudios previos de grupos de investigación de la isla de Guadalupe (uno de los lugares del mundo con mayor población de tiburones) habían demostrado que la música afectaba al comportamiento de estos animales, pero nadie había observado una reacción tan marcada ante un tipo de música.

Seguramente, lo que capta la atención de los tiburones son las bajas frecuencias que aparecen en las composiciones de AC/DC, ya que los tiburones oyen mejor a frecuencias de 20 a 1000 Hz. Lo que lo hace más interesante aún es que canciones de otros clásicos del rock, como Led Zeppelin o los White Stripes, o incluso de grupos de death metal, generan una atracción similar. Sin embargo, los tiburones tienen preferencias por algunas canciones concretas, y una de las que más les atrae (y aunque parezca broma no lo es) es If You Want Blood (You Got It).

Como era de esperar, hay escépticos que afirman que lo que atrae a los tiburones a las jaulas es la novedad del sonido, y que otros tipos de música, al no emitir vibraciones a bajas frecuencias, les pasan desapercibidos.

En cualquier caso, a nosotros nos parece una genialidad de la naturaleza poder compartir gustos musicales con estos increíblemente temidos y majestuosos animales.

Si queréis echar un vistazo aquí os dejamos un link:

¡Feliz semana! 🙂

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: