Curiosidades, ecología

La luz

Ahora que se empieza a ver un poco la luz al final del túnel, qué mejor que hablar sobre ella. El fenómeno de las olas con luz que se han podido ver estos días en las playas de California, y que son habituales en destinos como Puerto Rico o Jamaica.

Se trata de un fenómeno en el que las olas son bioluminiscentes, es decir, dan luz, pero, ¿de qué se trata exactamente?

Caminando por la playa por la noche o navegando en un mar oscuro, a menudo se ven luces brillantes en el agua. Esto es la bioluminiscencia, la emisión de luz visible por un organismo como resultado de una reacción química natural.

Una notable diversidad de animales y microbios marinos son capaces de producir su propia luz, y en la mayor parte del amplio océano, la bioluminiscencia es la principal fuente de luz. Sin embargo, la luminiscencia está casi ausente en el agua dulce, con la excepción de algunas larvas de insectos de las profundidades del lago Baikal.

Quizá si hablamos de tierra firme, los ejemplos nos sean más conocidos, como el de las luciérnagas, pero también existen otros animales luminosos como algunos escarabajos, insectos como moscas y colémbolos, algunas especies de hongos, ciempiés y milpiés, una especie de caracol y algunas lombrices de tierra. Sin embargo, por mucho que caminemos de noche en tierra firme, el fenómeno es mucho más raro que en el mar.

 

Esta diferencia entre la luminiscencia marina y la terrestre no se comprende del todo, pero existen varias propiedades del océano que podrían explicar la evolución de la luminiscencia:

  1. a) prevalecen condiciones ambientales comparativamente estables
  2. b) el océano es ópticamente claro en comparación con los ríos y los lagos
  3. c) grandes porciones del hábitat no reciben más que una luz tenue, o existen en una oscuridad continua
  4. d) se producen interacciones entre una enorme diversidad de taxones, incluidos depredadores, parásitos y presas.

Por eso, la bioluminiscencia es claramente una forma de comunicación predominante en el mar, con importantes efectos en la inmensa migración vertical diaria, las interacciones entre depredadores y presas y el flujo de material a través de la red alimentaria.

El fenómeno que explicamos hoy es “culpa” de los dinoflagelados, microorganismos unicelulares que forman parte del plancton marino.

Junto a las luciérnagas, los dinoflagelados son los organismos bioluminiscentes más comunes. Normalmente causan las luces brillantes en el agua que ven los marineros, los nadadores y los bañistas, y producen las “bahías bioluminiscentes” que son destinos turísticos en Puerto Rico y Jamaica.

En grandes cantidades, algunas especies pueden formar mareas rojas (proliferación de microorganismo que consigue teñir las aguas de una tonalidad rojiza, debido a los pigmentos que poseen), durante el día, y por la noche, la bioluminiscencia de este tipo de plancton provoca una luz azul neón al remover el agua.

El espectáculo es maravilloso.

¡Feliz comienzo de semana!

 

divulgación, ecología

LA IMPORTANCIA DE LOS CORALES

Los corales marinos son animales coloniales. En aguas tropicales y subtropicales forman grandes arrecifes.

Arrecifes de coral

Los pólipos de coral mueren con el tiempo, pero las estructuras calcáreas se mantienen y pueden ser colonizadas por otros pólipos de coral, que seguirán creando estructuras cálcicas generación tras generación. A lo largo de miles o de millones de años se forman grandes estructuras calcáreas conocidas como arrecifes de coral.

Los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas más diversos y biológicamente complejos del mundo. Un cuarto de toda la vida marina (25%) depende de los arrecifes de coral para obtener alimentos y refugio. Los arrecifes de coral sanos benefician a las comunidades de muchas maneras. Las personas de todo el mundo dependen de los ecosistemas de los arrecifes de coral, porque estos proveen alimentos, protección costera e ingresos del turismo y la pesca.

La Organización de las Naciones Unidas estima que para el año 2050 el mundo podría decirle adiós definitivo a los corales que son una pieza fundamental en los ecosistemas marinos. Entre los factores que causan el deterioro y la pérdida de los arrecifes se encuentran: el blanqueamiento del coral provocado por el cambio de temperatura de los océanos, el turismo desmedido, la pesca ilegal, y el cambio climático.

Los océanos son uno de los grandes pulmones del planeta y los arrecifes coralinos contribuyen a la reducción de los gases efecto invernadero, además de que miles de animales dependen de ellos para su subsistencia.

Vamos a ver ahora qué podría pasar si la pérdida de corales se mantiene:

Los biólogos de la conservación piensan en las interacciones entre depredadores y presas, parásitos y huéspedes, y herbívoros y plantas como una red ecológica.

La imagen de abajo muestra una versión simplificada de una red de arrecifes de coral (las redes reales tendrían miles de especies y decenas de miles de conexiones). El propósito de esto es mostrar lo que sucede cuando las especies clave se pierden de los ecosistemas.

En la parte superior de la red de arrecifes hay un tiburón. El tiburón come peces grandes, que se alimentan de peces más pequeños. Los peces pequeños se alimentan del coral y las algas, que se encuentran en el fondo de la red.

 

¿Qué pasa, por ejemplo, si la especie de coral 1 – a la izquierda abajo – desaparece?

Había una especie de pez pequeño que dependía totalmente de esa especie de coral. Cuando el coral fue eliminado, ese pez también se perdió. Esto se conoce como una especie especializada. Es un especialista en alimentarse de un tipo particular de coral y no de otros.

También había una especie de pez más grande que dependía totalmente de los peces más pequeños, y que también ha sido eliminada por completo. Esta también es una especie especializada, porque está especialmente adaptada a la presa de un pez en particular.

Las especies que se alimentan de múltiples corales no han sido eliminadas por completo, sino que se han reducido en tamaño porque sólo ha desaparecido una parte de su fuente de alimento. Estas son conocidas como especies generalistas ya que se alimentan de una amplia variedad de especies.

Hay dos aspectos clave que hay que tener en cuenta aquí:

  1. La pérdida de una especie de coral ha causado la pérdida de especies especializadas, pero no de especies generalistas.
  2. La pérdida de una especie de coral ha alterado la estructura del sistema, lo que ha dado lugar a diferentes números de las especies restantes.

¿Qué pasa si se pierden más especies de coral?

Todas las especies que dependen del coral, incluyendo los peces que se alimentan de él y los peces más grandes que se alimentan de los más pequeños, han desaparecido. Este ecosistema ya no es un arrecife de coral, sino que está dominado por las algas y los peces que se alimentan de ellas.

Este ejercicio ilustra la complejidad de la naturaleza. El efecto de la pérdida de especies depende de los vínculos particulares que cada especie tiene dentro de la red.

Esto es una simulación, porque en la naturaleza es difícil predecir cuáles serán los efectos de la pérdida de una especie. A veces el efecto puede ser muy pequeño. Sin embargo, una pequeña cantidad de pérdida adicional puede tener consecuencias dramáticas. Cuando todo el coral es eliminado, el ecosistema cambia completamente para convertirse en uno dominado por las algas. Este es el destino de muchos arrecifes de coral blanqueados.

¡Feliz comienzo de semana!