Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Hoy hablaremos de una historia serendípica, una más en Ciencia. Se trata de una técnica que revolucionó el campo de la Microbiología y que, después de más de 100 años, todavía se sigue utilizando en los laboratorios: la tinción de Gram.

Hans Christian Gram nació en 1853, y estudió Botánica en la Universidad de Copenhague. Sus estudios sobre plantas le acercaron a las bases de la farmacología y al uso del microscopio. Recién cumplidos los 30 años, se graduó en la facultad de Medicina y se estableció en Berlín. Al principio, su trabajo consistía en analizar muestras de sangre de pacientes, siendo el primero en describir un rasgo característico de la anemia, la macrocitosis, es decir, un aumento de tamaño de los glóbulos rojos.

Hans Christian Gram (Fuente: http://www.unesco.org)

Ya en 1884, mientras examinaba tejido de pulmón procedente de pacientes que habían fallecido por neumonía, Gram descubrió que ciertos tintes eran captados y retenidos con mayor facilidad por ciertas bacterias. En un primer paso, realizó un frotis con unas muestras que tenía, esto básicamente quiere decir que puso unas gotas de sangre sobre un portaobjetos de vidrio, y acto seguido lo pasó sobre la llama producida por un mechero. A continuación, vertió algunas gotas de cristal violeta sobre la muestra y, después de enjuagar con agua, añadió la solución de Lugol (es una solución de triyouduro de potasio), que actuó como mordiente para fijar el colorante. Finalmente, lavó el cristal con la muestra con etanol y acetona para eliminar los restos del tinte. Ciertas bacterias (en concreto los Pneumococos, Streptococcus pneumoniae y Klebsiella pneumoniae) retuvieron el color, mientras que otras bacterias aparecieron blanqueadas o descoloridas por el alcohol. A las primeras, las que retenían el color, se les denomina hoy en día Gram positivas, mientras que las segundas, se las conoce como Gram negativas. La explicación “científica” viene a continuación.

Tinción de Gram, en la que podemos observar bacterias Gram positivas (morado) y bacterias Gram negativas (rosa).

La tinción de Gram se basa en la capacidad de la pared celular de las bacterias para retener el colorante cristal violeta. Las paredes celulares de los microorganismos Gram positivos tienen una mayor cantidad peptidoglicanos y un menor contenido de lípidos que las bacterias Gram negativas. Cuando se añade la solución de Lugol, el cristal violeta forma un complejo con el yodo, de manera que el tinte no se puede eliminar fácilmente. El tratamiento posterior con el decolorante (en este caso una mezcla de etanol y acetona) disuelve la capa de lípidos de las células Gram negativas, a la vez que cierra los poros de la pared celular de las bacterias Gram positivas, ayudando a retener más aún el colorante (ese complejo formado por el yodo y el cristal violeta). El tiempo de decoloración de las bacterias es un paso crítico en esta tinción, por lo que un tiempo demasiado largo eliminará todo el tinte.

Detalle de la pared celular de bacterias Gram positivas y Gram negativas. Como podemos observarr, las Gram positivas tiene una mayor cantidad de peptidoglicanos, favoreciendo la incorporación del tinte. (Esquema: microbioenergetica.squarespace.com)

 

Gram nunca utilizó contratinción, que consiste en añadir a un frotis unas gotas de fucsina o safranina, para que las bacterias Gram negativas aparezcan de un color rosado. Este paso se lo debemos al patólogo alemán Carl Weigert.

El descubrimiento de Gram ocurrión en 1884, durante los años dorados de la microbiología clínica.  Fue entonces cuando Petri inventó sus placas para cultivar bacterias (1887), el agar para crecer las bacterias (1881), y Pasteur y Koch estaban en su momento álgido, descubriendo la etiología de numerosas enfermedades.

En 1892 ya era catedrático de la Universidad de Copenhague, y ya en el siglo XX, recibió numerosas condecoraciones, como la Cruz del Comandante Dannebrog (1912), o la Medalla de oro al Mérito en 1924. Gram se retiró en 1923 y falleció en 1938, a la edad de 85 años.

Como decía antes, la tinción de Gram es una técnica que hoy en día se sigue utilizando, más allá de lo que el propio Gram dijo sobre ella: “Soy consciente de que todavía es [una técnica] muy defectuosa e imperfecta”.

La serendipia, es decir, un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta, existe en Ciencia, pero también se tiene que poseer la habilidad para reconocer que se ha hecho un descubrimiento importante aunque no tenga relación el objeto de estudio.

 

Esperamos que os haya gustado, ¡os deseamos un feliz comienzo de semana!

Anuncios

¡Hola a tod@s, y buen inicio de curso!

Quizás algun@s sigáis de vacaciones, pero para los que no, hoy vamos a hablar de unos huéspedes muy curiosos, y también muy habituales. Más que de unos “veraneantes”, vamos a hablar de unos inquilinos, ya que estos huéspedes viven entre nosotros, y aún diré más, viven ¡con nosotros!

Hoy vamos a hablar de unas arañitas, los “demodex”, que viven en nuestra cara… ¡sí, sí!, lo habéis oído bien: en nuestra cara.
Demodex folliculorum, que así es su nombre en latín, es un ácaro minúsculo (menos de 0,4 mm) que vive en los poros y folículos del pelo de nuestra cara. Generalmente se puede encontrar en la nariz, la frente, la mejilla, la barbilla, y a menudo en las raíces de las pestañas. Tiene aspecto de lombriz (de ahí el dex, que significa gusano), y sus extremidades son meros tocones. Pero a pesar de su aspecto de lombriz, técnicamente es un ácaro.

Uno de sus descubridores fue un científico inglés llamado Richard Owen (1841).

Era la época de los primeros microscopios serios y los investigadores, valga la redundancia, empezaban a investigar el mundo microscópico.

Este ácaro vive cabeza abajo, en los folículos pilosos, alimentándose de secreciones y piel muerta. Cada hembra de Demodex puede poner hasta 25 huevos en un solo folículo. Las crías se aferran firmemente al pelo mientras crecen, y cuando está maduro, el ácaro sale del folículo y busca uno nuevo en el que poner sus huevos.Es decir, el ácaro abandona su hogar materno para buscar su propio hogar. Este ciclo suele llevar entre 14 y 18 días.

Estas pequeñas arañitas poseen unas garras minúsculas y una estructura en forma de aguja que hacen la función de boca con las que se alimenta de las células muertas de la piel. Su sistema digestivo apenas produce desechos, lo que hace que carezca de una abertura excretoria. Así que tranquilos, no “manchan” nuestra cara.

 

Son inofensivos y no transmiten enfermedades. Sin embargo, una sobrepoblación de Demodex podría causar trastornos de la piel, como la rosácea (una enfermedad de la piel, principalmente de la cara, caracterizada por enrojecimiento, infección de folículos pilosos, proliferación de vasos sanguíneos e inflamación).
Puede sonar un poco raro, pero son un inquilino más de nuestro cuerpo.

¡Feliz semana!

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

¿Cómo va ese verano? Esperamos que lo estéis aprovechando al máximo 😉

En estas fechas, con el calorcito, hay pocas cosas que sienten tan bien como un granizado de limón o una limonada, lo que me ha hecho pensar en los limones. Desde que tengo uso de razón, en mi casa hemos usado los limones para múltiples cosas, como dar sabor al pollo, un toque diferente a las ensaladas, acompañando con una rodaja a un refresco o un vermut, para hacer una limonada estupenda o, cómo no, para hacer experimentos de si flotan o no flotan las rodajas de limón. Sin embargo… a veces tengo la sensación de que los limones son un fruto tan común en nuestra cultura no les prestamos suficiente atención, porque… ¿quién no ha encontrado alguna vez al fondo de su nevera un limón (o parte de un limón) arrugado como una pasa, con la piel dura como una piedra?

No creo que os lo hayáis planteado hasta ahora, pero ¡realmente los limones son muy polivalentes!
Más allá de dar sabor o enmascarar sabores amargos, sirven, por ejemplo, para escribir mensajes secretos en una hoja de papel, algo que los niños (y no tan niños) encuentran fascinante.
Sin embargo, hoy vamos a hablar de otra de las propiedades “mágicas” de los limones que resulta de especial utilidad en verano. Y es que… ¿sabíais que si esparcís zumo de limón sobre la fruta cortada o las ensaladas se evita que se queden blandengues y marrones?

Los más observadores ya os habréis fijado en esto, pero ¿sabéis por qué sucede?
Cuando cortamos una fruta o una verdura, al separarla en trozos más o menos uniformes, cortamos todas las membranas de todas las células que hay en esa zona, de manera que las vacuolas y los plastidios (compartimentos de almacenaje de las células vegetales) “explotan” y liberan su contenido al medio. Entre los compuestos que se encuentran almacenados en estos compartimentos podemos encontrar unas enzimas llamadas “fenol oxidasas”, que lo que hacen es “oxidar fenoles”, como su mismo nombre indica 😛
Las enzimas son proteínas que hacen que una reacción química sea posible. Para esto las enzimas actúan sobre unas moléculas específicas (llamadas “sutratos”) que van a convertir en una molécula diferente (lo que vamos a llamar “producto”). Para que esta reacción química tenga lugar, además de tener el sustrato y el enzima disponibles, es necesario que haya unas condiciones óptimas de pH y disponibilidad de oxígeno (algunas enzimas necesitan oxígeno y otras necesitan justo lo contrario).
Traducido para mortales: cuando cortamos la fruta o la verdura, estas enzimas se liberan, tienen oxígeno disponible (como es el caso de la zona cortada, que de repente se encuentra expuesta al oxígeno atmosférico) y además entran en contacto con los fenoles liberados de las vacuolas, se produce una reacción que hace que esa zona se quede marrón.
Este proceso está “evolutivamente pensado” para que en el caso de que un fruto esté un poco dañado se ponga marrón y resulte menos “apetecible” para insectos, pájaros y otros predadores, de manera que la planta o el árbol no pierden el fruto y pueden continuar con su ciclo reproductivo normal. El problema es que a nosotros también nos resulta menos apetecible (además de saber un poco raro y el cambio de la textura).

¿Y qué pueden hacer los limones para evitar esto?
Pues bien, hay dos compuestos que pueden parar la actividad de las fenol oxidasas: la vitamina C y el ácido cítrico.
La vitamina C es un antioxidante biológico con el que reacciona la fenol oxidasa, pero que da un producto transparente en vez de marrón, lo que hace que la fruta siga del mismo color que cuando la cortamos. El ácido cítrico actúa con una “estrategia” diferente. Como su nombre indica: es ácido, es decir, tiene un pH muy bajo, lo que evita que la enzima pueda realizar su actividad de una manera normal y realentiza o para totalmente el proceso de oxidación.
Y ambos se encuentran en grandes cantidades en los limones (para que os hagáis una idea, el zumo de limón tiene 50 veces más vitamina C que las peras o las manzanas).

Interesante, ¿no?
¡Feliz semana!

Siempre se ha dicho que las cucarachas serían los únicos animales en sobrevivir ante una explosión nuclear. Esto se debe a que una cucaracha es capaz de soportar 6.400 rads (medida estándar de radiación) mientras que los seres humanos soportamos sólo 500 rads. Aunque bien es cierto que las que se encontraran más cerca de la explosión no vivirían debido a las altas temperaturas.

63A

 

Pero quizás tengamos que cambiar ese dicho, y en vez de cucarachas deberíamos hablar de los tardígrados.

¿Qué son los tardígrados? Pues son unmedical illustrationos animalitos del filo de Ecdysona dentro del reino animal, caracterizado por ser invertebrados, protóstomos, segmentados y microcópicos (500 µm de media). Se conocen como osos de agua, por su forma, y son los animales más resistentes del planeta. Viven en todas las partes del Tierra, incluso en condiciones sin agua, y también son capaces de sobrevivir en el espacio exterior.

Recientemente ha salido publicado un artículo en Scientific Reports que asegura que los tardígrados serían capaces de sobrevivir a cualquier catástrofe astrofísica. En el trabajo analizan el posible impacto de un asteroide, la explosión con rayos gamma y el estallido de una supernova. Para ello usan fórmulas matemáticas muy complejas, así que en realidad juegan con probabilidades. En los 3 eventos lo que ocurriría es que los océanos se evaporarían debido a las grandes temperaturas y se extinguirían no sólo  los humanos si no a prácticamente todas las especies. Los científicos dicen que el tardígrado sería capaz de sobrevivir a los 3 eventos.

¿Pero por qué son tan resistentes?

Lo más curioso que tienen estos animalitos es algo llamado criptobiosis . Que es la razón por la que son tan resistentes. Pueden entrar en este estado en cualquier momento de su ciclo vital, y no sólo cuando son esporas o huevos como ocurre con otras especies. Hay 5 maneras de criptobiosis, que son:

-Anoxibiosis: ocurre cuando no hay oxígeno. El tardígrado absorbe agua para compensar y se queda en un estado latente. Así sólo puede vivir 4 o 5 días.

-Enquistamiento: No se sabe las condiciones por las que esto ocurre, pero el tardígrado acumula alimento en las células, expulsa su aparato bucofarígeo y su intestino se llena de material de desecho. Así pueden aguantar 1 año casi sin consumir alimento.

-Osmobiosis: se produce cuando el tardígrado se somete a grandes presiones osmóticas como ocurre cuando está en agua salada.

-Criobiosis: este estado lo provocan las bajas temperaturas. No se congelan gracias a las ice nucleating agents, al glicerol y las trehalosas que actúan como agentes anticongelantes.

-Anhidrobiosis: este estado se alcanza cuando se evapora casi todo el agua del cuerpo del animal. Para que el tardígrado pueda sobrevivir la evaporación tiene que ser lenta.

6e82657618c9626eb6bef4498cf65d766787dc96

Si queréis saber más del tema podéis pinchar aquí.

Además de todo lo anterior, en 2007 fueron enviados al espacio exterior en el transbordador Endeavour, de la NASA y sobrevivieron. Se tuvieron que enfrentar a la radiación, a vientos solares y a las falta de oxígeno.

Así que ya veis que hay animales extraordinarios en nuestro planeta, quizás demasiado espe(a)ciales para estar aquí. Tanto es así, que en 2013 la NASA lo nombró como el mejor candidato para ser una especie extraterrestre.

tardigrade_s

Referencias:

http://www.tardigrada.es/Criptobiosis.html

“The Resilience of Life to Astrophysical Events” David Sloan, Rafael Alves Batista & Abraham Loeb. Scientific Reports 7, Article number: 5419(2017)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Buenos días!

Hoy nos hacemos eco de la noticia que apareció la semana pasada y que posiblemente muchos de vosotros conozcáis: Un grupo de científicos ha conseguido codificar una película en el ADN de una bacteria. Suena a ciencia ficción, ¿verdad? Como tal, los medios escribieron numerosos artículos al respecto, pero en ninguno de ellos me ha quedado claro lo que realmente hicieron los científicos. Así que he decidido ir al artículo original y tratar de explicar aquí la técnica que emplearon, para intentar clarificar las cosas.

Lo primero que debemos saber es qué ese una imagen digital en blanco y negro, como la que se codificó en este experimento. Una imagen digital no es más que representación numérica de una imagen bidimensional. Contiene un número fijo de filas y columnas de píxeles, y el valor numérico de cada elemento de la tabla marca la intensidad de gris del píxel correspondiente. En la siguiente imagen se ve cómo una pequeña parte de un mapa se codifica en una matriz donde se asigna el valor 0 al color negro y el 255 al color blanco.

Así pues, para codificar una imagen en el ADN, necesitamos convertir estos números en el lenguaje del ADN, que recordemos que se compone de cuatro letras: la A, la T, la C y la G. Lo que hicieron los científicos es asociar un valor de la intensidad del gris a una palabra específica. Sus imágenes eran más simples y los valores de grises oscilaban entre el 1 y el 21 (no entre el 0 y el 255, como en el ejemplo). Los científicos asignaron, por ejemplo, que la sucesión de bases TCT tuviera el valor 2 y que GAT tuviera el valor 8. De esta forma, diseñaron secuencias de ADN para grupos de píxeles de una imagen y les añadieron otra secuencia previa que decía en qué posición de la imagen se encontraban, para que la reconstrucción fuera posible.

Una vez tenían estas secuencias, utilizaron una técnica conocida como CRISPR, que es capaz de introducir estas secuencias en el ADN mediante un sistema de corta y pega genético. Dicho de otra forma, insertaron en el ADN de la bacteria conjuntos de tres bases que representaban la intensidades de los píxeles de la imagen. La bacteria que utilizaron es la Escherichia Coli, que se encuentra en el intestino de numerosos animales.

Pues bien, una película no es más que una sucesión de imágenes, así que simplemente tuvieron que insertar estas imágenes de forma consecutiva (una al día, por cuestiones técnicas) para conseguir codificar la película completa. Una vez codificada la película, sólo tuvieron que reconstruirla. Para ello, cogieron las bacterias, cortaron su ADN en trozos, y los pasaron por una máquina (llamada secuenciador) que es capaz de leer las letras que hay en cada uno de esos trozos. Una vez leídas sólo tuvieron que asignarles una posición y un instante temporal (gracias a las secuencias previas que llevaban asociadas las palabras de tres bases) para obtener la película completa. En la siguiente imagen podéis ver la película original y la reconstruida.

 

 

Este avance científico plantea una serie de interrogantes futuros, ya que abre una nueva forma de almacenar información. Podría tener aplicaciones a nivel de investigación (ya que se podrían almacenar secuencias de eventos que ha vivido la célula) e incluso a otros niveles (¿quién sabe si podría servir para codificar mensajes secretos a nivel de espionaje?). Pero muchas de ellas son mera especulación.

¡Buena semana!

 

  1. Imagen obtenida de http://hosting.soonet.ca/eliris/remotesensing/bl130lec10.html
  2. Artículo original en

¡Buenos días concienzud@s!

Hoy toca hablar sobre unos animales muy entrañables: las jirafas. Estos mamíferos artiodáctilos son fácilmente reconocibles por sus largos cuellos, andares desgarbados y sus patrones de manchas oscuras sobre su piel de color amarillento, y en especial, por ser los animales más altos del mundo. La jirafa (Giraffa camelopardalis) se localiza en un área bastante dispersa, que se extiende desde Niger hasta Somalia (oeste a este) y de Chad a Sudáfrica (norte a sur). Respecto a su hábitat, las jirafas viven en sabanas, pastizales y bosques abiertos.

 

Se conocen su morfología y su distribución, la rapidez con la que pueden desplazarse, o lo alto que pueden llegar o la fuerza de sus cuellos, pero sólo en los últimos años se han publicado trabajos detallando su comportamiento. Los primeros estudios sugirieron que los grupos de jirafas no estaban estructurados, pero ahora se cree que siguen una dinámica semejante a los chimpancés o las hienas. Se sabe que las jirafas hembra mantienen relaciones estrechas entre sí, según un estudio publicado recientemente en la revista Animal Behavior. Concretamente, forman vínculos estrechos con un selecto grupo de compañeras, y además evitan a otras hembras con las que se llevan “menos bien”.

Los científicos explican que los individuos se asocian temporalmente, dando como resultado tamaños de grupo fluctuantes.

El grupo de investigación, perteneciente a la Universidad de Queensland (Australia), identificó y siguió la pista a diferentes individuos, claramente diferenciables por su patrón de manchas, que los hace únicos.

Las hembras elegían a miembros de un grupo, al que se asociaban, y evitaban intencionadamente a otros miembros y grupos. Esta conducta podría deberse al uso de las mismas localizaciones para alimentarse, aunque los integrantes del grupo de investigación no descartan que las jirafas se reconozcan mutuamente de cuando eran jóvenes y vivían en grupos (al estilo de las “guarderías”), algo ampliamente descrito en el mundo animal.

Sin embargo, los machos presentan un comportamiento menos gregario y muchos deciden vagar en solitario tan pronto como alcanzan la madurez. Si hay pocas oportunidades de apareamiento, algunos estudios sugieren que las jirafas macho pueden formar “amistades” entre sí, pero por norma general, los machos se caracterizan por ser solitarios y luchadores.

Normalmente un macho más viejo es retado por un joven para demandar el apareamiento por una hembra. En primer lugar se sitúan uno junto al otro, empujándose para juzgar cuál es el más fuerte. En peleas igualadas, es normal que se intercambien golpes brutales con los cuellos, y raramente utilizan los osiconos, estructuras similares a cuernos, aunque a veces pueden ocasionar lesiones. El desenlace más común es el de un macho victorioso y uno magullado, pero puede darse que uno de los contendientes acabe muerto.

Os dejamos un escalofriante vídeo:

Esperamos que os haya gustado. ¡Buena semana concienzud@s!

 

Fuentes:

  • Carter, Jennifer M. Seddon, Celine H. Frère, John K. Carter, Anne W. Goldizen. Fission–fusion dynamics in wild giraffes may be driven by kinship, spatial overlap and individual social preferences, Animal Behaviour, Volume 85, Issue 2, 2013, Pages 385-394, ISSN 0003-3472.
  • BBC Nature.

Hola concienzud@s,

Con este título tan sorprendente os quiero hablar del trabajo del chef Ángel León que tras 5 años de colaboración con el Campus de Excelencia Internacional del Mar CEI.MAR ha conseguido integrar la bioluminiscencia en la cocina.

La bioluminiscencia es un fenómeno que se da en ciertos organismos que son capaces de transformar la energía química en energía lumínica.

Una enzima, la luciferasa, cataliza la oxidación de un sustrato de proteína, la luciferina, que emite luz.

Ángel León utiliza una larva de cangrejo originario de Cádiz alimentado con un plancton bioluminiscente que se congela y posteriormente se liofiliza y cuando se pone en contacto con un líquido se produce la reacción química anteriormente descrita desprendiéndose luz.

 

luz_mar

 

Os dejo con un vídeo de la presentación de este producto porque en este caso y más que nunca sobran las palabras…

 

   Hola ConcienzudXs,

   La imagen que traemos esta semana nos recuerda la célebre frase del escritor científico Loran Eisely “Si hay magia en este planeta está contenida en el agua”.

   El agua, tan esencial pero a la vez cotidiana en nuestras vidas esconde secretos que desconocíamos. Ya sabíamos que algunas de sus propiedades como el punto de fusión, densidad o capacidad de calor, la diferencia de otros líquidos. También sabíamos que estas propiedades contribuyeron a la aparición de la vida. Ahora, un estudio publicado por un equipo de la Universidad de Estocolmo en PNAS desvela que el agua presenta dos fases líquidas con características diferentes, por lo que puede manifestarse como dos fluidos distintos.  Según Lars G.M. Pettersson, uno de los investigadores del estudio, “Los nuevos resultados apoyan al modelo en el que el agua a temperatura ambiente no puede decidir en cuál de las dos formas estar, alta o baja densidad, lo que resulta en fluctuaciones locales entre las dos”.

   Sin duda esta información podría ayudar a mejorar las técnicas de purificación y desalinización del agua, uno de los mayores desafíos  para un mundo cada vez más castigado por el cambio climático.

Resultado de imagen de agua dos liquidos diferentes

   ¡Buen comienzo de semana a todXs!

El calor ya nos está golpeando desde hace días, y esto cada vez se vuelve más molesto. Los hay que harán tonterías, como vimos la semana pasada, y los que todavía no tienen el mar cerca, y tienen que trabajar, intentarán refrescarse de mil maneras, pero, ¿nadie se ha preguntado qué les pasa a los animals durante las temperaturas extremas? Hoy vamos a hacer un breve repaso sobre algunas de las adaptaciones de los animales a las altas temperaturas.

La adaptación más importante es cómo los animales regulan su temperatura corporal, es decir, lo que todos conocemos como “animales de sangre caliente” y “animales de sangre fría”.

Los animales de sangre caliente, aves y mamíferos en su mayoría, necesitan mantener una temperatura corporal constante o sufrirían consecuencias nefastas. Hay conseguido adaptarse sin que la temperatura exterior sea un impedimento, es decir, hay conseguido mantener una temperatura interna más o menos constante. Esta varía entre los individuos, pero suele oscilar entre los 36 ° C y los 40 ° C.

Por el contrario, los animales de sangre fría dependen de la temperatura exterior, ya que no mantienen una temperatura interna constante. Si por ejemplo fuera hay una tempeartura de 10 ° C, su temperatura corporal con el tiempo será de 10° C, mientras que si fuera hay 37°C, su temperatura subirá hasta esta cifra.

Pero lo que nos interesa más ahora mismo es, ¿cómo nos podemos mantener frescos?

La respuesta es ¡sudando!

Cuando hace calor, ¿qué es lo primero que pasa? Empiezas a sudar. El adulto promedio tiene 3 millones de glándulas sudoríparas. No es la sudoración lo que te enfría, sino más bien la evaporación de este sudor. La evaporación es un cambio de fase endotérmico, es decir, se produce con gasto de energía, la cual se extrae del cuerpo, y de esta manera lo enfría.

Cada vez que pierdas energía, es decir, cada vez que sudes, tu cuerpo se sentirá más fresco.

¿Y los animales sudan? La mayoría no, pero algunos lo hacen. Los perros sudan principalmente entre las almohadillas en la parte inferior de sus patas. Una excepción notable es el terrier sin pelo americano, que tiene glándulas sudoríparas por todo su cuerpo.

Los gatos no sólo tienen glándulas sudoríparas en las almohadillas de sus patas, sino también en sus lenguas, así que cuando veas que un gato se lame, puede ser que no se esté limpiando, sino que se esté refrescando, ya que esa saliva esparcida por todo su cuerpo se evaporaría sirviendo para refrescar al animal. Los canguros, por ejemplo, también se lamen los antebrazos con este mismo objetivo.

En cambio, los animales que viven en climas muy calientes no pueden permitirse el lujo de sudar, ya que el agua escasea en esos lugares, y tienen que prevenir esa pérdida de agua en forma de sudor, de sus cuerpos. Una gran cantidad de agua se pierde a través de la respiración, por lo que los animales del desierto se han adaptado expulsando el aire seco durante la respiración, y reabsorbiendo el agua presente en su aliento antes de ser completamente expulsada.

Mientras no tengamos otro tipo de adaptación, ¡a beber agua para sudar!

 

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!!

No sabemos dónde viviréis exactamente, pero creemos que podemos afirmar, sin miedo de equivocarnos demasiado, que sea donde sea: ¡estaréis tostados de calor! (Salvo aquellos de vosotros que nos leáis desde el hemisferio sur 😉 ).

Y es que, aunque estemos en junio, el verano ya está aquí, y eso nos ha hecho pensar en una de las mejores cosas que tiene el año: ¡las vacaciones!

Siempre es divertido elegir el lugar, planear qué se va a hacer, organizarlo con amigos… Pero a veces, el calor, la desconexión derebral o la presión social pueden hacernos cometer estupideces que de otra manera no haríamos.

Podríamos hablaros de las dietas, las rutinas imposibles de gimnasio para conseguir un cuerpo diez en una semana… pero, como hace calor, hemos decidido hacer un post ligerito de leer, y traeros algunas de las grandes estupideces que ha hecho la gente durante las vacaciones.

Damos fe de que son reales, aunque cueste creerlo.

Por ejemplo…. Imaginaos que estáis con unos amigos en el famoso parque nacional de Yellowstone, en Estados Unidos. Veis una de esas maravillosas fuentes termales multicolores… y, de pronto, a alguien se le ocurre: Hace calor, ¿Por qué no nos bañamos?

Lo creáis o no esto sucedió hace unos años, aunque el contexto fue un poco diferente.

Cuatro blogeros de High on Life se vieron envueltos en medio de un incendio mientras iban andando fuera de pista alrededor de una de las termas más populares de Yellowstone: el Grand Prismatic Spring. Es una de las más grandes de Estados Unidos y es un ecosistema muy delicado y curioso, en el que bacterias que crecen a diferentes temperaturas extremas le dan un colorido aspecto a la terma (como podéis ver en la imagen). Los blogeros acabaron un poco “escaldados”, porque, además de las quemaduras que sufrieron por la temperatura del agua, tuvieron que enfrentarse a la furia de los vigilantes del parque por poner en peligro, no solamente a ellos, sino al delicado ecosistema.

Pero no son los únicos que han dado quebraderos de cabeza a los vigilantes de Yellowstone. El pasado mayo una pareja de turistas encontró una cría de bisonte en medio de la carretera y “decidieron” que era una cría abandonada. ¿Y qué haría todo buen ciudadano al ver una cría de mamífero abandonada? ¡Exacto! En vez de dar parte a los guardas o dejar que la nautraleza siguiera su curso, decidieron meterla en la parte de atrás del coche para “rescatarlo”. Cuando los guardas detectaron la situación fueron al encuentro de los turistas y liberaron al pobre bisonte.

Si la pareja intentó hacerlo para salvar al bisonte, o se lo quisieron llevar de mascota, será algo que nunca sabremos, pero no serían los primeros que intentan llevarse la fauna local a su casa.

¿Qué creéis? ¿Será un osezno? ¿Un cervatillo? Vamos a daros una pista. El acontecimiento tiene lugar cada año en Shark Valley, en el parque nacional de los Everglades. Alguno de vosotros estará pensando: pero si ahí no hay osos, ni cervatillos, ahí lo que hay… ¡Ahí lo que hay son caimanes!

¡Exacto! Por estúpido que pueda parecer, cada año hay varios turistas que intentan robar crías de caimán. Más allá del peligro que puede entrañar tener éxito, que el caimán crezca y se coma al perro de tu vecino, las crías de caimán “lloran” cuando se ven amenazadas. Y este llanto atrae a las madres… cuya reacción os podéis imaginar.

Caimán 1 – Humanos 0.

Pero lo más estúpido que hemos encontrado es consecuencia no del calor, ni de las compañías, sino de la más absoluta desconexión cerebral… por llamarlo de alguna manera. Pongámonos en situación. Imaginad que estáis en Florida, y vais a ver un parque natural en el que hay árboles que tienen hasta 3500 años. En concreto, imaginad que estáis junto a un ciprés de esta edad conocido como “el Senador”. ¿Qué haríais? ¿Tumbaros al abrigo de su sombra? ¿Tiraros una foto para colgarla en vuestras redes sociales? ¿Admirar su grandeza? Puede ser… pero no es eso lo que decidió hacer una mujer estadounidense. De hecho… decidió que lo mejor que podía hacer era colocarse, y como fumar metanfetaminas es algo que ni está aceptado socialmente, ni es legal… Y el árbol estaba hueco… ¡Efectivamente! Decidió colocarse dentro del árbol hueco, con tan mala suerte que incendió el tronco, y quemó todo el árbol.

Así que ya sabéis, no dejéis que el calor os fría el cerebro y tened mucho cuidadito con lo que hacéis estas vacaciones, o podéis terminar siendo los protagonistas de uno de nuestros posts…

¡Disfrutad ConcienzudXs!

 

 

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: