Curiosidades, Neurociencia

¿Y si tuvieras bacterias en el cerebro… y no fueran malas?

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

Hasta ahora teníamos la idea de que el cerebro, al igual que el resto del sistema nervioso central, es un sistema inmunoprivilegiado y de difícil acceso para células circulantes de la sangre y organismos patógenos, ya que está recubierto por una capa llamada barrera hematoencefálica que, como su nombre indica actúa como una barrera entre la sangre y el sistema nervioso.

Históricamente se ha considerado que las bacterias son un gran enemigo del sistema nervioso, ya que producen infecciones y enfermedades muy graves, como la encefalitis o la meningitis, que nos pueden llevar a la muerte.

En los últimos 10 años, se ha empezado a hacer un cambio de mentalidad en la investigación en neurociencia, en el que si bien las bacterias que se infiltran al sistema nervioso serían “malas”, porque, como hemos mencionado, son patógenas, habría otras bacterias que podrían estar relacionadas o incluso ser beneficiosas o modificar enfermedades del sistema nervioso, como son la microbiota que forma parte de nuestra flora intestinal. De hecho, esta última afecta a nuestra salud actuando a nivel de diferentes órganos del cuerpo, no sólo del cerebro, sino que controlan nuestro peso, riesgo de padecer ciertas enfermedades, e incluso se han relacionado con depresión y ansiedad. De manera que hay una nueva corriente de investigación en neurociencia que se encarga del estudio de cómo esta microbiota afecta a multitud de enfermedades neurodegenerativas, entre las que se encuentran la esclerosis múltiple, el Parkinson o el Alzheimer.

Sin embargo, y contra todo pronóstico, la semana pasada se publicó una noticia que va a dar un vuelco al mundo de la neurociencia, y es que, según un estudio que científicos de la Universidad de Alabama mostraron en la Society for Neuroscience (un congreso que ha congregado a más de 8.000 neurocientíficos de todo el mundo) han encontrado pruebas de que ¡hay bacterias viviendo en nuestro cerebro!

En esta imagen de microcopía obtenida por el Dr. Roberts se puede ver cómo hay bacterias  (estructuras ovaladas, algunas de ellas con precipitados negros) a la izquierda de una célula sanguínea (la célula gris oscuro de la derecha).

Este descubrimiento supone un cambio de paradigma, porque implicaría que tenemos una “microbiota” propia del cerebro viviendo dentro de él, incluso dentro de sus células. El estudio es preliminar, y los propios autores no descartan que, al haberse realizado en cerebros de cadáveres, estos podrían haberse contaminado. Sin embargo, la posibilidad de que una población de bacterias residente en el cerebro pudiera influir los procesos cerebrales en condiciones fisiológicas y patológicas ha generado una gran expectación.

El estudio en sí se realizó en 34 cerebros, la mitad provinientes de personas sanas y la mitad de personas que padecían de esquizofrenia. Al analizarlos en detalle se han encontrado con que hay bacterias en cada uno de esos cerebros, y que están distribuidas a lo largo de los cerebros, no sólo en regiones localizadas (lo que sugiere que no se trata de una contaminación).

Al encontrarse con este “descubrimiento” decidieron hacer una prueba con ratones de laboratorio, y lo que encontraron les dejó alucinados: los cerebros de ratones normales (con microbiota en su tracto intestinal ) tenían bacterias en el cerebro, mientras que aquellos que no tenían microbiota en su tubo digestivo no tenían bacterias en el cerebro. Es más, las bacterias que encontraban en el cerebro eran de tres grupos de la microbiota de los ratones normales: Firmicutes, Proteobacteria, y Bacteroidetes.

Este descubrimiento ha hecho que inicien una nueva línea de investigación para descubrir cómo han llegado al cerebro esas bacterias y cuál es su función allí. ¿Serán benignas? ¿Serán patógenas?

¡Os mantendremos informados!

Si queréis ampliar un poco esta información aquí tenéis un link de libre acceso a la noticia publicada en Science: https://www.sciencemag.org/news/2018/11/do-gut-bacteria-make-second-home-our-brains

Anuncios
Naturaleza y Biología

Plantas de interior para la contaminación interior

Nuestro entorno se ha deteriorado notablemente en los últimos años debido al rápido aumento de la contaminación ambiental. La disminución de los bosques, el crecimiento de la población, las emisiones de los coches y las industrias,  y otras actividades humanas indeseables, son los principales responsables de este escenario. Los que vivís en las ciudades sabréis de lo que hablo, sobre todo.

A la vista de este escenario, ahora es esencialmente recomendable convertirse en protector, productor y cuidador del medioambiente,  y no en depredador, contaminador y consumidor de la Tierra. Sigue leyendo “Plantas de interior para la contaminación interior”

Curiosidades, Descubrimientos y Tecnología

Espionaje por el móvil: ¿realidad o mito?

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

Esta semana os vamos a hablar de algo que todos nos hemos planteado alguna vez, y es que… ¿a quién no le ha pasado que mira cosas por internet y luego le bombardean con publicidad sobre ellas? O incluso que tenéis una conversación telefónica sobre un tema y, de repente, te salen sugerencias relacionadas con ese tema en tus búsquedas. O más perturbador aún: habláis con amigos tomando algo sobre un tema con el móvil en la mesa… y la próxima vez que os metéis en google os sale publicidad de eso de lo que habéis estado hablando. ¿Nos estamos volviendo paranoicos o es una realidad que nos espían?

Os tranquilizaremos sobre lo de las búsquedas y la publicidad, ya que, cuando nos metemos en una web, generalmente aceptamos las cookies del sitio (la mayor parte de veces sin leer la política de privacidad). Con este gesto, estamos permitiendo que el sitio aparezca entre nuestros “favoritos” en los anuncios, de manera que esto no se puede considerar espionaje como tal.

Sin embargo, es por este tipo de costumbres que tenemos, el no leer la política de privacidad, cuando nos descargamos un App en el móvil, o cuando usamos un buscador (como Google), que, en ocasiones, podemos sentir vulnerada nuestra privacidad, porque estamos permitiendo a las multinacionales acceder y archivar casi toda nuestra información. Para muestra un botón: Google guarda todas las búsquedas que hagas a través de él, ya sea desde el buscador, o por aplicaciones (tipo google maps, Facebook, YouTube, etc.). De hecho, si soléis usar Google voz o el micrófono en general, deberíais saber que existe una página sobre registro de voz en la que se puede acceder a los audios de todas las búsquedas que hayáis hecho, ya que Google los tiene almacenados. La forma más sencilla de impedir a Google recopilar nuestros audios es desactivar el asistente virtual y nunca utilizar la búsqueda por voz, aunque esto limite las funciones de vuestro dispositivo Android.

¿Os estamos tomando el pelo? La realidad es que no, esta es una práctica legal que hace Google. El motivo de almacenar estos datos, según ellos, es que con ello pueden mejorar sus servicios de reconocimiento de voz.

¡Madre mía! Seguro que a estas alturas del post, más de uno y más de dos de vosotros estáis mirando con recelo a vuestro móvil e incluso algún radical se está pensando tirarlo por la ventana… Ante todo: calma. Y es que, si habéis decidido no restringir la privacidad de vuestras cuentas, aún hay esperanza y podéis acceder a todos estos datos (y borrarlos si lo estimáis oportuno).

¿Cómo?

En myactivity.google.com podéis encontrar desde las últimas búsquedas que habéis hecho, hasta el historial de ubicaciones, información del dispositivo, información sobre “no me interesa”, “me gusta” o “no me gusta”, respuestas a encuestas o comentarios en videos o publicaciones de la comunidad de YouTube, intereses y suscripciones a notificaciones, preferencia de noticias, pedidos… ¡De todo! Y, lo que es peor… ¡¡desde la primera vez que decidisteis usar Google!!

Lo que puede perturbaros un poco más es que, en esta misma web, podéis encontrar información de llamadas y  mensajes o el historial del archivo de datos que hayas creado, descargado y exportado desde Google.

¡Pero aquí viene la buena noticia! Podéis borrar todo el contenido que estiméis oportuno desde esta misma web.

Además, y para que estas situaciones no se repitan, podéis modificar vuestras preferencias de privacidad de todas y cada una de las Apps que tengáis instaladas en vuestro móvil.

¡Así que ya sabéis! ¡Todo tiene solución!

Esto sí que da miedo, y no Halloween 😛

¡Feliz semana!

 

 

Salud y bienestar

¿Es posible frenar la calvicie?

 

homer-simpson

Un grupo de científicos cree que sí.

Homer-simpson-1280x1024

En un estudio publicado recientemente en la revista Nature Communications, Ralf Paus y colaboradores muestran como un compuesto sintético similar al sándalo es capaz de prolongar el crecimiento del cabello en fragmentos de piel sobrantes procedentes de “liftings” faciales.

Schematic-of-the-human-hair-follicle-The-hair-follicle-contains-both-mesenchymal-and_W640

Representación de un folículo piloso donde se puede apreciar papila dérmica (dermal papilla) y la matriz pilosa (hair matrix). Imagen tomada del artículo “The Hair Follicle: An Underutilized Source of Cells and Materials for Regenerative Medicine. Almquist et al. 2017”.

 

El Sandalore®, nombre con el que se conoce a este compuesto, activa un receptor olfativo llamado OR2AT4 que se encuentra en la vaina de la raíz de los folículos pilosos humanos.

dp
Imagen del artículo de Pau y colaboradores, donde podemos observar un corte de las estructuras mencionadas en la imagen del folículo piloso (DP papila dérmica, HM matriz) y la localización del receptor OR2AT4 marcado en verde mediante inmunofluorescencia.

 

La activación de este receptor da lugar a una disminución en la muerte celular, así como a un aumento de la disponibilidad de IGF-I, un factor de crecimiento semejante a la insulina que además también contribuye a frenar la apoptosis o muerte celular.

Aunque quizá nos sorprenda que existan receptores olfativos en otros tejidos alejados de las fosas nasales, esto no quiere decir que seamos capaces de oler con el pelo ni mucho menos. Los receptores olfativos forman parte de un sistema de señalización quimio-sensorial que se desarrolló, evolutivamente hablando, mucho antes que la sensación de olfato y, por tanto, estos receptores tienen diversas funciones en otras regiones.

Actualmente se está llevando a cabo un ensayo clínico con este compuesto para analizar su utilidad para evitar la pérdida de cabello en personas, pero no conoceremos los resultados hasta el año que viene.

Salud y bienestar

¿Sabéis lo que es el síndrome de olor a pescado?

¡Hola concienzudos! Este es un tema delicado y no se habla mucho de ello, ya que cuando se conoce a alguien con este síndrome muchos piensan que el motivo de que huelan así es que no se lavan.

COMO COMBATIR MALOS OLORES CORPORALES CON RECETAS CASERASY nada más lejos de la realidad. Resulta que es una enfermedad reconocida de la que se saben las causas pero que socialmente está muy mal vista debido a los síntomas que presenta. Con este síndrome tu sudor, aliento y orina huelen a pescado. O como dijo Shakespeare en La Tempestad: “Él huele como a pescado; un tremendamente antiguo y oloroso pescado….”. Así que como véis, es una enfermedad que lleva muchos años entre nosotros.

como-eliminar-el-olor-a-pescado-11

bromhidrosis-3-300x188

No hay que confundir esta enfermedad con la bromhidrosis, que es el mal olor corporal causado por la hipersudoración. El sudor en sí es inodoro, pero cuando sale empieza a ser poblado por bacterias que degradan el compuesto formando ácidos grasos y amonio que huelen muy mal.

¿Pero qué les pasa a estas personas que huelen a pescado?

El nombre de la enfermedad es trimetilaminuria(TMAU), y es un desorden metabólico que causa un defecto en la normal producción de la enzima flavinmonooxigenasa3 (FMO3).

Esta enzima metaboliza la trimetilamina (TMA), que es un compuesto que se encuentra en la dieta y la convierte en la forma inactiva “óxido de trimetilamina”. Cuando la enzima falla, la trimetilamina se acumula en el organismo y debe ser expulsada mediante las secreciones corporales como el sudor o la orina, y es la que da ese olor a pescado.

b2ap3_large_sindrome-de-olor-a-pescado

Este fallo en la enzima puede deberse principalmente por dos motivos. La primera es porque la persona haya heredado un gen mutado que haga que esta enzima no se forme, y a esto se le llama trimetilaminuria primaria. Para que este gen “defectuoso” tenga su efecto debe encontrarse en ambos pares de cromosomas, por lo que tiene un patrón de herencia autosómica recesiva. citrina7_herencia_autosomica_recesivaEs decir, que tus padres pueden ser personas sanas, pero que uno de los cromosomas tengan una copia del gen mutado (y en el otro no). Si la mujer (o el hombre) tienen también una copia en uno de los cromosomas, tienen una probabilidad del 25% de transferir esta mutación a la descendencia. Esto son los casos más comunes de trimetilaminuria.

Pero también puede producirse una TMAU secundaria, que se da cuando hay un fallo hepático que hace que la enzima no funcione correctamente.

Para diagnosticar esta enfermedad se mide la relación trimetilamina/trimenilamina oxidada en la orina. Y también se pueden hacer estudios genéticos para saber si tienes el gen mutado.

La mala noticia de todo esto es que la enfermedad no tiene cura, pero parece que ciertos cambios en la dieta como comer menos alimentos que contengan colina, carnitina, azufre y nitrógeno pueden ayudar. Además de tomar pequeñas dosis de antibióticos o lavarse con geles con pH ligeramente ácido.tma_01_x500

En 2004 salió un estudio que dice que la ingesta diaria de carbón activado y/o clorofilina de cobre pueden mejorar significativamente la enfermedad en estos pacientes. El problema del carbón activado es que aunque es bastante seguro, sólo se puede dar durante un corto periodo de tiempo y por lo tanto cuando dejas de tomarlo vuelve el problema. Por lo que definitivamente no hay muchas soluciones para el problemas.

¡¡¡Feliz Semana Concienzud@s!!!

Nuestras actividades

¡¡Gracias a todos por participar!!

¡Hola concienzudXs!

Hoy hace justo una semana de nuestras charlas por la Noche Europea de los Investigadores y la Jornada de Puertas Abiertas, así que hemos decidido haceros un pequeño resumen de la experiencia para los participantes y para aquellos que os las perdisteis 😉

Comenzamos la Noche con la charla “¿Qué es esa voz en tu cabeza?”, en la que Patri Tezanos nos habló de esa vocecilla que escuchamos en nuestra cabeza. Nos contó cosas tan interesantes como que dedica la mayor parte del tiempo al pensamiento crítico, y a pensar en familiares y amigos (lo cual unido explica por qué en ocasiones somos tan criticones con nuestras familias), o que cuando escuchamos esa voz se activan en nuestro cerebro las mismas zonas que se activan para mover los labios y la lengua cuando hablamos (entre otras) aunque no los estemos moviendo físicamente. Algo que nos dejó bastante impactados es que hay personas que no escuchan esa voz, sino que piensan en imágenes.

Como viene siendo habitual estuvisteis muy participativos tanto a lo largo de la charla como en el turno de preguntas (¡GRACIAS!) y surgieron temas tan interesantes como si esa voz que nos habla lo hace en primera o en tercera persona o que si la gente que “no tiene filtro” escucha esta voz.

Patri respondió a todas vuestras dudas y la despedisteis con una gran ovación.

 

Tras un breve receso para tomar un pequeño picoteo y recargar pilas, Andrea Crespo captó nuestra atención con “El lado oscuro de la ciencia”, en la que descubrimos que a lo largo de la historia algunos “científicos” se han escudado en el nombre de la ciencia para hacer verdaderas excentricidades, algunas de las cuales han aportado conocimiento científico y otras de las cuales no han servido para mucho.

Para que os hagáis una idea: habló desde asesinos que mataban para vender sus cadáveres a la facultad de medicina en Edimburgo a principios del siglo XIX, hasta experimentos psicológicos realizados con bebés para demostrar que el condicionamiento se puede realizar con humanos. Todo esto pasando por diversas historias relacionadas con nazis, o cómo un 65% de la población daría una descarga mortal a otra persona si cree que está haciendo algo positivo para el mundo porque un superior se lo manda.

 

Una de las historias que más os impactó fue la de un científico que decidió dejarse morder por una serpiente cuyo veneno no tenía antídoto, para poder hacer una descripción detallada de los síntomas en su cuaderno de laboratorio, hasta que final (e ineludiblemente) murió. De hecho, uno de los asistentes nos regaló una ilustración del momento.

Por último, Andrea nos explicó cómo es la investigación animal a día de hoy en nuestro país y en el mundo en general y nos tranquilizó bastante descubrir que hay una regulación muy estricta de los experimentos que se pueden llevar a cabo hoy en día tanto con animales como con humanos.

A pesar de las horas también estuvisteis muy participativos tras esta charla, y finalmente clausuramos la Noche Europea de los Investigadores con otro gran aplauso para nuestra ponente.

Algunos de vosotros madrugasteis el sábado para acudir a nuestra Jornada de Puertas Abiertas.

Tras la proyección de un video en el que os explicamos qué es el Instituto Cajal y qué tipo de investigaciones realizamos en este centro, nos dirigimos a la Biblioteca, donde os hablamos de la figura de D. Santiago Ramón y Cajal, su vida y sus aportaciones científicas (aunque hemos de decir que muchos de vosotros ya veníais con la lección aprendida de casa, lo cual fue una sorpresa muy gratificante). Aquí pudisteis ver también la mesa en la que trabajaba Cajal, su microscopio y algunas de sus preparaciones y fotografías.

Después, tuvisteis la oportunidad de ver equipos tan impresionantes como un microscopio confocal, uno de fluorescencia, un citómetro o una PCR cuantitativa, aunque creemos que el equipo que más os gustó fue el vibratomo, en el que pudisteis cortar cerebros de ratón 🙂

Por último, terminamos la jornada con una visita a los laboratorios, en la que, además de ver cómo es un laboratorio de investigación, pudisteis sentiros científicos por un día haciendo una tinción de hematoxilina eosina en cortes de cerebro de ratón.

La verdad es que fue un fin de semana muy intenso, pero lo disfutamos muchísimo. ¡Esperamos veros en futuras actividades!

Alimentación

Ya sabemos que el agua no se convierte en vino. ¿Pero se puede convertir la grasa en agua?

Todos hemos oído hablar de la milagrosa transformación de agua en vino (y muchos más han soñado con repetirla), o de la infatigable búsqueda de los alquimistas intentando convertir el plomo en oro. Estos son sólo algunos intentos (infructuosos hasta el momento) de obtener bienes valiosos a partir de lo que nos sobra.

Y ¿qué nos sobra hoy en día? Kilos, sin duda nos sobran kilos. En una sociedad en la que cada vez hay mayor incidencia de sobrepeso y obesidad (16.7% de la población española en 2017, según la OCDE), y a la vez una mayor obsesión con la forma física, muchos pensarán que sería genial poder convertir esa grasa, esos kilos de más, en algo como agua. Pero esto no sería ningún milagro, esto es algo que ocurre actualmente en nuestro organismo y que para algunas especies supone una importante adaptación a su ambiente. Sigue leyendo “Ya sabemos que el agua no se convierte en vino. ¿Pero se puede convertir la grasa en agua?”