Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Entradas etiquetadas como ‘ciencia’

El lado oscuro de las jirafas

¡Buenos días concienzud@s!

Hoy toca hablar sobre unos animales muy entrañables: las jirafas. Estos mamíferos artiodáctilos son fácilmente reconocibles por sus largos cuellos, andares desgarbados y sus patrones de manchas oscuras sobre su piel de color amarillento, y en especial, por ser los animales más altos del mundo. La jirafa (Giraffa camelopardalis) se localiza en un área bastante dispersa, que se extiende desde Niger hasta Somalia (oeste a este) y de Chad a Sudáfrica (norte a sur). Respecto a su hábitat, las jirafas viven en sabanas, pastizales y bosques abiertos.

 

Se conocen su morfología y su distribución, la rapidez con la que pueden desplazarse, o lo alto que pueden llegar o la fuerza de sus cuellos, pero sólo en los últimos años se han publicado trabajos detallando su comportamiento. Los primeros estudios sugirieron que los grupos de jirafas no estaban estructurados, pero ahora se cree que siguen una dinámica semejante a los chimpancés o las hienas. Se sabe que las jirafas hembra mantienen relaciones estrechas entre sí, según un estudio publicado recientemente en la revista Animal Behavior. Concretamente, forman vínculos estrechos con un selecto grupo de compañeras, y además evitan a otras hembras con las que se llevan “menos bien”.

Los científicos explican que los individuos se asocian temporalmente, dando como resultado tamaños de grupo fluctuantes.

El grupo de investigación, perteneciente a la Universidad de Queensland (Australia), identificó y siguió la pista a diferentes individuos, claramente diferenciables por su patrón de manchas, que los hace únicos.

Las hembras elegían a miembros de un grupo, al que se asociaban, y evitaban intencionadamente a otros miembros y grupos. Esta conducta podría deberse al uso de las mismas localizaciones para alimentarse, aunque los integrantes del grupo de investigación no descartan que las jirafas se reconozcan mutuamente de cuando eran jóvenes y vivían en grupos (al estilo de las “guarderías”), algo ampliamente descrito en el mundo animal.

Sin embargo, los machos presentan un comportamiento menos gregario y muchos deciden vagar en solitario tan pronto como alcanzan la madurez. Si hay pocas oportunidades de apareamiento, algunos estudios sugieren que las jirafas macho pueden formar “amistades” entre sí, pero por norma general, los machos se caracterizan por ser solitarios y luchadores.

Normalmente un macho más viejo es retado por un joven para demandar el apareamiento por una hembra. En primer lugar se sitúan uno junto al otro, empujándose para juzgar cuál es el más fuerte. En peleas igualadas, es normal que se intercambien golpes brutales con los cuellos, y raramente utilizan los osiconos, estructuras similares a cuernos, aunque a veces pueden ocasionar lesiones. El desenlace más común es el de un macho victorioso y uno magullado, pero puede darse que uno de los contendientes acabe muerto.

Os dejamos un escalofriante vídeo:

Esperamos que os haya gustado. ¡Buena semana concienzud@s!

 

Fuentes:

  • Carter, Jennifer M. Seddon, Celine H. Frère, John K. Carter, Anne W. Goldizen. Fission–fusion dynamics in wild giraffes may be driven by kinship, spatial overlap and individual social preferences, Animal Behaviour, Volume 85, Issue 2, 2013, Pages 385-394, ISSN 0003-3472.
  • BBC Nature.

¿Y si pudiéramos comer la luz del mar?

Hola concienzud@s,

Con este título tan sorprendente os quiero hablar del trabajo del chef Ángel León que tras 5 años de colaboración con el Campus de Excelencia Internacional del Mar CEI.MAR ha conseguido integrar la bioluminiscencia en la cocina.

La bioluminiscencia es un fenómeno que se da en ciertos organismos que son capaces de transformar la energía química en energía lumínica.

Una enzima, la luciferasa, cataliza la oxidación de un sustrato de proteína, la luciferina, que emite luz.

Ángel León utiliza una larva de cangrejo originario de Cádiz alimentado con un plancton bioluminiscente que se congela y posteriormente se liofiliza y cuando se pone en contacto con un líquido se produce la reacción química anteriormente descrita desprendiéndose luz.

 

luz_mar

 

Os dejo con un vídeo de la presentación de este producto porque en este caso y más que nunca sobran las palabras…

 

Leche con lactosa o sin lactosa

Buenos días concienzud@s, hoy os quiero hablar de la nueva moda que se está imponiendo de tomar leche y otros derivados lácteos sin lactosa.

Si nos fijamos en los anuncios tanto en prensa como en televisión cada vez más marcas nos ofrecen estos productos asegurándonos además que si los tomamos vamos a tener unas digestiones mucho más ligeras y vamos a sentirnos mejor.

La primera pregunta que debemos hacernos para saber si esto es cierto es qué es la lactosa.

leche

La lactosa es un disacárido formado por una molécula de glucosa y otra de galactosa. Es el principal azúcar de la leche, de ahí su nombre, y constituye entre el 4-5% del contenido total dependiendo de la especie animal.

Para absorber este hidrato de carbono necesitamos lactasa que es una enzima producida en la mucosa intestinal que hidroliza o rompe el disacárido en las dos moléculas que lo forman y éstas son absorbidas en las microvellosidades intestinales.

Cuando una persona no produce la suficiente cantidad de esta enzima y es intolerante, la lactosa que no puede ser absorbida en su forma dímera llega al colon donde es fermentada por las bacterias intestinales produciendo entre otros compuestos indeseados ácido y gas que son los responsables de los síntomas asociados a la intolerancia como flatulencias, cólicos, diarreas, dolor abdominal, malestar generalizado…

Los productos que encontramos en el mercado etiquetados como “sin lactosa” en realidad no es que carezcan de este nutriente, sino que en su formulación se ha añadido lactasa, normalmente obtenida de levaduras y hongos como el Aspergillus niger, de tal forma que la lactosa esté correctamente hidrolizada.

¿Tiene algún beneficio en individuos sanos eliminar la lactosa de su dieta?

Ninguno, porque si no hay intolerancia somos capaces de sintetizar nosotros mismos la lactasa no siendo necesaria administrarla de forma exógena. Además, hay una norma que dice que lo que no se utiliza se atrofia, por lo que si eliminamos la lactosa de nuestra dieta a la larga vamos a producir nosotros mismos esa intolerancia.

La European Food Safety Authority (EFSA) publicó un artículo en el 2011 donde concluye que no se puede utilizar la etiqueta “sin lactosa” como una declaración saludable o health claim ya que no está demostrado que en un individuo sano eliminar la lactosa favorezca de alguna forma la digestión.

¿Cómo puedo saber si soy intolerante a la lactosa?

Actualmente se utilizan dos pruebas para diagnosticar esta intolerancia.

            – Prueba de tolerancia a la lactosa: Dos horas después de la ingesta de una carga estandarizada de lactosa se realiza una analítica de sangre, si el nivel de glucosa no ha aumentado es que la lactosa no se está digiriendo correctamente.

            – Prueba del hidrógeno expirado: es un método no invasivo y el más fiable para el diagnóstico de la intolerancia de los hidratos de carbono en general. Se basa en que si el cuerpo no digiere la lactosa, se fermenta en el colon, liberando hidrógeno y otros gases que pueden ser cuantificados en el aire espirado 2 ó 3 horas después de la ingesta de una carga de lactosa estandarizada.

leche_sin

 

Así que ya sabéis concienzud@s, leche sin lactosa sólo en personas diagnosticadas como intolerantes.

Saludos.

CONTINENTES, EXOPLANETAS… ¿QUÉ MÁS SE PUEDE PEDIR?

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

Todos tenemos un pequeño explorador en nuestro interior, y es por esto que la semana pasada fue ¡sencillamente fascinante!

¡¡No sólo hemos descubierto un nuevo continente, sino que también hemos encontrado un sistema de exoplanetas!!

zelandia

Los humanos nos tenemos por los seres vivos más inteligentes del planeta Tierra, pero, si tan listos somos, ¿cómo es posible que un CONTINENTE haya pasado desapercibido a nuestros ojos? ¡Con un área de nada menos que 4,9 millones de kilómetros! Hay que decir como defensa de nuestra especie que este continente está cubierto en su mayor parte por el océano, y que tan sólo tenemos a la vista el 6% de su territorio: Nueva Zelanda y Nueva Caledonia. Después de 20 años de investigaciones científicos del centro neozelandés GNS Science han publicado el descubrimiento de Zelandia (Zealandia en inglés), en la revista de la Sociedad Geológica de América (GSA). Al parecer, Zelandia es un continente porque tiene la elevación necesaria sobre la zona circundante, tiene una geología que lo distingue de otros continentes, un área bien definida y una corteza más gruesa que el suelo oceánico normal. Según este grupo, Zelandia se formó después de la desintegración del supercontinente Gondwana, hace unos 30 millones de años. El investigador principal del descubrimiento, Nick Mortimer, defiende que la importancia de Zelandia va más allá de añadir un nombre a la lista de continentes. “Es el continente más fino y más pequeño que se ha encontrado, y el hecho de que esté tan sumergido pero no fragmentado lo hace útil para explorar la cohesión y desintegración de la corteza continental”, declaró. Mortimer también explicó que Zelandia proporciona un nuevo contexto de “una tierra que se hizo más pequeña y se hundió bajo las olas” para los estudios de biología evolutiva, que pueden explicar los orígenes de la flora y fauna endémicas de Nueva Zelanda y Nueva Caledonia.

exoplanetas-1

Apenas 24 horas después de esta noticia, la NASA nos hizo conocedores de otro gran descubrimiento: el primer sistema conocido de siete planetas del tamaño de la Tierra alrededor de una sola estrella (Trappist-1). Este descubrimiento establece un nuevo record en el mayor número de planetas en zonas habitables que se encuentran alrededor de una estrella fuera de nuestro sistema solar. De hecho, la noticia tuvo tal repercusión que tuvo un doodle propio 🙂

exoplanetas-doodleexoplanetas-doodle-2

Lo impactante de este descubrimiento es que los científicos de la NASA afirmaron que encontrar un planeta como la Tierra es ahora una mera cuestión de tiempo, porque los siete planetas podrían tener agua líquida en unas condiciones atmosféricas adecuadas, aunque hay tres de ellos que son mejores candidatos para habitarlos potencialmente debido a la distancia a la que se encuentran de su sol. En comparación con nuestro sistema solar, los planetas de Trappist-1 están más juntos entre ellos y más pegados a su sol, para que os hagáis una idea, el planeta más alejado de Trappist-1 está a un décimo de la distancia entre nuestro sol y Mercurio. De hecho, el astrobiólogo español José Caballero afirmó la semana pasada que estos planetas están tan cerca unos de otros que sería posible observar los accidentes geográficos del planeta de al lado a simple vista.

Una gran duda que se cierne ahora sobre los exoplanetas es si tienen  una atmósfera que posibilite la existencia de vida. Esta envoltura de gases es imprescindible para generar efecto invernadero, hacer que las temperaturas que llegan a la superficie del planeta sean más moderadas, permitiendo que el agua esté en estado líquido, y forma un escudo para las radiaciones ultravioleta que emite el sol.

Además de la composición de gases, para determinar si hay vida la cuestión fundamental es si los planetas han conservado algo del agua que contenían cuando se formaron hace 500 millones de años. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en el caso de haber vida en estos exoplanetas, sería muy diferente a la que conocemos en la Tierra, porque… ¡La luz de Trappist-1 es infrarroja! De manera que, por ejemplo, en el caso de que los habitantes de estos planetas tuvieran ojos, tendrían que ver en el espectro infrarrojo, las hojas de los árboles tendrían que estar adaptadas para hacer la fotosíntesis con fotones de muy baja energía.

Otro factor a tener en cuenta es que es probable que los exoplanetas no giren sobre sí mismos, de manera que siempre darían la misma cara hacia el sol y tendrían la otra en una noche continua. Esto haría que las diferencias de temperatura fueran brutales, y habría fuertes corrientes de aire de la cara soleada a la oscura.

Para estudiar la composición de los gases y agua de los planetas potencialmente habitables se lanzará en otoño de 2018 el telescopio espacial James Webb, que determinará las concentraciones de agua, metano, ozono y oxígeno.

Esperaremos ansiosos las noticias acerca de estos exoplanetas, ya que están relativamente “cerca” de la Tierra, a tan sólo 40 años luz de la constelación de Acuario. Sin embargo, tendremos que esperar a nuevas mejoras en la tecnología para poder visitarlos, ya que, con las tecnologías actuales, tardaríamos 300.000años en recorrer la distancia que nos separa.

¿Qué nos deparará esta semana? ¿Una nueva especie?

¡Os mantendremos informados!

¡El lenguaje de los virus!

depositphotos_127246722-stock-illustration-cartoon-viruses-characters-isolated-vector

¡Buenos días Concienzudos!

Hace tiempo os hablamos sobre cómo las bacterias se comunican entre sí a través de lo que se denomina el mecanismo de quórum sensing, mediante el cual adaptan su comportamiento en función del número de bacterias que hay en el medio,  ¿pero creéis que los virus tienen esa misma capacidad de mandar señales entre sí para comunicarse y elaborar una respuesta coordinada? Pues bien, antes de responderos a esa pregunta os explicaremos primero de qué están compuestos los virus y como es su ciclo reproductivo.

Un virus es un agente infeccioso capaz de infectar tanto animales como bacterias, plantas o incluso otros tipos de virus. Se trata de una estructura acelular, que solo es capaz de replicarse, es decir de multiplicarse, dentro de una célula huésped. Su estructura es simple, estando constituida por el material genético, el acido nucleico (RNA o DNA) de una o dos cadenas, una cubierta protéica llamada cápsida y algunos virus tienen una envoltura lipídica que rodea la cápsida y deriva de la propia membrana celular de huesped.

estruc1

Cuando los virus se encuentran fuera de una célula se denominan viriónes, estado en el que no realizan ninguna actividad fisiológica, ni sintetizan proteínas ni consumen energía y curiosamente necesitan de una célula huésped a la cual infectan para llevar a cabo todas esas funciones. Cuando un virus infecta una célula puede entrar en lo que se denomina fase lítica o fase lisogénica. Durante la primera, el virus se une y perfora la superficie de la célula, momento en el que inyecta su material genético dentro de la misma. A continuación el virus comienza a sintetizar RNA para generar las proteínas de la cápsida y a replicar su genoma. Esos nuevos acidos nucleicos se empaquetan dentro de las nuevas cápsidas y la célula se lisa produciéndose la muerte celular y liberándose por tanto los viriones. En la fase lisogénica sin embargo, el acido nucleico del virus una vez introducido, se recombina con el de la célula huésped, integrándose en él como si de un gen mas se tratase y permanece en ese estado latente hasta que determinados factores ambientales hacen que el virus se active, entrando de nuevo en fase lítica, multiplicándose, provocando muerte celular y liberación de nuevos virus.

Pues bien, se ha observado recientemente como los virus pueden coordinar entre sí esa entrada o no en fase lítica y lisogénica para generar una respuesta global. Este hallazgo de comunicación vírica ha sido publicado recientemente en la revista Nature por el equipo liderado por Rotem Sorek, genetista microbiano del Instituto de Ciencias de Weizmann, en Israel. El estudio se ha realizado con un bacteriófago, es decir, un virus que infecta a bacterias del tipo Bacillus. image-axd

Se observó cómo de las bacterias lisadas tras la infección y replicación del virus, se liberaba una proteína vírica corta de seis aminoácidos, que cuando alcanza una concentración lo suficientemente alta en el entorno hacía que los fagos colindantes dejasen de matar a más bacterias optando por integrarse en el genoma de la misma permaneciendo así latentes. De esta manera los fagos son capaces de coordinar su comportamiento decidiendo si es conveniente lisar y replicarse o simplemente infectar a la célula huésped permitiendo que ésta viva. En el trabajo también se indica que ese sistema de comunicación está codificado por tres genes específicos, uno que sintetiza el péptido corto, otro que sintetiza el receptor intracelular que lo reconoce y otro encargado de sintetizar el regulador negativo del ciclo lisogénico. Estos genes son transmitidos a la descendencia permitiendo que esta sepa el estado de infección y por lo tanto decidir si infectar y lisar o permanecer latente.

Este mecanismo descubierto es de gran interés ya que si es compartido también por otros virus que infectan células eucariotas y células humanas,  podría ser una posible diana para evitar futuras infecciones víricas.

Si queréis echar un vistazo y ampliar información sobre este hallazgo aquí os dejamos el enlace donde encontrar el artículo publicado en Nature.

http://www.nature.com/nature/journal/v541/n7638/full/nature21049.html

 

FOTCIENCIA 14

Buenos días concienzud@s,

Esta semana os enseñamos las imágenes ganadoras de la decimocuarta edición del certamen de fotografía nacional científica FOTCIENCIA.

Este certamen está convocado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y según nos cuentan su objetivo es acercar la ciencia y la tecnología a los ciudadanos mediante una visión artística y estética sugerida a través de imágenes científicas.

Un saludo.

¡Los avances Tecnológicos del 2016!

¡Esta noche se acaba el año! Y qué mejor forma de celebrarlo sino recordando alguno de los avances tecnológicos más importantes del 2016. El Top 10 que hemos elegido es el publicado por la revista de tecnología más antigua, MIT Technology Review y que os mostramos en la siguiente imagen.

10breakthroughs2016

En este enlace podréis leer con detenimiento de que trata cada uno de los avances tecnológicos, a los que habría que añadir el descubrimiento de las ondas gravitacionales. Esperemos que el nuevo año nos traiga nuevos y apasionantes descubrimientos, a parte de salud, dinero y amor. Desde la Asociación Con/Ciencia trataremos de manteneros al día 😉

Muchas gracias por seguirnos por las redes.

¡Feliz salida y entrada de año a todos!

La Guerra de las Ciencias

Hace mucho tiempo, en un laboratorio lejano, muy lejano…

El canal de youtube, AsapScience, publicó el año pasado este peculiar video que hace una divertida parodia de la famosa saga de ciencia ficción, Star Wars, y que hoy rescatamos, aprovechando que se estrena la última película en los cines. ¿Qúe disciplina científica ganará la batalla intergaláctica? ¿La Química, la Física, la Biología o las Matemáticas?

Atmósfera Hexagonal

La imagen de esta semana muestra una foto de gran definición del hemisferio norte de Saturno, realizada desde la nave espacial Cassini de la NASA. En ella podréis observar la forma hexagonal del flujo de aire rápido (corriente de flujo) que se forma en su atmósfera, sin embargo los científicos todavía desconocen su origen. Saturno, junto con sus característicos anillos, es el sexto planeta del sistema solar, y el segundo en tamaño y masa después de Júpiter.

saturn

Jet Propulsion Laboratory, Caltech (California, EEUU)

En 1997, comenzó la misión a cargo de la nave Cassini y que consiste en el estudio de los anillos y lunas de Saturno, al que llegó en 2004. Uno de los descubrimientos más importantes de la aeronave ha sido la existencia de un océano en una de sus lunas, Enceladus. Actualmente, la misión espacial está próxima a su fin y se centrará en el estudio de los polos de Saturno. Como podréis ver, se ha necesitado 20 años para completar esta interesante misión.

Esperemos que hayáis conocido un poco más sobre este impresionante planeta. ¡Buen comienzo de puente a todos!

Inktober 2016

El año pasado os contamos de la existencia del reto Inktober, donde diferentes ilustradores de todo el mundo dibujan con tinta un dibujo al día durante el mes de Octubre, compartiéndolo en las redes sociales con el hashtag #inktober. Este año os invitamos a que naveguéis por Internet y veáis las ilustraciones de séptima edición, en especial las de temática científica 🙂

Os dejamos las 5 que más nos han gustado:

inktober2

inktober3

inktober4

inktober5

inktober1

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: