Naturaleza y Biología

¡El lenguaje de los virus!

depositphotos_127246722-stock-illustration-cartoon-viruses-characters-isolated-vector

¡Buenos días Concienzudos!

Hace tiempo os hablamos sobre cómo las bacterias se comunican entre sí a través de lo que se denomina el mecanismo de quórum sensing, mediante el cual adaptan su comportamiento en función del número de bacterias que hay en el medio,  ¿pero creéis que los virus tienen esa misma capacidad de mandar señales entre sí para comunicarse y elaborar una respuesta coordinada? Pues bien, antes de responderos a esa pregunta os explicaremos primero de qué están compuestos los virus y como es su ciclo reproductivo.

Un virus es un agente infeccioso capaz de infectar tanto animales como bacterias, plantas o incluso otros tipos de virus. Se trata de una estructura acelular, que solo es capaz de replicarse, es decir de multiplicarse, dentro de una célula huésped. Su estructura es simple, estando constituida por el material genético, el acido nucleico (RNA o DNA) de una o dos cadenas, una cubierta protéica llamada cápsida y algunos virus tienen una envoltura lipídica que rodea la cápsida y deriva de la propia membrana celular de huesped.

estruc1

Cuando los virus se encuentran fuera de una célula se denominan viriónes, estado en el que no realizan ninguna actividad fisiológica, ni sintetizan proteínas ni consumen energía y curiosamente necesitan de una célula huésped a la cual infectan para llevar a cabo todas esas funciones. Cuando un virus infecta una célula puede entrar en lo que se denomina fase lítica o fase lisogénica. Durante la primera, el virus se une y perfora la superficie de la célula, momento en el que inyecta su material genético dentro de la misma. A continuación el virus comienza a sintetizar RNA para generar las proteínas de la cápsida y a replicar su genoma. Esos nuevos acidos nucleicos se empaquetan dentro de las nuevas cápsidas y la célula se lisa produciéndose la muerte celular y liberándose por tanto los viriones. En la fase lisogénica sin embargo, el acido nucleico del virus una vez introducido, se recombina con el de la célula huésped, integrándose en él como si de un gen mas se tratase y permanece en ese estado latente hasta que determinados factores ambientales hacen que el virus se active, entrando de nuevo en fase lítica, multiplicándose, provocando muerte celular y liberación de nuevos virus.

Pues bien, se ha observado recientemente como los virus pueden coordinar entre sí esa entrada o no en fase lítica y lisogénica para generar una respuesta global. Este hallazgo de comunicación vírica ha sido publicado recientemente en la revista Nature por el equipo liderado por Rotem Sorek, genetista microbiano del Instituto de Ciencias de Weizmann, en Israel. El estudio se ha realizado con un bacteriófago, es decir, un virus que infecta a bacterias del tipo Bacillus. image-axd

Se observó cómo de las bacterias lisadas tras la infección y replicación del virus, se liberaba una proteína vírica corta de seis aminoácidos, que cuando alcanza una concentración lo suficientemente alta en el entorno hacía que los fagos colindantes dejasen de matar a más bacterias optando por integrarse en el genoma de la misma permaneciendo así latentes. De esta manera los fagos son capaces de coordinar su comportamiento decidiendo si es conveniente lisar y replicarse o simplemente infectar a la célula huésped permitiendo que ésta viva. En el trabajo también se indica que ese sistema de comunicación está codificado por tres genes específicos, uno que sintetiza el péptido corto, otro que sintetiza el receptor intracelular que lo reconoce y otro encargado de sintetizar el regulador negativo del ciclo lisogénico. Estos genes son transmitidos a la descendencia permitiendo que esta sepa el estado de infección y por lo tanto decidir si infectar y lisar o permanecer latente.

Este mecanismo descubierto es de gran interés ya que si es compartido también por otros virus que infectan células eucariotas y células humanas,  podría ser una posible diana para evitar futuras infecciones víricas.

Si queréis echar un vistazo y ampliar información sobre este hallazgo aquí os dejamos el enlace donde encontrar el artículo publicado en Nature.

http://www.nature.com/nature/journal/v541/n7638/full/nature21049.html

 

Anuncios
Descubrimientos y Tecnología

Primer tratamiento con virus contra el cáncer

(Fuente de la foto: http://www.worldbulletin.net)

Después de la semana pasada, un poco convulse con todo el tema de la relación entre el consumo de carnes procesadas y el cáncer, os traemos una buena noticia sobre el tratamiento del cáncer, en melanomas de piel y ganglios linfáticos.

La incidencia en el mundo de este tipo de cáncer de piel, el melanoma, es de unos 160.000 nuevos casos al año, siendo una proporción 1:1 entre hombres y mujeres. Normalmente, este tipo de cáncer se da en zonas en las que hay una gran irradiación solar y que presentan una población blanca no autóctona, como se da, por ejemplo, en Sudáfrica, EEUU, Australia, Nueva Zelanda y el norte de Europa (fuente: AECC).

Pues bien, el pasado 27 de octubre de 2015 la FDA norteamericana aprobó el Imlygic (talimogene laherparepvec), un herpes virus oncolítico modificado genéticamente. Imlygic se utiliza en los casos en los que no se puede retirar el melanoma mediante cirugía, y el procedimiento consiste en inyectarlo directamente en la lesión, donde el virus se replica y hace que las células tumorales mueran. Después de la primera inyección, es necesario otra a las tres semanas, seguida de una adicional cada dos semanas durante los seis siguientes meses.

Todo esto se sabe por un estudio de seguridad y eficacia que se ha realizado en más de 400 participantes con melanoma metastático que no se podía eliminar mediante cirugía. El estudio ha mostrado que el 16,3% de los participantes experimentaron un descenso en el tamaño de sus lesiones, comparado con un 2% de los participantes que fueron tratados mediante otros tratamientos. Sin embargo, no se ha comprobado que el melanoma no se extienda a otros órganos como el cerebro, hueso, hígado, pulmones, etc.

Es el primer tratamiento con virus contra el cáncer que se aprueba, y seguramente abrirá muchas puertas a nuevas terapias, pero es necesaria más investigación para ello. Os dejamos el link de la FDA por si queréis leer más sobre el tema.

http://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/ucm469571.htm

¡Feliz comienzo de semana!