Curiosidades, Naturaleza y Biología

Los árboles nunca paran de crecer

¡Hola concienzudos! Hasta hace unas semanas se creía que los árboles paraban de crecer una vez alcanzado un cierto nivel de madurez. Incluso, se había documentado una reducción del tamaño de las hojas en los ejemplares con más años. Tras un estudio recientemente publicado en la revista Nature, se ha descubierto que los árboles con más años continúan creciendo. Como solución al clima de controversia creado, los investigadores han concluido que los árboles más jóvenes crecen más rápido en menos tiempo, pero que los árboles más viejos no dejen de crecer. Entonces, ¿por qué los árboles más altos son los menos abundantes en los bosques? Para contestar a esta pregunta habría que recurrir a factores externos como las enfermedades, el fuego, el viento y la gravedad, factores que crean más problemas a los invididuos más altos y viejos.

secuoya_del_bosque_primario

Y para los más curiosos como siempre, os dejamos el enlace de la noticia:

http://www.nature.com/news/tree-growth-never-slows-1.14536?WT.ec_id=NEWS-20140121

Anuncios
Naturaleza y Biología

Colores de Otoño… Winter is coming!

¿Por qué cambian de color las hojas en otoño?

Las células vegetales que componen las hojas de los árboles acumulan diferentes tipos de pigmentos.

248594_(www.GdeFon.ru)

La clorofila, de color verde. Es el más abundante de todos, al menos durante la mayor parte del año, y permite a la planta realizar una función indispensable: La FOTOSÍNTESIS, mediante la cual la planta es capaz de transformar la luz solar, el agua y el CO2 en oxígeno y azúcares.

048F5CD40

Los carotenoides, con tonalidades amarillas y anaranjadas, están presentes también en las células de las hojas durante todo el año. Además de ayudar también en la fotosíntesis, los carotenoides presentan propiedades antioxidantes.

la foto(3)Las antocianinas, que aportan colores azulados, rojos y morados. Son pigmentos que se almacenan en las vacuolas de las células de las hojas y que protegen a la planta frente a radiación ultravioleta, además de servir de factor de atracción para insectos polinizadores. Como los carotenoides, las antocianinas son también agentes antioxidantes. La antocianinas, a diferencia de los otros pigmentos, se sintetizan de novo únicamente durante el otoño, en la fase de senescencia de las hojas.

 Durante gran parte del año, cuando las hojas están creciendo, fabrican clorofila y carotenoides. Al ser la clorofila la predominante, enmascara el color amarillo de los carotenoides, y por ello durante la primavera y el verano las hojas únicamente presentan coloración verde.

Cuando llega el otoño, los días se hacen más cortos y las plantas reciben menos horas de luz. Las hojas comienzan a ser un lastre para la planta. Al no disponer de luz suficiente para realizar la fotosíntesis, dejan de ser un órgano rentable.

La planta, a partir de este momento, realiza una serie de cambios químicos y físicos que la ayudarán a sobrevivir a las condiciones ambientales adversas que se acercan (Winter is coming…!)

Como la fotosíntesis ya no puede realizarse, la planta no fabricará nueva clorofila, por lo que la coloración verde comienza a perder protagonismo. A medida que el verde desaparece de las hojas, el color amarillento o anaranjado de los carotenoides comienza a vislumbrarse, aunque siempre había estado ahí.

Ciertas plantas además, comienzan en esta época a fabricar el tercer pigmento, las antocianinas, que aportan colores rojizos a las hojas de algunos árboles como el arce rojo americano (Acer rubrum), el roble americano (Quercus rubra),  o el roble de los pantanos (Quercus palustris).

 FxCam_1353823566895

El hecho de que sólo ciertas plantas generen antocianinas es aún un tema controvertido y en estudio. Una de las hipótesis más plausibles defiende que la producción de las antocianinas es una respuesta de ciertas especies de plantas frente al estrés abiótico. En las hojas se produce una excesiva oxidación debido al cese de la actividad fotosintética. Como explicamos al principio, las antocianinas presentan propiedades antioxidantes que evitarían la acumulación de compuestos oxidantes dañinos. Por tanto, la generación de antocianinas podría deberse a un mecanismo de protección por parte de la planta.

»» Las antocianinas son también responsables de la coloración de frutos como arándanos, frambuesas, cerezas, ciruelas, granadas, moras… etc. Y su consumo está aconsejado debido a sus propiedades analgésicas, neuroprotectoras y antiinflamatorias.

¿Por qué las hojas de algunos árboles permanecen verdes todo el invierno?

Durante el otoño, las plantas que tienen hojas finas y tiernas, se ven obligadas a perderlas, ya que debido a su morfología, no serían capaces de superar las bajas temperaturas, y su contenido de hídrico podría congelarse en el invierno.

Sin embargo, ciertas especies no pierden sus hojas en invierno ni cambian su coloración. Esto se debe a que presentan unas cualidades físicas y químicas que aseguran la continuidad de la actividad fotosintética y qpseudotsuga-menziesii-leafue además evitan que el agua contenida en las hojas pueda congelarse. Estas plantas pueden tener hojas con forma acicular, compuestos con propiedades anticongelantes y ceras que recubren toda su superficie. Gracias a todo ello, estas plantas no necesitan perder sus hojas durante la estación fría, ya que son capaces de aguantar las heladas. La actividad fotosintética puede realizarse en estas hojas durante todo el invierno, aunque se realiza a una velocidad reducida.

»» El color verde de los plátanos se debe también a la presencia de clorofila. Cuando maduran, la clorofila desaparece paulatinamente y revela el color amarillo de los carotenoides, que siempre habían estado presentes, aunque enmascarados.

»» Si queréis admirar los distintos colores otoñales, además de visitar Nueva Inglaterra en EEUU, Canadá, o Japón (quien pueda permitírselo), en España también podemos encontrar ejemplares de muchas y distintas especies. Os aconsejamos visitar los jardines botánicos de vuestras ciudades en esta época del año! Los colores y variedades son admirables!!! Si conocéis parques o jardines aconsejables contádnoslo en los comentarios 🙂

Referencias:

An Examination of Anthocyanins’ and Anthocyanidins’ Affinity for Cannabinoid Receptors. (2009) Gabriele Korte,Andrea Dreiseitel,Peter Schreier,Anett Oehme,Sanja Locher,Goeran Hajak, and Philipp G. Sand.  Journal of Medicinal Food. December 12(6): 1407-1410

The Colors of Autumn Leaves as Symptoms of Cellular Recycling and Defenses Against Environmental Stresses (2005) Helen J. Ougham, Phillip Morris, and Howard Thomas. Current Topics in Developmental Biology, Vol. 66: 135–160

Naturaleza y Biología

Shhh, las plantas están hablando

Chile-de-Arbol-17

Se dice en la huerta que es bueno tener albahaca cerca. Es sabido que las plantas se “comunican” unas con otras a través de la sombra que producen, las sustancias químicas aromáticas que generan, o incluso, por contacto físico, promoviendo procesos como el crecimiento o la defensa contra enfermedades, así como la atracción de abejas y otros polinizadores. Ahora, investigadores  australianos han encontrado un nuevo mecanismo mediante el cual las plantas podrían comunicarse. Para ello realizaron un experimento en el que cultivaron semillas (o plantas adultas) de chile común (Capsicum annuum) alrededor de una planta de albahaca aislada dentro de una caja cilíndrica sellada,  para evitar que esta última desplegara sus trucos habituales para favorecer el crecimiento (ver fig.1).

aislamiento albahaca

Figura 1. Diagrama ilustrativo (no a escala) de la unidad experimental empleada para el estudio. (A) Semillas de chile colocadas en círculo alrededor de la planta adulta completamente aislada en una caja cilíndrica. (B) Tanto las semillas como las plantas adultas cultivadas dentro de cada unidad se mantuvieron aisladas dentro de dos cajas cúbicas con vacío entre ellas para evitar cualquier contacto con señales externas.

Sin embargo, a pesar de esta separación, las semillas de chile germinaron más rápido cuando tenían por vecina una planta de albahaca que cuando tenían una de su misma especie, sugiriendo que el mensaje se estaba transmitiendo.  Ya que la luz, el contacto y los “olores” habían sido bloqueados, y por tanto podían descartarse, los investigadores han propuesto un nuevo tipo de comunicación entre plantas, posiblemente relacionado con ondas de sonido producidas por vibraciones a nano escala,  que viajarían por la tierra para traer “palabras” de aliento a las semillas en crecimiento. La comprensión de esta nueva comunicación podría ayudar a los productores de cosechas a impulsar y aumentar el suministro de alimentos a nivel mundial. ¿Y tú, de qué crees que hablan las plantas?

Para saber más, consulta el artículo original en http://www.biomedcentral.com/imedia/1756757526887438_article.pdf?random=50642

Por Andrew Porterfield el 6 de Mayo de 2013. Traducido y adaptado por Asoc. Con/Ciencia