Curiosidades, Descubrimientos y Tecnología

El sacacorchos

Con este título, evocando la última resaca navideña, os queremos felicitar las fiestas, ¡feliz navidad!

Érase una vez una isla en un país muy lejano, Canadá. Era una isla pequeña, de apenas 42 km de largo y tan sólo 1.5 km de ancho. Por su peculiar forma, dicen algunos, o sus arenas blancas, dicen otros, recibe el nombre de Isla de Sable.

sable_island

En esta remota isla, entre los años 1993 y 2001, 4906 cadáveres de foca fueron encontrados. Año tras año aparecían comidos con una peculiar forma, como si los cuerpos de las focas hubiesen sido mordidos por un sacacorchos gigante. Los científicos, al principio, atribuyeron estas muertes a los tiburones blancos, pero pronto se dieron cuenta que por las características de los cadáveres, y al haber sido encontrados en aguas de Alaska, esto no era posible. Por más que buscaron en la bibliografía nunca antes se había descrito nada igual.

focas-sacacorcho

En 1983, habían sido descritos ataques de tiburones a focas en la Isla de Sable, pero no se había identificado el tipo de tiburón.

Así que en 1993, los científicos se ponen manos a la obra para intentar descubrir qué tipo de tiburón está atacando a las focas.

Muchas veces las focas llegan a la isla al poco tiempo de ser atacadas, por lo que se deduce que los ataques ocurren muchas de las veces cerca de la playa. Las heridas son descritas como si se hubiesen hecho con una herramienta afilada, así que el desconcierto de los científicos no hace más que aumentar.

A través de años de estudio, los científicos fueron descartando las especies de tiburones que no podían ser responsables de los ataques, bien porque no se habían registrado en esas aguas, o bien por otras razones: sólo se habían avistado juveniles, el tamaño del tiburón hacía imposible un ataque de ese tipo, etc. Poco a poco iban quedando menos opciones; el tiburón mako, el tiburón azul y el tiburón de Groenlandia fueron los últimos candidatos.

Investigaciones más profundas empezaron a descartar a la mayoría de ellos, bien porque algunos de ellos sólo se divisaban en la zona determinados meses al año, mientras que los ataques ocurrían durante todos los meses del año, o bien porque no se encontraban en sus estómagos restos de ninguna foca.

Como si de Gran Hermano se tratase, al final sólo pudo quedar uno:  el tiburón de Groenlandia, un viejo conocido.

Fue el único depredador capaz de causar ese tipo de heridas, con forma de sacacorchos, en las focas. Estos tiburones presentan una mandíbula muy características; los dientes de la mandíbula superior son muy delgados y puntiagudos, carentes de serraciones que actúan como un ancla mientras que la mandíbula inferior hace el corte. Los dientes inferiores se entrelazan y son anchos y cuadrados, conteniendo cúspides cortas y lisas que apuntan hacia fuera. Los dientes de las dos mitades de la mandíbula inferior están fuertemente inclinados en direcciones opuestas.

greenland_shark_dentition

Por tanto, los patrones de heridas encontrados en los cadáveres de focas en la isla de Sable sugieren que el tiburón de Groenlandia sería el principal depredador. Los dientes de la mandíbula superior agarrarían la presa, facilitando su manipulación, mientras que con los dientes de la mandíbula inferior la cortarían.

focas2

A quien le falte plan para hoy, aquí un documental.

 

Fuente: TWO SHARK SPECIES INVOLVED IN PREDATION ON SEALS AT SABLE ISLAND, NOVA SCOTIA, CANADA ZOE N LUCAS and LISA J NATANSON. Proceedings of the Nova Scotian Institute of Science (2010)Volume 45, Part 2, pp. 64-88.

Anuncios
Curiosidades

¡Primeras imágenes de Papa Noel!

Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad, así que más de un niño estará pendiente del cielo, pegado a sus prismáticos o telescopio, controlando la llegada de Papa Noel

Niños y niñas, estad tranquilos que como todos los años será puntual a su cita, siempre que hayáis sido buenos claro. Según las últimas imágenes publicadas por la NASA, Papa Noel ha sido visto recientemente en su trayectoria estelar y, como veréis, con el Sol de protagonista. Aquí tenéis la evidencia:

ISS Solar Transit
http://www.nasa.gov

En realidad, hemos dejado volar un poco la imaginación navideña. Se trata de la silueta de la Estación Espacial Internacional (ISS) en el momento justo en que su órbita cruza el Sol en su tayectoria espacial, el pasado 17 de Diciembre. Ahora mismo, dentro de la estación están 6 astronautas pertenecientes a la expedición nº50 y que pasarán la Navidad en un sitio un tanto especial.

Esperamos que os haya parecido divertida la historia navideña de la foto.

¡Feliz Navidad a todos los concienzudos!

Neurociencia

Espíritu Navideño, ¿realidad o leyenda urbana?

¡Feliz comienzo de semana concienzud@s!

Probablemente esta es una de las más duras del año y es que, además de cargar con una lista interminable de buenos propósitos muy difíciles de cumplir para este año que empieza, a estas alturas todos nosotros hemos vuelto a la rutina después de unas largas navidades.

Es curioso cómo esta época del año, a diferencia de otros periodos de vacaciones como el verano, tiene tanto detractores como entusiastas, y generalmente hablamos de un “espíritu navideño”, que hay gente que sí que tiene y gente que no.

Entendemos como espíritu navideño una mezcla de ilusión, alegría, nostalgia, cierto toque religioso, nieve, frío y en general muchos recuerdos de la infancia. Sin embargo, este sentimiento no es algo “aprendido”, y es que en todas las familias hay personas que adoran la Navidad y otras a las que no les emociona especialmente, aunque hayan celebrado las navidades todos juntos cada año. ¡Es más! Parece que todos los niños lo tienen… pero sólo algunos adultos lo conservan.

espíritu navideño bola

¿De dónde viene el espíritu navideño entonces?

Esta pregunta ha asaltado la mente humana desde tiempos inmemoriales, y hay muchas teorías e incluso cuentos populares al respecto, pero por fin tenemos una respuesta científica. Y es que a finales del pasado año, justo “por Navidad”, un grupo de investigadores daneses del Hospital Rigshospitalet, afiliado a la Universidad de Copenhage, han publicado un artículo en el British Medical Journal en el que aseguran que el espíritu navideño reside en una parte concreta de nuestro cerebro.

El fundamento de su experimento era muy simple:

Las personas tienen predisposición tanto a tener espíritu navideño como a no tenerlo. ¿Funcionará igual su cerebro?

Para comprobarlo, enseñaron 84 imágenes, cada una durante dos segundos, y en bloques de seis imágenes cotidianas y seis imágenes navideñas, a 20 voluntarios introducidos en un escáner de resonancia magnética (10 entusiastas de la navidad y 10 sin espíritu navideño, todos sanos y residentes en la misma región). Midieron los cambios en el flujo y la oxigenación sanguínea que ocurren como respuesta a la actividad neuronal y que muestran qué partes del cerebro se activan en procesos mentales concretos en estos voluntarios durante todo el proceso. Una vez acabada la prueba, cada participante tuvo que rellenar un formulario en el que explicaba qué sentía acerca de la navidad, sus tradiciones navideñas, su etnia y su nacionalidad.

Compararon la activación neuronal en diferentes regiones en los dos grupos experimentales (entusiastas de la navidad frente a los indiferentes) cuando se les enseñaban imágenes navideñas, tomando como fondo la activación neuronal cuando se les enseñaban imágenes cotidianas.

Y se hizo la magia.

Los resultados demostraron que hay no sólo una región que se active por el espíritu navideño, sino una red neuronal que implica varias áreas corticales, entre las que se encuentran los lóbulos parietales, la corteza premotora y la corteza somatosensorial. La activación de estas áreas coincidía con la hipótesis de los investigadores de que una imagen navideña estaría estimulando los centros cerebrales asociados al espíritu navideño.

Espíritu navideño artículo

¿Y qué es lo que hacen exactamente estos centros cerebrales?

Se ha visto en estudios previos de resonancia magnética que los lóbulos parietales (derecho e izquierdo) se activan en procesos que tienen que ver con la autotrascendencia y con predisposición a la espiritualidad. Además, la corteza premotora frontal es importante para experimentar emociones compartidas con otros individuos, ya que nos permiten empatizar con su estado emocional e incluso copiarlo. Esta zona también se activa con el recuerdo de emociones alegres y agradables compartidas con nuestros seres queridos. La corteza somatosensorial, por su parte, juega un papel muy importante en el reconocimiento facial y nos permite extraer información de emociones a partir de los gestos de las caras. En conjunto, la activación de estas áreas corticales constituye el espíritu navideño desde el punto de vista neurocientífico.

¿Qué os parece?

Os dejamos el link del artículo por si le queréis echar un vistazo.

http://www.bmj.com/content/351/bmj.h6266.full.pdf

¡Hasta la semana que viene!