Naturaleza y Biología

Y tú, ¿le darías un beso?

Los murciélagos que se alimentan de néctar tienen el metabolismo más alto entre los mamíferos (queman la mitad de su grasa corporal cada día), de modo que deben comer mucho todo el tiempo. Para mejorar la eficiencia de su sorbo, estos murciélagos tan majos (si no me creéis mirad el vídeo) han desarrollado una lengua especial con “pelillos” que les permite arrastrar la mayor cantidad de néctar posible con cada lametón. Este descubrimiento ha sido posible gracias a un vídeo de alta velocidad y tendría el potencial de convertirse en un nuevo diseño para material quirúrgico.

BatTongue2

El murciélago Pallas de lengua larga (Glossophaga soricina) vive en América. Los biólogos ya sabían que poseía una lengua “peluda” (ver imágen de la derecha), pero durante siglos pensaron que estas fibras eran pasivas e incapaces de moverse por sí mismas, es decir, que tan sólo colgaban de la lengua para aumentar su superficie. Sin embargo, ahora se sabe que estos pelillos son, en realidad, activos (por si no daban suficiente repelús estando quietecitos). Este descubrimiento tuvo lugar gracias a  la alumna predoctoral e investigadora principal de este trabajo, Cally J. Harper y su equipo, que decidieron mirar más de cerca esta peculiar lengua, encontrando una desconocida red de arterias y venas asociadas a los pelitos.

“Cuando tenemos frío, el pelo de nuestros brazos se pone de punta, aunque en este caso, la erección es debida a la contracción de los músculos y no a la irrigación sanguínea” explica Harper. En el caso de la lengua de estos graciosos murciélagos, el mecanismo es semejante al empleado para producir la erección en los penes de los mamíferos, aunque mucho más rápido (como podéis ver en el siguiente vídeo), ocurriendo en tan sólo 40 milisegundos.

Según explican en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, Harper y sus colaboradores grabaron a los murciélagos alimentándose a una velocidad de 500 fotogramas por segundo. Al reproducir el vídeo más despacio se aprecian claramente estas fibras, llamadas papilas, estirándose perpendicularmente al músculo. La lengua se extiende, el músculo se contrae empujando la sangre hacia la punta de la lengua y las papilas, que cambian de un color rosáceo a un rojo brillante y se vuelven rígidas (se muestra muy bien a partir del segundo 16 del vídeo anterior). Esto incrementa la superficie de la lengua y, cual mopa atrapa polvo, permite al murciélago llevarse a la boca una mayor cantidad de dulce néctar.

Anuncios
Naturaleza y Biología

Reconstrucción del mamífero que quedó tras la extinción de los dinosaurios

En este link hacen referencia a un artículo de la revista americana Science, en el que científicos han realizado una reconstrucción del “mamífero estándar” que sobrevivió a la extinción de los dinosaurios, gracias a complejos trabajos de combinaciones de análisis genéticos y anatómicos de especies actuales y extintas. Aunque cabe destacar que no solo había una especie, sino bastantes linajes de mamíferos. Para más información, podeis visitar este link del periódico El País o bien el artículo original de Anne D. Yoder “Fossils versus Clocks”, de la revista Science:

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/02/07/actualidad/1360267098_593649.html

http://www.sciencemag.org/content/339/6120/656.full