Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Entradas etiquetadas como ‘luz’

¿Y si pudiéramos comer la luz del mar?

Hola concienzud@s,

Con este título tan sorprendente os quiero hablar del trabajo del chef Ángel León que tras 5 años de colaboración con el Campus de Excelencia Internacional del Mar CEI.MAR ha conseguido integrar la bioluminiscencia en la cocina.

La bioluminiscencia es un fenómeno que se da en ciertos organismos que son capaces de transformar la energía química en energía lumínica.

Una enzima, la luciferasa, cataliza la oxidación de un sustrato de proteína, la luciferina, que emite luz.

Ángel León utiliza una larva de cangrejo originario de Cádiz alimentado con un plancton bioluminiscente que se congela y posteriormente se liofiliza y cuando se pone en contacto con un líquido se produce la reacción química anteriormente descrita desprendiéndose luz.

 

luz_mar

 

Os dejo con un vídeo de la presentación de este producto porque en este caso y más que nunca sobran las palabras…

 

Anuncios
Imagen

Explosión de luz

La imagen animada que os enseñamos hoy muestra un pez cardenal que expulsa por la boca una explosión de luz. Y aunque lo primero que viene a la cabeza sea: “este pez tiene superpoderes”, se trata de un fenómeno muy común en la profundidad de los océanos y del que ya os hablamos en entradas anteriores, la bioluminiscencia.

En este caso, la luz no la origina el propio pez sino los pequeños crustáceos que componen su dieta, los ostracodos. Se piensa que algunas especies de este grupo de crustáceos producen unos químicos luminiscentes como mecanismo de defensa, aunque también podría ser para aparearse. En cualquiera de los dos casos, la ventaja de la bioluminiscencia en las profundidades del océano reside en su color azul, ya que tiene la longitud de onda dentro del espectro de la luz visible que viaja más lejos.

Esperamos que os haya gustado la imagen. ¡Buen fin de semana!

Vídeo

Hoja sintética

¡Hola a todos! Cerramos la semana con el apasionante descubrimiento del científico Julian Melchiorri, el cual ha desarrollado una hoja sintética capaz de absorber agua y dióxido de carbono para producir oxígeno con ayuda de la luz, igual que una planta. En el video nos explica cómo las propiedades de la proteína de la seda que utiliza como principal material permiten estabilizar los cloroplastos que además contiene, y así para poder realizar la reacción química de la fotosíntesis con una eficiencia de hasta un 50%.

Gracias a este nuevo descubrimiento de la biología sintética se podría hacer frente de una manera sostenible a la alta emisión de gases como el carbono, que es la principal causa del calentamiento global del planeta. Además podría utilizarse en las misiones espaciales para producir el oxígeno que los astronautas necesitan, gracias a la poca energía que consume.

!Feliz fin de semana y hasta la semana que viene!

Imagen

Iluminando el Lado Oscuro

¡Hola a todos! Cerramos la semana con el reciente descubrimiento de una nueva bombilla incandescente más eficiente. Resulta que uno de los problemas que tenían las bombillas de toda la vida es que perdían mucha energía en forma de calor. Para resolver esto, científicos del MIT han incorporado un cristal nanofotónico que rodea al filamento de tungsteno de la bombilla devolviendo esa energía en forma de luz infrarroja. De esta forma disminuiría el consumo de la bombilla y permitiría aumentar la eficiencia hasta un 40%, frente al 15% de los LEDs. A pesar de esto, este descubrimiento no pretende desbancar el LED, si no la generación de nuevo conocimiento en el campo de la energía termofotovoltaica.

 bermel-filament

http://www.nature.com/nnano/journal/vaop/ncurrent/full/nnano.2015.309.html

La hormiga moderna no encuentra el hormiguero

Todos hemos oído alguna vez eso de las gafas de sol polarizadas, pero… ¿qué es exactamente eso de polarizada? Habréis oído que tiene que ver con los reflejos, y probablemente sepáis que se usa en el cine, lo que quizás no sepáis es que muchos animales, entre ellos las hormigas, lo usan a diario para sus vidas.

Para hablar de polarización, debemos empezar por la luz: La luz es una onda electromagnética, pero en general no tiene porqué oscilar siempre igual. En concreto, la luz que viene del sol oscila en círculos, es decir, tiene polarización circular. Sin embargo, la luz reflejada en el mar, en cristales, o incluso en las partículas de polvo del aire adopta preferencia por una dirección de oscilación, y se convierte en luz polarizada elíptica o, en el extremo, lineal. Por este motivo, cuando vamos por la playa y el sol refleja en el mar, la luz reflejada a través de unas gafas polarizadas apenas es visible: Las gafas polarizadas dejan pasar la polarización en una dirección, con lo que si el reflejo está polarizado en otra, pierde mucha intensidad.

La luz polarizada lineal es muy fácil de generar artificialmente, y es por eso que la mayoría de los aparatos electrónicos la usan. Así pues, si miramos la pantalla del móvil con gafas de sol, la vemos de colores y es difícil llegar a discernir nada en ella.

Uno de los usos que se le da a este tipo de luz es el de ver patrones de presión sobre elementos plásticos: Si cogéis una regla y la miráis a través de dos gafas de sol (una encima de la regla y la otra debajo), probablemente será transparente. Sin embargo, si tiráis un poco de ella y repetís el experimento veréis que se forman patrones de colores como los de la imagen.

Patrón de tensiones sobre un trasportador de ángulos

Patrón de tensiones sobre un trasportador de ángulos

Bueno, y ¿qué tienen que ver las hormigas en todo esto? Pues bien, como decíamos al principio, la luz solar tiene polarización circular pero sus reflejos contra las partículas de polvo que hay en el aire la tienen lineal. Es así como las hormigas son capaces de orientarse cuando salen a recolectar: sus ojos son sensibles a la polarización de la luz, así que pueden saber dónde está el sol en todo momento. Por este motivo, las hormigas modernas que llevan gafas de sol se pierden: no son capaces de ver la polarización de la luz.

Los ojos humanos, a diferencia de las hormigas, no son sensibles a la polarización de la luz. Esto hace que el cine en 3D y en color sea posible: Antiguamente conseguían efecto de 3D en el cine superponiendo imágenes movidas en verde y rojo, con lo que el cine se veía principalmente en estos colores, pero gracias a que la luz es fácilmente polarizable y que nuestros ojos no son capaces de distinguir la polarización, el nuevo método consiste en superponer las imágenes dándoles polarizaciones contrarias (por ejemplo, una tiene polarización lineal vertical y otra horizontal), y poniéndonos gafas “de sol” con los filtros de polarización adecuados para que cada ojo vea solamente una de las dos imágenes. Es por ese motivo que, si mientras veis una película en 3D os quitáis las gafas, no solamente pierde la profundidad sino que además la imagen se ve borrosa, incluso doble.

Y lo dejamos hoy con una pregunta: Imaginad que pudieseis ver algo más que el resto, por ejemplo polarización de la luz. ¿Qué pensáis que pasaría? ¿Seríais capaces de ver lo mismo que el resto de la gente? ¿Podríais sacarle alguna utilidad?

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: