Curiosidades, Salud y bienestar

¿Por qué crecen más las uñas en verano que en invierno?

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

Seguramente la mayoría de vosotros ya habéis sufrido en vuestras carnes la llegada del tan esperado frío invernal. Además de los clásicos catarros, gripes, abrigos e incluso bolas de nieve, el frío trae consigo otra serie de cosas de las que es posible que no nos hayamos percatado, como por ejemplo de la que tratamos hoy aquí: las uñas crecen a un ritmo más lento en invierno que en verano.

¿Por qué?

Parémonos un segundo a pensar en las uñas en sí, y es que, si lo pensamos… ¡nacemos con ellas!

En realidad es muy curioso, porque las uñas empiezan a formarse aproximadamente a los 3 meses y medio del desarrollo del bebé, y crecen a una velocidad de 0,55 mm por semana hasta el momento del nacimiento. A partir de ese momento, las uñas de las manos crecen el doble de rápido que las uñas de los pies (la media está en 3 mm al mes para las uñas de las manos y 1,5 mm para las de los pies).

¿Por qué? Pues esta diferencia es debida a que las uñas de las manos están más expuestas y sufren más agresiones que las de los pies, de manera que fisiológicamente “necesitamos” que el recambio sea más rápido.

Pero volvamos al tema que nos ocupa: ¿por qué crecen más rápido en verano?

Pues hay varios factores que influyen, desde la exposición al sol hasta la temperatura. En verano, por lo general, nuestra exposición al sol es mayor, de manera que la cantidad de vitamina D que sintetiza nuestro cuerpo es mayor, lo cual repercute positivamente en la producción de queratina por nuestro cuerpo.

Además, la temperatura ambiente afecta a nuestra circulación sanguínea, en verano va más deprisa para disipar el calor, y en invierno se ralentiza para mantenerlo, de manera que la velocidad a la que llegan los nutrientes y oxígeno  de la sangre a las uñas se reduce, disminuyendo la velocidad a la que crecen las uñas durante el invierno.

Un dato curioso, que os animamos a comprobar, es que las uñas de la mano dominante crecen más rápido que las de la mano opuesta, en ambas estaciones.

Curioso… ¿verdad? ¡Feliz semana!

Anuncios
Física, Química y Astronomía

¡Ya están aqui las Aurora Boreales!

A finales de Septiembre comienza la época para ver Auroras Boreales. Es un fenómeno que se produce predominantemente en latitudes cercanas a los polos durante todo el año, pero que son vistas con mayor facilidad en las noches de invierno. Sin embargo, se pueden empezar a ver una vez finalizado el verano y con ello el sol de medianoche de dichas regiones. Aunque la fama la tienen las auroras del polo norte, también existen en el polo sur, llamándose Aurora Austral. Ambas se forman por la colisión de partículas cargadas eléctricamente, y provenientes del viento solar, con las partículas gaseosas de la atmósfera terrestre. El color de las auroras puede variar entre el verde y el rojo, dependiendo de la altitud y con ello el porcentaje de oxígeno, pero también pueden ser de color morado cuando es el nitrógeno el gas de la atmósfera con el que interaccionan.

Para facilitar la observación de las auroras, el ayuntamiento de Reykjavík (Islandia) decidió esta misma semana apagar la electricidad durante la noche en alguna de sus calles. A parte de plena oscuridad, para ver auroras es necesario que los cielos estén totalmente despejados, y para ello es recomendable visitar páginas como The Aurora Service Forecast, que permiten ver el pronóstico de aparición con un índice del 0 al 9. En este video podéis ver las auroras que fueron filmadas en Reykjavík la pasada semana.

¿Os ha gustado el video? Si os habéis quedado con ganas de ver más, en este enlace podeis ver el trailer de la película rodada en formato time-lapsa y titulada Iceland Aurora.

¡Buen fin de semana a todos!