Naturaleza y Biología

CONCIENCIA

Con la llegada del frío, y de diciembre, cada vez se sienten más cerca las fiestas navideñas. Es una época de reencuentros, pero no sólo eso, esta época cada vez se caracteriza más por la vorágine de compras que conlleva. Compras de todo tipo, tanto materiales, como de comida.

Este post no pretende ser un credo, pero sí una reflexión para intentar consumir de forma más responsable, desde alguno de los miles de puntos de vista. Intentemos aportar nuestro granito de arena.

¿Y qué tendrán que ver las navidades con el medio ambiente?

Pongamos un ejemplo.

Borneo y Sumatra, en Asia, constituyen una de las regiones con más biodiversidad del planeta. Más de 300 000 especies animales han sido encontradas en sus bosques. Actualmente un tercio de las especies de mamíferos de Indonesia están en peligro crítico debido al desarrollo insostenible de los cultivos que están sustituyendo sus hábitats. Estos cultivos de los que hablamos, son en su mayoría de aceite de palma.

Si el ritmo de deforestación continúa, los orangutanes, junto con otras especies, podrían extinguirse en la naturaleza en los próximos 10 años.

El orangután ha llegado a ser el icono de la deforestación de Borneo y Sumatra. Su situación es representativa de otras miles de especies que se ven arrastradas al mismo destino en el sudeste asiático. Entre 1000 y 5000 orangutanes (y esto son muchos orangutanes), mueren cada año como consecuencia de la pérdida de hábitat.

Alrededor de 50 orangutanes son asesinados cada semana debido a la deforestación. Sumado a las muertes directas por inanición, muchas veces sufren tratos crueles, siendo quemados vivos, asesinados con machetes, pistolas y otras armas. En muchos casos las compañías de aceite de palma dan recompensas por los orangutanes ya que son considerados una peste debido a que a menudo destruyen las plantas de palma jóvenes para encontrar comida.

Sigo sin ver la relación con la Navidad…

El aceite de palma en sí mismo no es el problema, (sólo estamos hablando desde un punto de vista medioambiental, quizás otro día entremos a valorar el sanitario), sino que el mayor problema es el modo en que se produce y manufactura.

Algunos de los efectos de esta producción y manufactura los leemos a continuación:

Efectos sobre los ecosistemas. Los bosques vírgenes de Malasia e Indonesia están siendo diezmados a una velocidad alarmante debido al gran aumento en la demanda de aceite de palma. La situación es tan drástica que se estima que el 98% del área forestal de Indonesia será destruída antes del 2022.

Efectos sobre el cambio climático. La deforestación para cultivar aceite de palma contribuye significativamente al cambio climático por emisión de gases de efecto invernadero, debido al drenaje de los suelos ricos en carbono y la quema de rastrojos.

Sin olvidarse de los efectos ya comentados sobre la fauna silvestre.

Nuestro granito de arena viene ahora, cuando está en nuestra mano intentar “romper” la rueda, y salirse un poco del sistema. Está en nuestra mano, por ejemplo, pensar que las navidades pueden ser un buen punto de partida para hacer este esfuerzo. Sabemos que puede ser muy abstracto relacionar ese producto que tenemos en las manos en el supermercado y la destrucción de la naturaleza. Pero es así.

Os invitamos a que en estas fechas intentéis ser más conscientes de lo que compráis, e intentéis evitar los productos que contengan aceite de palma. En algún lugar remoto del planeta, ese pequeño gesto será agradecido. Nosotros mismos lo agradeceremos.

Para reconocer el aceite de palma en las etiquetas, basta con reconocer algunos de sus derivados:

– Nombres del aceite de palma en etiquetas

  • Aceite de palma
  • Aceite de palmiste
  • Grasa vegetal (palma)
  • Sodium Palmitate
  • Palmoleina u Oleina de palma (Palmolein)
  • Manteca de palma

¡Felices fiestas con conciencia!

Anuncios
Naturaleza y Biología

En Abril, Nubes mil

¡Hola concienzudos!

Como todos sabeis en Abril, aguas mil. Por eso os mostramos este infográfico con los diferentes tipos de nubes; las cuales pueden clasificarse por su aspecto (estratiformes o cumuliformes) o altitud (baja, media o alta). No contentos con esto, la meteorología clasifica además en diez tipos principales denominados géneros y que son los cirrus, cirrocumulus, cirrostratus, altostratus, altocumulus, stratus, stratocumulus, nimbostratus, cumulus y los famosos cumulonimbus.

Exploring-Nature-Cloud-Infographic¡Esperamos que hayais aprendido un poco más y que tengais buen final de semana!

Neurociencia

¿A qué edad nace la conciencia?

Foto
Un niño de 5 meses con su madre se prepara para los experimentos sobre la conciencia. Credit: Sofie Gelskov

 Estudios en adultos muestran un patrón característico de la actividad cerebral: cuando los órganos de los sentidos detectan algo, como un objeto en movimiento, las áreas visuales del cerebro se activan, incluso si éste se mueve tan rápido como para que nos demos cuenta. Sin embargo, si el objeto permanece en el campo de visión durante el tiempo suficiente, la señal pasa de la corteza visual (en el lóbulo occipital) hacia el córtex prefrontal, donde nuestra mente fija la imagen durante un largo período de tiempo. Ello tiene un correlato en la actividad eléctrica cerebral, donde se observa una activación cuando los sentidos “sienten” algo, y posteriormente otro tipo de señal (un potencial evocado denominado “onda lenta tardía” o late slow wave, en inglés) cuando el mensaje pasa al córtex prefrontal. ¡¡Y todo ello en menos de un tercio de segundo!! Los investigadores franceses de este estudio se preguntaron si dicha respuesta se podría encontrar también en niños. Para ello se monitorizó su actividad cerebral (en forma de electroencefalograma o EEG) con gorros provistos de electrodos. A los 80 bebés que participaron en el estudio (de 5, 12 y 15 meses) se les mostró una imagen de una cara en una pantalla durante una fracción de segundo.

Graph

Sid Kouider, el neurocientífico cognitivo del CNRS a cargo del proyecto, buscó un patrón oscilatorio característico de la actividad cerebral que respondiera a dicho estímulo (llamados en general potenciales evocados o ERPs en inglés) en bebés. En aquellos con al menos un año de edad, Kouider vio un patrón ERP similar al de los adultos, pero tres veces más lento. El equipo se sorprendió al detectar que también los bebés de 5 meses mostraban esta onda lenta tardía, aunque más débilmente que los mayores.


Kouider hipotetiza que esta respuesta podría también estar presente en bebés de hasta incluso 2 meses y que podría indicar un pensamiento consciente, tal y como publican hoy en
Science Kouider y su equipo. La onda, feedback del córtex prefrontal, sugiere que la imagen se almacena brevemente en la “memoria de trabajo” temporal del bebé. Y la conciencia, dice Kouider, está compuesta por memoria de trabajo.

Bebe

Lawrence Ward, un neurocientífico de la Universidad de British Columbia en Vancouver (Canadá) no implicado en el estudio, dice que aunque los investigadores firmantes del artículo han demostrado una gran paciencia reuniendo los datos y el trabajo está bien ejecutado, no es la última palabra sobre el tema. “Pienso que en el futuro encontraremos bastantes patrones de actividad neuronal diferentes que se correlacionen con la conciencia”.

Comparar las patrones oscilatorios de los niños con los de los adultos es complicado”, dice Charles Nelson (neuropsicólogo de la Facultad de Medicina de Harvard, Boston). “Los componentes ERP cambian dramáticamente en los primeros años de vida”, escribe en un e-mail. “Me resistiría a atribuir la misma operación mental (por ejemplo, la conciencia) de niños a adultos simplemente debido a un patrón similar de la actividad cerebral”.

A esto, Kouider le responde: “está en lo cierto, los componentes ERP no son exactamente los mismos que en los adultos, pero la firma ERP que hemos observado tiene las mismas características”. Kouider espera poder explorar en un futuro cómo estas señales de conciencia conectan con el aprendizaje, concretamente con el desarrollo del lenguaje: “Asumimos que los bebés aprenden muy rápido y de que son completamente inconscientes de este proceso; pero tal vez eso no sea cierto”.

por Paul Gabrielsen el 18 de Abril 2013. Traducido y adaptado por Asoc. Con/Ciencia.