Descubrimientos y Tecnología

Los diez mejores descubrimientos accidentales

Por norma general, la ciencia sigue unas reglas estrictas de reflexión, búsqueda bibliográfica, planteamiento de hipótesis y desarrollo con el fin llegar a una conclusión que pueda ser contrastada por cualquier otro experimentador. Sin embargo, no todos los descubrimientos científicos siguen este patrón. A veces, el azar juega poderosas bazas que, afortunadamente, también ha contribuido a cambiar nuestro día a día.

¿Quieres ver algunos ejemplos de estos descubrimientos accidentales?

bacterias

  1. La penicilina

Es uno de los casos más populares de descubrimiento científico “accidental”. El relato suele centrarse en un científico descuidado llamado Alexander Fleming que, en 1928, se dejaría una placa de bacterias abierta encima de su mesa del laboratorio y se iría de vacaciones. A su regreso, encontraría la placa llena de moho y, lo que es más importante, descubriría que dicho moho – Penicillium – había matado a las bacterias. Lo que la historia no suele recordar es que Fleming llevaba años dirigiendo una investigación para encontrar agentes antimicrobianos, pero tenía enormes dificultades para purificarlos, y sería este “accidente” el que permitiría que se realizasen investigaciones posteriores para conseguir la penicilina. La ciencia nunca es trabajo de una sola persona.

Sigue leyendo “Los diez mejores descubrimientos accidentales”

Anuncios
Curiosidades, Física, Química y Astronomía

La Guerra de las Ciencias

Hace mucho tiempo, en un laboratorio lejano, muy lejano…

El canal de youtube, AsapScience, publicó el año pasado este peculiar video que hace una divertida parodia de la famosa saga de ciencia ficción, Star Wars, y que hoy rescatamos, aprovechando que se estrena la última película en los cines. ¿Qúe disciplina científica ganará la batalla intergaláctica? ¿La Química, la Física, la Biología o las Matemáticas?

Neurociencia

Descodificando el Cerebro: Leyendo mentes

¿Podrían ser capaces los científicos de descodificar los pensamientos o incluso las intenciones de las personas escaneando la actividad cerebral? Esto nos cuenta Kerri Smith en su blog en la revista nature:

Jack Gallant se apoya en el borde de la silla giratoria en su laboratorio en la Universidad de California, Berkeley,  con la Mirada fija en la pantalla del ordenador que está tratando de descifrar los pensamientos de alguien.

 En la parte izquierda de la pantalla aparece la imagen real o el vídeo que Gallant le ha enseñado al participante del estudio durante un escáner cerebral. En el lado derecho, un programa del ordenador usa solo detalles del escáner para “adivinar” lo que el participante estaba viendo en ese momento.

 anneIlustración de Peter Quinnell; Foto: Kevork Djansezian/Getty

La cara de Anne Hathaway aparece en un fragmento de vídeo de la película Guerra de Novias en una acalorada conversación con Kate Hudson. El algoritmo las clasifica decididamente con dos palabras, “mujer” y “conversación”, en letra grande. Otro vídeo aparece en la pantalla, una escena bajo el agua de un documental sobre fauna marina. El programa se debate hasta que finalmente ofrece las palabras “ballena” y “nadar” en una tipografía de pequeño tamaño.

“Esto es un manati, pero no sabe lo que es”, dice Gallant hablando del programa como si de un estudiante se tratase. Han entrenado al programa, explica, enseñándole patrones de actividad cerebral provocada por distintas imágenes y vídeos. Su programa se ha encontrado con un gran número de mamíferos acuáticos antes, pero nunca con un manatí.

Mindreading

Como se puede ver en esta imagen, los científicos entrenan al ordenador (dos primeras líneas del dibujo) enseñándole a qué imagen o vídeo corresponden o están asociados los distintos patrones de activación (cuadraditos grises) que se registran durante el escaner cerebral con el equipo de resonancia magnética funcional mientras la persona los está viendo. Una vez el ordenador a creado una base de datos con estos patrones, es capaz de adivinar (fase de test – última línea del dibujo) qué imágen está viendo la persona, recibiendo únicamente la información de la resonancia magnética funcional.

Grupos de investigación alrededor de todo el mundo están usando técnicas como esta para intentar descodificar escáner cerebrales y descifrar lo que la gente está viendo, escuchando y sintiendo, así como lo que recuerdan o incluso sueñan.

Los medios de comunicación han sugerido que este tipo de técnicas traen la lectura de la mente “desde el reino de la fantasía hasta el hecho”, y  que “podrían influenciar la manera en que hacemos todo”. The economist en Londres incluso advirtió a sus lectores de que “tuviesen miedo” y especuló sobre el tiempo que pasaría hasta que los científicos prometiesen telepatía a través del escáner cerebral.

Pese a que las compañías se están interesando en la descodificación cerebral para algunas aplicaciones como estudios de mercado y detección de mentiras, los científicos están mucho más interesados en usar este proceso para aprender sobre el cerebro.  El grupo de Gallant y otros están intentando descubrir que subyace bajo los distintos patrones cerebrales, y quieren averiguar los códigos y algoritmos que el cerebro emplea para entender el mundo que lo rodea. Esperan así que estas técnicas permitan saber más sobre los principios básicos que gobiernan la organización cerebral, cómo se codifican los recuerdos, el comportamiento o la emoción.

Aplicar sus técnicas más allá de codificar imágenes y películas requeriría un gran salto en complejidad. “yo no estudio la visión porque es la parte más interesante del cerebro”, dice Gallant, “lo hago porque es la parte más fácil. Es la parte del cerebro que tengo esperanzas de resolver antes de morir” Pero en teoría, dice, “puedes estudiar cualquier cosa”.

Si quieres saber más sobre cómo “se descifra” la actividad cerebral registrada durante una resonancia magnética funcional (escaner cerebral) no dudes en en preguntarnos! También puedes consultar el artículo original, eso sí, en inglés, aquí.