Curiosidades, Descubrimientos y Tecnología

El sacacorchos

Con este título, evocando la última resaca navideña, os queremos felicitar las fiestas, ¡feliz navidad!

Érase una vez una isla en un país muy lejano, Canadá. Era una isla pequeña, de apenas 42 km de largo y tan sólo 1.5 km de ancho. Por su peculiar forma, dicen algunos, o sus arenas blancas, dicen otros, recibe el nombre de Isla de Sable.

sable_island

En esta remota isla, entre los años 1993 y 2001, 4906 cadáveres de foca fueron encontrados. Año tras año aparecían comidos con una peculiar forma, como si los cuerpos de las focas hubiesen sido mordidos por un sacacorchos gigante. Los científicos, al principio, atribuyeron estas muertes a los tiburones blancos, pero pronto se dieron cuenta que por las características de los cadáveres, y al haber sido encontrados en aguas de Alaska, esto no era posible. Por más que buscaron en la bibliografía nunca antes se había descrito nada igual.

focas-sacacorcho

En 1983, habían sido descritos ataques de tiburones a focas en la Isla de Sable, pero no se había identificado el tipo de tiburón.

Así que en 1993, los científicos se ponen manos a la obra para intentar descubrir qué tipo de tiburón está atacando a las focas.

Muchas veces las focas llegan a la isla al poco tiempo de ser atacadas, por lo que se deduce que los ataques ocurren muchas de las veces cerca de la playa. Las heridas son descritas como si se hubiesen hecho con una herramienta afilada, así que el desconcierto de los científicos no hace más que aumentar.

A través de años de estudio, los científicos fueron descartando las especies de tiburones que no podían ser responsables de los ataques, bien porque no se habían registrado en esas aguas, o bien por otras razones: sólo se habían avistado juveniles, el tamaño del tiburón hacía imposible un ataque de ese tipo, etc. Poco a poco iban quedando menos opciones; el tiburón mako, el tiburón azul y el tiburón de Groenlandia fueron los últimos candidatos.

Investigaciones más profundas empezaron a descartar a la mayoría de ellos, bien porque algunos de ellos sólo se divisaban en la zona determinados meses al año, mientras que los ataques ocurrían durante todos los meses del año, o bien porque no se encontraban en sus estómagos restos de ninguna foca.

Como si de Gran Hermano se tratase, al final sólo pudo quedar uno:  el tiburón de Groenlandia, un viejo conocido.

Fue el único depredador capaz de causar ese tipo de heridas, con forma de sacacorchos, en las focas. Estos tiburones presentan una mandíbula muy características; los dientes de la mandíbula superior son muy delgados y puntiagudos, carentes de serraciones que actúan como un ancla mientras que la mandíbula inferior hace el corte. Los dientes inferiores se entrelazan y son anchos y cuadrados, conteniendo cúspides cortas y lisas que apuntan hacia fuera. Los dientes de las dos mitades de la mandíbula inferior están fuertemente inclinados en direcciones opuestas.

greenland_shark_dentition

Por tanto, los patrones de heridas encontrados en los cadáveres de focas en la isla de Sable sugieren que el tiburón de Groenlandia sería el principal depredador. Los dientes de la mandíbula superior agarrarían la presa, facilitando su manipulación, mientras que con los dientes de la mandíbula inferior la cortarían.

focas2

A quien le falte plan para hoy, aquí un documental.

 

Fuente: TWO SHARK SPECIES INVOLVED IN PREDATION ON SEALS AT SABLE ISLAND, NOVA SCOTIA, CANADA ZOE N LUCAS and LISA J NATANSON. Proceedings of the Nova Scotian Institute of Science (2010)Volume 45, Part 2, pp. 64-88.

Anuncios
Naturaleza y Biología

¿Dónde están las monarca?

Por esta época, las mariposas monarca (Danaus plexippus) deberían haber llegado ya al Michoacán (estado situado en el centro de México), tras su largo viaje migratorio desde Canadá. Estas mariposas recorren 8000 kilómetros en su viaje de ida y vuelta, llegando a realizar tramos de 120 kilómetros al día. El motivo de esta gran migración es la búsqueda de zonas con una temperatura más cálida, por ello abandonan Canadá a finales de Septiembre para volver de nuevo en el mes de Julio, siendo partícipes  hasta 5 generaciones de mariposas.

¿Cuáles son las causas de este retraso? Pues bien, la causa principal es la pérdida del hábitat de reproducción y la fuente de alimento por la expansión de la agricultura industrial y el uso de herbicidas. Aunque también los desastres ambientales han mermado el número de anteriores migraciones, como los huracanes. Los intereses por la conservación de las monarca no son solamente ambientales o turísticos, ya que para algunos pueblos indígenas de México la llegada de las mariposas supone el inicio de la cosecha del maíz y su marcha la siembra del mismo, según nos narra un interesante artículo en la sección de ciencia del periódico El Mundo.

Pero lo que nos interesa desde un punto de vista más científico es cómo consiguen hacer la misma ruta migratoria hasta el punto de volver a los mismos árboles, siendo individuos de generaciones diferentes a las que iniciaron la migración. Se han propuesto diferentes teorías, entre las cuales están la memoria genética, la existencia de elementos geográficos como las montañas favoreciendo la ruta, los árboles marcados químicamente por las mariposas, la posición del Sol como regulador de su ciclo circadiano, o incluso teorías que niegan la propia existencia de tal masiva migración norte-sur.

Esperemos que os haya parecido interesante la noticia. Os dejamos esta bonita foto.

mariposa_monarcaMario Vazquez en Flickr