Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Entradas etiquetadas como ‘adaptaciones’

CÓMO SOBREVIVIR A LAS TEMPERATURAS EXTREMAS

El calor ya nos está golpeando desde hace días, y esto cada vez se vuelve más molesto. Los hay que harán tonterías, como vimos la semana pasada, y los que todavía no tienen el mar cerca, y tienen que trabajar, intentarán refrescarse de mil maneras, pero, ¿nadie se ha preguntado qué les pasa a los animals durante las temperaturas extremas? Hoy vamos a hacer un breve repaso sobre algunas de las adaptaciones de los animales a las altas temperaturas.

La adaptación más importante es cómo los animales regulan su temperatura corporal, es decir, lo que todos conocemos como “animales de sangre caliente” y “animales de sangre fría”.

Los animales de sangre caliente, aves y mamíferos en su mayoría, necesitan mantener una temperatura corporal constante o sufrirían consecuencias nefastas. Hay conseguido adaptarse sin que la temperatura exterior sea un impedimento, es decir, hay conseguido mantener una temperatura interna más o menos constante. Esta varía entre los individuos, pero suele oscilar entre los 36 ° C y los 40 ° C.

Por el contrario, los animales de sangre fría dependen de la temperatura exterior, ya que no mantienen una temperatura interna constante. Si por ejemplo fuera hay una tempeartura de 10 ° C, su temperatura corporal con el tiempo será de 10° C, mientras que si fuera hay 37°C, su temperatura subirá hasta esta cifra.

Pero lo que nos interesa más ahora mismo es, ¿cómo nos podemos mantener frescos?

La respuesta es ¡sudando!

Cuando hace calor, ¿qué es lo primero que pasa? Empiezas a sudar. El adulto promedio tiene 3 millones de glándulas sudoríparas. No es la sudoración lo que te enfría, sino más bien la evaporación de este sudor. La evaporación es un cambio de fase endotérmico, es decir, se produce con gasto de energía, la cual se extrae del cuerpo, y de esta manera lo enfría.

Cada vez que pierdas energía, es decir, cada vez que sudes, tu cuerpo se sentirá más fresco.

¿Y los animales sudan? La mayoría no, pero algunos lo hacen. Los perros sudan principalmente entre las almohadillas en la parte inferior de sus patas. Una excepción notable es el terrier sin pelo americano, que tiene glándulas sudoríparas por todo su cuerpo.

Los gatos no sólo tienen glándulas sudoríparas en las almohadillas de sus patas, sino también en sus lenguas, así que cuando veas que un gato se lame, puede ser que no se esté limpiando, sino que se esté refrescando, ya que esa saliva esparcida por todo su cuerpo se evaporaría sirviendo para refrescar al animal. Los canguros, por ejemplo, también se lamen los antebrazos con este mismo objetivo.

En cambio, los animales que viven en climas muy calientes no pueden permitirse el lujo de sudar, ya que el agua escasea en esos lugares, y tienen que prevenir esa pérdida de agua en forma de sudor, de sus cuerpos. Una gran cantidad de agua se pierde a través de la respiración, por lo que los animales del desierto se han adaptado expulsando el aire seco durante la respiración, y reabsorbiendo el agua presente en su aliento antes de ser completamente expulsada.

Mientras no tengamos otro tipo de adaptación, ¡a beber agua para sudar!

 

Anuncios

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: