Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Archivo para la Categoría "Uncategorized"

Los increíbles Ositos de Agua

Siempre se ha dicho que las cucarachas serían los únicos animales en sobrevivir ante una explosión nuclear. Esto se debe a que una cucaracha es capaz de soportar 6.400 rads (medida estándar de radiación) mientras que los seres humanos soportamos sólo 500 rads. Aunque bien es cierto que las que se encontraran más cerca de la explosión no vivirían debido a las altas temperaturas.

63A

 

Pero quizás tengamos que cambiar ese dicho, y en vez de cucarachas deberíamos hablar de los tardígrados.

¿Qué son los tardígrados? Pues son unmedical illustrationos animalitos del filo de Ecdysona dentro del reino animal, caracterizado por ser invertebrados, protóstomos, segmentados y microcópicos (500 µm de media). Se conocen como osos de agua, por su forma, y son los animales más resistentes del planeta. Viven en todas las partes del Tierra, incluso en condiciones sin agua, y también son capaces de sobrevivir en el espacio exterior.

Recientemente ha salido publicado un artículo en Scientific Reports que asegura que los tardígrados serían capaces de sobrevivir a cualquier catástrofe astrofísica. En el trabajo analizan el posible impacto de un asteroide, la explosión con rayos gamma y el estallido de una supernova. Para ello usan fórmulas matemáticas muy complejas, así que en realidad juegan con probabilidades. En los 3 eventos lo que ocurriría es que los océanos se evaporarían debido a las grandes temperaturas y se extinguirían no sólo  los humanos si no a prácticamente todas las especies. Los científicos dicen que el tardígrado sería capaz de sobrevivir a los 3 eventos.

¿Pero por qué son tan resistentes?

Lo más curioso que tienen estos animalitos es algo llamado criptobiosis . Que es la razón por la que son tan resistentes. Pueden entrar en este estado en cualquier momento de su ciclo vital, y no sólo cuando son esporas o huevos como ocurre con otras especies. Hay 5 maneras de criptobiosis, que son:

-Anoxibiosis: ocurre cuando no hay oxígeno. El tardígrado absorbe agua para compensar y se queda en un estado latente. Así sólo puede vivir 4 o 5 días.

-Enquistamiento: No se sabe las condiciones por las que esto ocurre, pero el tardígrado acumula alimento en las células, expulsa su aparato bucofarígeo y su intestino se llena de material de desecho. Así pueden aguantar 1 año casi sin consumir alimento.

-Osmobiosis: se produce cuando el tardígrado se somete a grandes presiones osmóticas como ocurre cuando está en agua salada.

-Criobiosis: este estado lo provocan las bajas temperaturas. No se congelan gracias a las ice nucleating agents, al glicerol y las trehalosas que actúan como agentes anticongelantes.

-Anhidrobiosis: este estado se alcanza cuando se evapora casi todo el agua del cuerpo del animal. Para que el tardígrado pueda sobrevivir la evaporación tiene que ser lenta.

6e82657618c9626eb6bef4498cf65d766787dc96

Si queréis saber más del tema podéis pinchar aquí.

Además de todo lo anterior, en 2007 fueron enviados al espacio exterior en el transbordador Endeavour, de la NASA y sobrevivieron. Se tuvieron que enfrentar a la radiación, a vientos solares y a las falta de oxígeno.

Así que ya veis que hay animales extraordinarios en nuestro planeta, quizás demasiado espe(a)ciales para estar aquí. Tanto es así, que en 2013 la NASA lo nombró como el mejor candidato para ser una especie extraterrestre.

tardigrade_s

Referencias:

http://www.tardigrada.es/Criptobiosis.html

“The Resilience of Life to Astrophysical Events” David Sloan, Rafael Alves Batista & Abraham Loeb. Scientific Reports 7, Article number: 5419(2017)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entendiendo cómo se codifica una película en el ADN

¡Buenos días!

Hoy nos hacemos eco de la noticia que apareció la semana pasada y que posiblemente muchos de vosotros conozcáis: Un grupo de científicos ha conseguido codificar una película en el ADN de una bacteria. Suena a ciencia ficción, ¿verdad? Como tal, los medios escribieron numerosos artículos al respecto, pero en ninguno de ellos me ha quedado claro lo que realmente hicieron los científicos. Así que he decidido ir al artículo original y tratar de explicar aquí la técnica que emplearon, para intentar clarificar las cosas.

Lo primero que debemos saber es qué ese una imagen digital en blanco y negro, como la que se codificó en este experimento. Una imagen digital no es más que representación numérica de una imagen bidimensional. Contiene un número fijo de filas y columnas de píxeles, y el valor numérico de cada elemento de la tabla marca la intensidad de gris del píxel correspondiente. En la siguiente imagen se ve cómo una pequeña parte de un mapa se codifica en una matriz donde se asigna el valor 0 al color negro y el 255 al color blanco.

Así pues, para codificar una imagen en el ADN, necesitamos convertir estos números en el lenguaje del ADN, que recordemos que se compone de cuatro letras: la A, la T, la C y la G. Lo que hicieron los científicos es asociar un valor de la intensidad del gris a una palabra específica. Sus imágenes eran más simples y los valores de grises oscilaban entre el 1 y el 21 (no entre el 0 y el 255, como en el ejemplo). Los científicos asignaron, por ejemplo, que la sucesión de bases TCT tuviera el valor 2 y que GAT tuviera el valor 8. De esta forma, diseñaron secuencias de ADN para grupos de píxeles de una imagen y les añadieron otra secuencia previa que decía en qué posición de la imagen se encontraban, para que la reconstrucción fuera posible.

Una vez tenían estas secuencias, utilizaron una técnica conocida como CRISPR, que es capaz de introducir estas secuencias en el ADN mediante un sistema de corta y pega genético. Dicho de otra forma, insertaron en el ADN de la bacteria conjuntos de tres bases que representaban la intensidades de los píxeles de la imagen. La bacteria que utilizaron es la Escherichia Coli, que se encuentra en el intestino de numerosos animales.

Pues bien, una película no es más que una sucesión de imágenes, así que simplemente tuvieron que insertar estas imágenes de forma consecutiva (una al día, por cuestiones técnicas) para conseguir codificar la película completa. Una vez codificada la película, sólo tuvieron que reconstruirla. Para ello, cogieron las bacterias, cortaron su ADN en trozos, y los pasaron por una máquina (llamada secuenciador) que es capaz de leer las letras que hay en cada uno de esos trozos. Una vez leídas sólo tuvieron que asignarles una posición y un instante temporal (gracias a las secuencias previas que llevaban asociadas las palabras de tres bases) para obtener la película completa. En la siguiente imagen podéis ver la película original y la reconstruida.

 

 

Este avance científico plantea una serie de interrogantes futuros, ya que abre una nueva forma de almacenar información. Podría tener aplicaciones a nivel de investigación (ya que se podrían almacenar secuencias de eventos que ha vivido la célula) e incluso a otros niveles (¿quién sabe si podría servir para codificar mensajes secretos a nivel de espionaje?). Pero muchas de ellas son mera especulación.

¡Buena semana!

 

  1. Imagen obtenida de http://hosting.soonet.ca/eliris/remotesensing/bl130lec10.html
  2. Artículo original en

El lado oscuro de las jirafas

¡Buenos días concienzud@s!

Hoy toca hablar sobre unos animales muy entrañables: las jirafas. Estos mamíferos artiodáctilos son fácilmente reconocibles por sus largos cuellos, andares desgarbados y sus patrones de manchas oscuras sobre su piel de color amarillento, y en especial, por ser los animales más altos del mundo. La jirafa (Giraffa camelopardalis) se localiza en un área bastante dispersa, que se extiende desde Niger hasta Somalia (oeste a este) y de Chad a Sudáfrica (norte a sur). Respecto a su hábitat, las jirafas viven en sabanas, pastizales y bosques abiertos.

 

Se conocen su morfología y su distribución, la rapidez con la que pueden desplazarse, o lo alto que pueden llegar o la fuerza de sus cuellos, pero sólo en los últimos años se han publicado trabajos detallando su comportamiento. Los primeros estudios sugirieron que los grupos de jirafas no estaban estructurados, pero ahora se cree que siguen una dinámica semejante a los chimpancés o las hienas. Se sabe que las jirafas hembra mantienen relaciones estrechas entre sí, según un estudio publicado recientemente en la revista Animal Behavior. Concretamente, forman vínculos estrechos con un selecto grupo de compañeras, y además evitan a otras hembras con las que se llevan “menos bien”.

Los científicos explican que los individuos se asocian temporalmente, dando como resultado tamaños de grupo fluctuantes.

El grupo de investigación, perteneciente a la Universidad de Queensland (Australia), identificó y siguió la pista a diferentes individuos, claramente diferenciables por su patrón de manchas, que los hace únicos.

Las hembras elegían a miembros de un grupo, al que se asociaban, y evitaban intencionadamente a otros miembros y grupos. Esta conducta podría deberse al uso de las mismas localizaciones para alimentarse, aunque los integrantes del grupo de investigación no descartan que las jirafas se reconozcan mutuamente de cuando eran jóvenes y vivían en grupos (al estilo de las “guarderías”), algo ampliamente descrito en el mundo animal.

Sin embargo, los machos presentan un comportamiento menos gregario y muchos deciden vagar en solitario tan pronto como alcanzan la madurez. Si hay pocas oportunidades de apareamiento, algunos estudios sugieren que las jirafas macho pueden formar “amistades” entre sí, pero por norma general, los machos se caracterizan por ser solitarios y luchadores.

Normalmente un macho más viejo es retado por un joven para demandar el apareamiento por una hembra. En primer lugar se sitúan uno junto al otro, empujándose para juzgar cuál es el más fuerte. En peleas igualadas, es normal que se intercambien golpes brutales con los cuellos, y raramente utilizan los osiconos, estructuras similares a cuernos, aunque a veces pueden ocasionar lesiones. El desenlace más común es el de un macho victorioso y uno magullado, pero puede darse que uno de los contendientes acabe muerto.

Os dejamos un escalofriante vídeo:

Esperamos que os haya gustado. ¡Buena semana concienzud@s!

 

Fuentes:

  • Carter, Jennifer M. Seddon, Celine H. Frère, John K. Carter, Anne W. Goldizen. Fission–fusion dynamics in wild giraffes may be driven by kinship, spatial overlap and individual social preferences, Animal Behaviour, Volume 85, Issue 2, 2013, Pages 385-394, ISSN 0003-3472.
  • BBC Nature.

¿Y si pudiéramos comer la luz del mar?

Hola concienzud@s,

Con este título tan sorprendente os quiero hablar del trabajo del chef Ángel León que tras 5 años de colaboración con el Campus de Excelencia Internacional del Mar CEI.MAR ha conseguido integrar la bioluminiscencia en la cocina.

La bioluminiscencia es un fenómeno que se da en ciertos organismos que son capaces de transformar la energía química en energía lumínica.

Una enzima, la luciferasa, cataliza la oxidación de un sustrato de proteína, la luciferina, que emite luz.

Ángel León utiliza una larva de cangrejo originario de Cádiz alimentado con un plancton bioluminiscente que se congela y posteriormente se liofiliza y cuando se pone en contacto con un líquido se produce la reacción química anteriormente descrita desprendiéndose luz.

 

luz_mar

 

Os dejo con un vídeo de la presentación de este producto porque en este caso y más que nunca sobran las palabras…

 

Estupideces veraniegas… ¡Qué malo es el calor!

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!!

No sabemos dónde viviréis exactamente, pero creemos que podemos afirmar, sin miedo de equivocarnos demasiado, que sea donde sea: ¡estaréis tostados de calor! (Salvo aquellos de vosotros que nos leáis desde el hemisferio sur 😉 ).

Y es que, aunque estemos en junio, el verano ya está aquí, y eso nos ha hecho pensar en una de las mejores cosas que tiene el año: ¡las vacaciones!

Siempre es divertido elegir el lugar, planear qué se va a hacer, organizarlo con amigos… Pero a veces, el calor, la desconexión derebral o la presión social pueden hacernos cometer estupideces que de otra manera no haríamos.

Podríamos hablaros de las dietas, las rutinas imposibles de gimnasio para conseguir un cuerpo diez en una semana… pero, como hace calor, hemos decidido hacer un post ligerito de leer, y traeros algunas de las grandes estupideces que ha hecho la gente durante las vacaciones.

Damos fe de que son reales, aunque cueste creerlo.

Por ejemplo…. Imaginaos que estáis con unos amigos en el famoso parque nacional de Yellowstone, en Estados Unidos. Veis una de esas maravillosas fuentes termales multicolores… y, de pronto, a alguien se le ocurre: Hace calor, ¿Por qué no nos bañamos?

Lo creáis o no esto sucedió hace unos años, aunque el contexto fue un poco diferente.

Cuatro blogeros de High on Life se vieron envueltos en medio de un incendio mientras iban andando fuera de pista alrededor de una de las termas más populares de Yellowstone: el Grand Prismatic Spring. Es una de las más grandes de Estados Unidos y es un ecosistema muy delicado y curioso, en el que bacterias que crecen a diferentes temperaturas extremas le dan un colorido aspecto a la terma (como podéis ver en la imagen). Los blogeros acabaron un poco “escaldados”, porque, además de las quemaduras que sufrieron por la temperatura del agua, tuvieron que enfrentarse a la furia de los vigilantes del parque por poner en peligro, no solamente a ellos, sino al delicado ecosistema.

Pero no son los únicos que han dado quebraderos de cabeza a los vigilantes de Yellowstone. El pasado mayo una pareja de turistas encontró una cría de bisonte en medio de la carretera y “decidieron” que era una cría abandonada. ¿Y qué haría todo buen ciudadano al ver una cría de mamífero abandonada? ¡Exacto! En vez de dar parte a los guardas o dejar que la nautraleza siguiera su curso, decidieron meterla en la parte de atrás del coche para “rescatarlo”. Cuando los guardas detectaron la situación fueron al encuentro de los turistas y liberaron al pobre bisonte.

Si la pareja intentó hacerlo para salvar al bisonte, o se lo quisieron llevar de mascota, será algo que nunca sabremos, pero no serían los primeros que intentan llevarse la fauna local a su casa.

¿Qué creéis? ¿Será un osezno? ¿Un cervatillo? Vamos a daros una pista. El acontecimiento tiene lugar cada año en Shark Valley, en el parque nacional de los Everglades. Alguno de vosotros estará pensando: pero si ahí no hay osos, ni cervatillos, ahí lo que hay… ¡Ahí lo que hay son caimanes!

¡Exacto! Por estúpido que pueda parecer, cada año hay varios turistas que intentan robar crías de caimán. Más allá del peligro que puede entrañar tener éxito, que el caimán crezca y se coma al perro de tu vecino, las crías de caimán “lloran” cuando se ven amenazadas. Y este llanto atrae a las madres… cuya reacción os podéis imaginar.

Caimán 1 – Humanos 0.

Pero lo más estúpido que hemos encontrado es consecuencia no del calor, ni de las compañías, sino de la más absoluta desconexión cerebral… por llamarlo de alguna manera. Pongámonos en situación. Imaginad que estáis en Florida, y vais a ver un parque natural en el que hay árboles que tienen hasta 3500 años. En concreto, imaginad que estáis junto a un ciprés de esta edad conocido como “el Senador”. ¿Qué haríais? ¿Tumbaros al abrigo de su sombra? ¿Tiraros una foto para colgarla en vuestras redes sociales? ¿Admirar su grandeza? Puede ser… pero no es eso lo que decidió hacer una mujer estadounidense. De hecho… decidió que lo mejor que podía hacer era colocarse, y como fumar metanfetaminas es algo que ni está aceptado socialmente, ni es legal… Y el árbol estaba hueco… ¡Efectivamente! Decidió colocarse dentro del árbol hueco, con tan mala suerte que incendió el tronco, y quemó todo el árbol.

Así que ya sabéis, no dejéis que el calor os fría el cerebro y tened mucho cuidadito con lo que hacéis estas vacaciones, o podéis terminar siendo los protagonistas de uno de nuestros posts…

¡Disfrutad ConcienzudXs!

 

 

Chernobyl: adaptarse o morir

¡Hola concienzudos! Hoy vamos a hablar del accidente que ocurrió en 1986, en la central nuclear Vladímir Ilich Lenin de Chernobyl cerca de la ciudad de Pripyat (Ucrania). Ha sido el único accidente nuclear de nivel 7 en la historia (escala de 0-7).

ChernobylChernobyl625848_900

Actualmente, esta ciudad es una ciudad fantasma debido a la explosión del reactor 4 de la central. A causa de los altos niveles de radiación, tuvieron que evacuarla rápidamente y además establecieron un perímetro de 30 km al que llaman zona de exclusión o simplemente La Zona. 

800px-Tchernobyl_radiation_1996-es.svg

A pesar de que esta área sea la más contaminada, la nube radiactiva llegó a gran parte de Europa y Asia. Se cree que hasta en Irlanda hubo lluvia radiactiva. En el mapa de abajo podéis ver las zonas afectadas en el momento de la explosión. A día de hoy, la zona de exclusión sigue siendo inhabitable (aunque ya veremos que no es tan inhabitable).

450px-Radiation_chernobyl_effects.svg

Lo paradójico del accidente es que ocurrió cuando realizaban una prueba de seguridad de los reactores. En él, querían comprobar si con una falta de suministro eléctrico, los generadores sería capaces de mantener refrigerados los reactores. Al fallar la prueba, el reactor número 4 se sobrecalentó produciendo una explosión del hidrógeno del interior.

22f5f101636fed9ddf5247abf7672b1d

Tras el accidente, tuvieron que contratar a gente para que limpiara la zona. Se les llamó liquidadores. Hay que tener en cuenta que en esa época, aunque se sabía que la radiación era mala, no conocían el verdadero alcance de una explosión así y de todo lo que se liberó. Se estima que la cantidad de materiales tóxicos y radiactivos eran 500 veces mayor que los liberados en la bomba atómica de Hiroshima. 

images (1)Por ello, el material protector usado por los liquidadores, no era muy eficiente. Gracias a ellos las consecuencias del accidente no fueron tan horribles como podrían haber sido, pero pagaron un alto precio. Aunque no se sabe con exactitud, ya que hay consecuencias tanto a corto como a largo plazo, se desconoce la cantidad exacta de liquidadores discapacitados o muertos a causa de la radiación. Pero si se contrataron unos 600.000, se cree que al menos 100.000 murieron o quedaron discapacitados. Aunque seguramente la cifra sea mayor.
Liq4

Pues como ya hemos dicho, han pasado 31 años, y la zona sigue muy contaminada.
300px-Iodine-131-decay-scheme-simplified.svg Los radioisótopos que más se liberaron fueron yodo-131, estroncio-90 y cesio-137. Una de las características más importantes de los isótopos radiactivos es su periodo de semidesintegración. Que es la cantidad de tiempo necesaria para que la mitad de los núcleo de un isótopo se desintegren liberando electrones, neutrinos o positrones dependiendo de si son emisiones en gamma, beta o alfa. El del yodo-131 por ejemplo es de 8 días, pero en los otros dos el periodo de semidesintegración es de 30 años y además, sobretodo el cesio-137, está mayormente depositado en la superficie del suelo. Así que, a día de hoy,  sólo la mitad de esos núcleos se han desintegrado. Por lo que harían falta otros 30 años más para que desaparezca. Así que mirándolo bien, tras un accidente nuclear llevan casi 100 años descontaminar todo.

En 2014 salió un artículo muy interesante que se titula Chronic exposure to low-dose radiation at Chernobyl favours adaptation to oxidative stress in birds”.

fotonoticia_20140427133934_644

En él hablan de que aunque la radiación produce estrés oxidativo celular, los organismos tienen respuestas compensatoria que se combinan con las especies reactivas de oxigeno (ROS) minimizando así los daños que pudieran producir estos radicales. Para el trabajo, estudiaron pájaros de 16 especies expuestas a la radiación de Chernobyl y analizaron los niveles de los antioxidantes más importantes del organismo, además del daño en el ADN. Sorprendentemente, vieron que los niveles de antioxidantes y el daño en el ADN eran menores en estos pájaros que en los controles. Aunque los más curioso del estudio, es que relacionaban la cantidad de feomelanina (pigmento en plumas) con el éxito adaptativo a la radiación. A más cantidad de pigmento mayor número de radicales libres oxidantes, por lo que estos animales se adaptaban peor a la radiación. Por lo tanto se pudo concluir que la exposición prolongada a radiación puede ser beneficiosa en términos de adaptación al daño celular, siempre y cuando el organismo llegue a adaptarse.

A parte de aves, a día de hoy en esta zona viven por ejemplo ciervos, lobos u osos, entre otros. Así que el número de especies que sobreviven en este área “inhabitable” ha aumentado por la disminución de la presencia humana, y parece que la radiación no les ha detenido.

¿Estos estudios podrían extrapolarse al ser humano? Pues no se ha estudiado. Pero la realidad es que hay casi 5 millones de personas que viven en áreas contaminadas por la radiación, ya que no quisieron irse, o más tarde volvieron a sus casas a pesar de la advertencias. Según esas personas, la radiación no les afecta, ya que no tienen problemas de salud. Pero lo cierto es que no se ha estudiado lo suficiente si esto es verdad.

Así que ya sabéis, la vida siempre se abre paso.

¡Feliz semana!

Referencias: Chronic exposure to low-dose radiation at Chernobyl favours adaptation to oxidative stress in birds. Ismael Galvan, Andrea Bonisoli-Alquati, Shanna Jenkinson, Ghanem Ghanem, Kazumasa Wakamatsu, Timothy A. Mousseau and Anders P. Møller. Functional Ecology 2014, 28, 1387–1403

https://www.youtube.com/watch?v=X4gAWbN5lc4 Documental, La Zona.

Pint of Science 2017

Hola ConcienzudXs!

     Esta semana se ha celebrado el mayor festival que reúne a investigadores y ciudadanos en los bares dejándonos imágenes como esta. Para los que aún no lo conozcan, estamos hablando del Pint of Science que como cada año ha tenido lugar en un total de 175 ciudades en 11 países diferentes. El objetivo del evento, celebrado entre el 15-17 de Mayo, consiste en acercar al público la investigación desde el laboratorio a bares y pubs. Una iniciativa mas para concienciar a la sociedad de la importancia de la ciencia, haciéndonos partícipes de ella en un entorno relajado y donde todos podemos opinar y aportar ideas con una cerveza entre las manos.

Resultado de imagen de pint of science 2017Albert Quintana, del Institut de Neurociències de la UAB, en el Pint of Science 2016 (foto: Pint of Science)

Buen comienzo de semana a todos!

Bzzz… Oído cocina… Bzzz

¡Buenos días concienciudxs!

Hoy de nuevo nos toca hablar de animalitos que son mucho más inteligentes de lo que esperaríamos (reconozco que tengo debilidad por ellos). Y si alguna vez os hemos hablado de abejas, hoy os vamos a hablar de sus primos los abejorros. Estos pequeños bichos son conocidos sobre todo por el ruido que hacen al volar, tanto que hasta Rimsky-Korsakov les dedicó una pieza orquestal, erróneamente traducida al español como el vuelo del moscardón (se recomienda poner de ambientación mientras se lee el artículo).

Pues bien, ya se había demostrado que los abejorros son capaces de aprender a resolver tareas complejas, como ésta en la que tienen que tirar de una cuerda para poder alcanzar un poco de agua azucarada, algo que les pierde. Mirad lo que hacen, mirad:

En el estudio al que hacemos referencia, publicado en la revista Science en febrero de este año, se descubiró que los abejorros eran capaces de aprender a realizar una tarea totalmente arbitraria: llevar una pelota al centro de una plataforma circular. Obviamente, ésta es una tarea que los abejorros no han aprendido en ningún momento en su hábitat natural, pues no se enfrentan a este tipo de situaciones en condiciones normales.  Para enseñarles, utilizaron un abejorro artificial (un palito con una reproducción de una abejorro al final) que llevaba la pelota hasta el centro de la plataforma.

Posteriormente, se descubrió que los abejorros también aprendían a realizar la tarea si se les entrenaba de otras dos formas distintas: la primera, a través de otros abejorros que habían sido previamente entrenados y, la segunda, al observar cómo se movía la pelota gracias a un imán situado debajo de la plataforma, como si se moviera por sí misma. El resultado que obtuvieron era que los abejorros aprendían mejor si eran otros abejorros los que les enseñaban que si lo aprendían gracias al imán. Esto nos habla de un posible aprendizaje social en estos animales que mejoraría su capacidad de resolver tareas.

Pero los abejorros fueron un paso más allá, llegando a mejorar el rendimiento al reproducir la tarea que habían aprendido. Veréis, durante los dos últimos tipos de entrenamiento que os contaba, los abejorros aprendieron teniendo tres pelotas sobre la plataforma al mismo tiempo. De estas pelotas, las dos más próximas al agujero estaban pegadas al suelo, de forma que el abejorro (o el imán) que realizaba la tarea como instructor, tenía que mover la pelota más lejana. Pues bien, cuando se testeó a los alumnos, se encontró que la mayoría de ellos fueron capaces de deducir que el objetivo era meter una pelota en el agujero (no la más lejana, como les habían enseñado) y, por tanto, decidieron elegir la pelota más cercana para llevarla al agujero. Así pues, los aprendices superaron a los maestros y consiguieron realizar la tarea de forma más eficiente a como la habían aprendido. Os dejo un vídeo donde podéis ver todas las tareas que os acabo de contar.

Así que, ya sabéis, la próxima vez que estéis intentando echaros una siesta en un prado y oigáis a alguno de estos bichos, pensad que son más listos de lo que parecen, y que quizás están intentando colaros algo dentro de la boca si dormís con ella abierta :P.

¡Buena semana!

 

————–

Bumblebees show cognitive flexibility by improving on an observed complex behavior.
Olli J. Loukola,
Clint J. Perry, Louie Coscos, Lars Chittka. Science  355, 833836 (2017)

Associative Mechanisms Allow for Social Learning and Cultural Transmission of String Pulling in an Insect
Sylvain Alem, Clint J. Perry, Xingfu Zhu1, Olli J. Loukola, Thomas Ingraham, Eirik Søvik, Lars Chittka Plos Biology, 1002564, 2016

La rapamicina y su descubrimiento

¡Hola concienzud@s!

Hoy os vamos a hablar de las peripecias que a veces se esconden detrás de un gran descubrimiento. Muchos lo pueden tachar de serendipia, es decir, un hallazgo que se hace de manera casual o accidental, o bien de genialidad por parte del investigador. Concretamente, el post de hoy tratará sobre cómo fue descubierta la rapamicina. Este compuesto, conocido también como Rapamune® (sirolimus), fue el primero de una nueva clase de agentes inmunosupresores desarrollados para la prevención del rechazo de órganos tras el trasplante renal.

Estructura química de la rapamicina (Fuente: http://www.seara.ufc.br)

 

Durante 1964, una expedición científica canadiense viajó a la Isla de Pascua, o Rapa Nui, como se conoce también a la isla y a la etnia que habita en ella, para recolectar muestras de plantas y suelos. Posteriormente, la expedición compartió sus muestras de suelo con científicos de laboratorios de investigación de Ayerst en Montreal (en la actualidad Wyeth Laboratories Research Inc.) donde en 1972 el Dr. Suren Sehgal identificó y aisló un nuevo compuesto químico que contenía potentes propiedades antifúngicas, procedente de la bacteria Streptomyces hygroscopicus. El Dr. Sehgal y su equipo descubrieron rápidamente que el compuesto también suprimía la respuesta del sistema inmunológico. Enviaron una muestra del fármaco al Instituto Nacional del Cáncer para realizar diferentes pruebas, donde se descubrió que el fármaco funcionaba muy bien contra tumores sólidos. Como habréis podido deducir, el nombre del compuesto se debe al nombre nativo de la isla de Pascua.

Ubicación de la Isla de Pascua (Rapa Nui)

Desgraciadamente, debido a las prioridades corporativas, la administración de la empresa no quería buscar drogas basadas en este compuesto. Cerraron las instalaciones en Montreal, despidieron al 95% del personal y trasladó a un pequeño grupo de investigadores a Princeton (New Jersey, EEUU). El Dr. Sehgal persistió en sus esfuerzos por desarrollar fármacos basados ​​en la rapamicina, reviviendo la investigación en 1987 con el respaldo de una nueva dirección después de la fusión de Wyeth y Ayerst.

La rapamicina se desarrolló como un inmunosupresor por el Dr. Sehgal y su laboratorio y ahora se estima que genera para la compañía miles de millones de dólares. El fármaco también se usa bajo licencia de Johnson & Johnson para recubrir los stents usados ​​en pacientes con fallo cardíaco para prevenir el bloqueo arterial posterior. La rapamicina también tiene otras aplicaciones, como prevenir el rechazo de los islotes pancreáticos trasplantados, una cirugía que se realiza como un tratamiento para la diabetes. Además es un compuesto que se utiliza para el tratamiento de diferentes tipos de cáncer. Los médicos recomendabann Rapamune para su uso en combinación con ciclosporina y corticosteroides para la prevención del rechazo agudo de órganos en pacientes trasplantados de riñón. Los resultados de los ensayos clínicos demuestran que la rapamicina, en combinación estos dos compuestos, reduce las tasas de rechazo agudo en un 60% en comparación con los grupos control. Actualmente, se utilizan derivados de la rapamicina para la prevención del rechazo, suministrando tacrolimus y micofenolato mofetilo.

Esperamos que os haya gustado la historia, ¡feliz semana!

 

Referencias:

Seto B (2012). Rapamycin and mTOR: a serendipitous discovery and implications for breast cancer. Clinical and Translational Medicine 1:29.DOI: 10.1186/2001-1326-1-29.

Li J, Kim SG, Blenis J (2014). Rapamycin: one drug, many effects. Cell Metab 19(3):373-9. doi: 10.1016/j.cmet.2014.01.001.

Leche con lactosa o sin lactosa

Buenos días concienzud@s, hoy os quiero hablar de la nueva moda que se está imponiendo de tomar leche y otros derivados lácteos sin lactosa.

Si nos fijamos en los anuncios tanto en prensa como en televisión cada vez más marcas nos ofrecen estos productos asegurándonos además que si los tomamos vamos a tener unas digestiones mucho más ligeras y vamos a sentirnos mejor.

La primera pregunta que debemos hacernos para saber si esto es cierto es qué es la lactosa.

leche

La lactosa es un disacárido formado por una molécula de glucosa y otra de galactosa. Es el principal azúcar de la leche, de ahí su nombre, y constituye entre el 4-5% del contenido total dependiendo de la especie animal.

Para absorber este hidrato de carbono necesitamos lactasa que es una enzima producida en la mucosa intestinal que hidroliza o rompe el disacárido en las dos moléculas que lo forman y éstas son absorbidas en las microvellosidades intestinales.

Cuando una persona no produce la suficiente cantidad de esta enzima y es intolerante, la lactosa que no puede ser absorbida en su forma dímera llega al colon donde es fermentada por las bacterias intestinales produciendo entre otros compuestos indeseados ácido y gas que son los responsables de los síntomas asociados a la intolerancia como flatulencias, cólicos, diarreas, dolor abdominal, malestar generalizado…

Los productos que encontramos en el mercado etiquetados como “sin lactosa” en realidad no es que carezcan de este nutriente, sino que en su formulación se ha añadido lactasa, normalmente obtenida de levaduras y hongos como el Aspergillus niger, de tal forma que la lactosa esté correctamente hidrolizada.

¿Tiene algún beneficio en individuos sanos eliminar la lactosa de su dieta?

Ninguno, porque si no hay intolerancia somos capaces de sintetizar nosotros mismos la lactasa no siendo necesaria administrarla de forma exógena. Además, hay una norma que dice que lo que no se utiliza se atrofia, por lo que si eliminamos la lactosa de nuestra dieta a la larga vamos a producir nosotros mismos esa intolerancia.

La European Food Safety Authority (EFSA) publicó un artículo en el 2011 donde concluye que no se puede utilizar la etiqueta “sin lactosa” como una declaración saludable o health claim ya que no está demostrado que en un individuo sano eliminar la lactosa favorezca de alguna forma la digestión.

¿Cómo puedo saber si soy intolerante a la lactosa?

Actualmente se utilizan dos pruebas para diagnosticar esta intolerancia.

            – Prueba de tolerancia a la lactosa: Dos horas después de la ingesta de una carga estandarizada de lactosa se realiza una analítica de sangre, si el nivel de glucosa no ha aumentado es que la lactosa no se está digiriendo correctamente.

            – Prueba del hidrógeno expirado: es un método no invasivo y el más fiable para el diagnóstico de la intolerancia de los hidratos de carbono en general. Se basa en que si el cuerpo no digiere la lactosa, se fermenta en el colon, liberando hidrógeno y otros gases que pueden ser cuantificados en el aire espirado 2 ó 3 horas después de la ingesta de una carga de lactosa estandarizada.

leche_sin

 

Así que ya sabéis concienzud@s, leche sin lactosa sólo en personas diagnosticadas como intolerantes.

Saludos.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: