Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Archivo para la Categoría "Feliz Comienzo de Semana"

EL CLIMA Y LOS ESTADOS DE ÁNIMO

Después de unos días de vacaciones y de desconexión es fácil que nos sintamos un poco decaídos, pero que no cunda el pánico, porque ahora que el buen tiempo va llegando, a pesar de que los días de fiesta  ya son historia, nuestro humor va a ir mejorando. ¿A quién no le alegra el alma despertarse por la mañana, abrir la persiana y ver el sol brillando?

Toda esta alegría relacionada con el cielo azul y el sol tiene una base científica, sí, sí, el clima afecta a los estados de ánimo, pero creo que eso ya lo habíamos notado todos.

Los días grises, de lluvia, con poca luz, es decir, los días de invierno, la frase que más se oye es “hoy es día de sofá, manta y peli”. Pero en cambio, cuando el tiempo cambia y sale un sol radiante, nos falta tiempo para decir “hoy es día de playa/terraza/caña/paseo (etc…)” y cambiar nuestros planes.

Numerosos estudios han tratado de relacionar la presencia de cambios psicopatológicos con los cambios climáticos, centrándose en la influencia meteorológica en la dinámica funcional de los neurotransmisores cerebrales, lo  que supondría que, al margen de elementos subjetivos, existe una realidad  biológica. Este enfoque, ha llevado al concepto de meteorotropismo, definido como aquellas enfermedades con perfiles concretos, síntomas y síndromes derivados del efecto de los diferentes estados atmosféricos.

 

Múltiples estudios han mostrado estas evidencias analizando de forma individual cada uno de estos factores del tiempo:

-En cuanto a la temperatura: se ha relacionado una asociación entre las bajas temperaturas y el desarrollo de cuadros depresivos.

Así mismo, se sabe también que el calor y el sol nos transmiten buen humor y eso hace que estemos con un estado anímico más agradable, que estemos más receptivos con los demás, más sonrientes, etc. Se ha demostrado que las temperaturas cálidas y las horas de sol, bajan los niveles de ansiedad y aumentan el pensamiento positivo.

-En lo que respecta a la humedad ambiental: se ha observado un incremento del número de visitas a servicios de urgencias en hospitales psiquiátricos durante los días secos.

Mucha humedad dificultaría la concentración y aumentaría la fatiga.

-Referido a la  presión atmosférica: se demuestra un aumento de los actos de violencia y urgencias psiquiátricas durante los días de bajas presiones atmosféricas. Asimismo, se relacionan las altas presiones con patrones de sueño continuados.

-En relación a la radiación solar: se evidencia un aumento de los ingresos de urgencias en los días con más horas de sol, siendo la estación del año predominante el verano.

Esto explicaría por qué en determinados casos el exceso de calor nos vuelve más violentos y agresivos. Solo hace falta recordar esos días de verano tan calurosos, en los que es imposible salir de casa, o dormir por las noches. ¿Quién puede estar de buen humor así?

Unido a todos estos factores relacionados con el clima, también se han observado patrones estacionales en gran cantidad de patologías psiquiátricas, como es el caso de la manía, los cuadros depresivos, la esquizofrenia, trastornos del sueño y cuadros neuróticos, trastornos de estrés y adaptación. Serían los llamados Trastorno afectivo estacional (TAE).

Todo esto no quiere decir que nos tenemos que excusar en el clima, pero que sí somos seres que vivimos en un entorno concreto y los factores externos nos afectan como al resto de los seres vivos.

La primavera, la sangre altera

A los tiburones les gusta el rock

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

Es curiosa la atracción que sentimos los humanos por las especies de depredadores que pueden acabar con nuestras vidas. Despiertan en nosotros un instinto primario de entre el pánico y la más profunda admiración difícil de describir. La lista es interminable: leones, tigres, panteras, osos… pero hoy os vamos a hablar de uno en concreto: el tiburón blanco, porque guardaba un secreto que se acaba de desvelar.

Si alguno de vosotros ha tenido la gran suerte de sumergirse en una jaula para ver nadar tiburones blancos alrededor, o si os lo habéis planteado alguna vez, sabréis que este tipo de actividades se hace en unas zonas concretas del planeta en las que el número de estos animales es muy elevado. Pero además de que haya suficientes tiburones en la zona, se les suele “incitar” a que se acerquen a las jaulas echando cebo al mar. Este cebo no es otro que restos y sangre de atún u otros peces, un poco putrefactos, para que el olor sea más intenso y captar la atención de los escualos.

Como os podéis imaginar, el cebo tiene un olor bastante desagradable para nuestras pituitarias, por lo que algunos intrépidos observadores de tiburones blancos se plantearon que cabía la posibilidad de atraer a los tiburones blancos hacia los barcos de turistas de alguna otra manera. Y no se les ocurrió otra cosa que… ¡probar a poner a todo volumen canciones de AC/DC!

La idea fue de Matt Waller, un operador de avistamiento de tiburones del sur de Australia, y observó que, cuando sonaba Shook Me All Night Long o Back in Black de la banda australiana por los altavoces sumergidos debajo de la jaula, los tiburones se acercaban rápidamente a la ella.

Estudios previos de grupos de investigación de la isla de Guadalupe (uno de los lugares del mundo con mayor población de tiburones) habían demostrado que la música afectaba al comportamiento de estos animales, pero nadie había observado una reacción tan marcada ante un tipo de música.

Seguramente, lo que capta la atención de los tiburones son las bajas frecuencias que aparecen en las composiciones de AC/DC, ya que los tiburones oyen mejor a frecuencias de 20 a 1000 Hz. Lo que lo hace más interesante aún es que canciones de otros clásicos del rock, como Led Zeppelin o los White Stripes, o incluso de grupos de death metal, generan una atracción similar. Sin embargo, los tiburones tienen preferencias por algunas canciones concretas, y una de las que más les atrae (y aunque parezca broma no lo es) es If You Want Blood (You Got It).

Como era de esperar, hay escépticos que afirman que lo que atrae a los tiburones a las jaulas es la novedad del sonido, y que otros tipos de música, al no emitir vibraciones a bajas frecuencias, les pasan desapercibidos.

En cualquier caso, a nosotros nos parece una genialidad de la naturaleza poder compartir gustos musicales con estos increíblemente temidos y majestuosos animales.

Si queréis echar un vistazo aquí os dejamos un link:

¡Feliz semana! 🙂

CONTINENTES, EXOPLANETAS… ¿QUÉ MÁS SE PUEDE PEDIR?

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

Todos tenemos un pequeño explorador en nuestro interior, y es por esto que la semana pasada fue ¡sencillamente fascinante!

¡¡No sólo hemos descubierto un nuevo continente, sino que también hemos encontrado un sistema de exoplanetas!!

zelandia

Los humanos nos tenemos por los seres vivos más inteligentes del planeta Tierra, pero, si tan listos somos, ¿cómo es posible que un CONTINENTE haya pasado desapercibido a nuestros ojos? ¡Con un área de nada menos que 4,9 millones de kilómetros! Hay que decir como defensa de nuestra especie que este continente está cubierto en su mayor parte por el océano, y que tan sólo tenemos a la vista el 6% de su territorio: Nueva Zelanda y Nueva Caledonia. Después de 20 años de investigaciones científicos del centro neozelandés GNS Science han publicado el descubrimiento de Zelandia (Zealandia en inglés), en la revista de la Sociedad Geológica de América (GSA). Al parecer, Zelandia es un continente porque tiene la elevación necesaria sobre la zona circundante, tiene una geología que lo distingue de otros continentes, un área bien definida y una corteza más gruesa que el suelo oceánico normal. Según este grupo, Zelandia se formó después de la desintegración del supercontinente Gondwana, hace unos 30 millones de años. El investigador principal del descubrimiento, Nick Mortimer, defiende que la importancia de Zelandia va más allá de añadir un nombre a la lista de continentes. “Es el continente más fino y más pequeño que se ha encontrado, y el hecho de que esté tan sumergido pero no fragmentado lo hace útil para explorar la cohesión y desintegración de la corteza continental”, declaró. Mortimer también explicó que Zelandia proporciona un nuevo contexto de “una tierra que se hizo más pequeña y se hundió bajo las olas” para los estudios de biología evolutiva, que pueden explicar los orígenes de la flora y fauna endémicas de Nueva Zelanda y Nueva Caledonia.

exoplanetas-1

Apenas 24 horas después de esta noticia, la NASA nos hizo conocedores de otro gran descubrimiento: el primer sistema conocido de siete planetas del tamaño de la Tierra alrededor de una sola estrella (Trappist-1). Este descubrimiento establece un nuevo record en el mayor número de planetas en zonas habitables que se encuentran alrededor de una estrella fuera de nuestro sistema solar. De hecho, la noticia tuvo tal repercusión que tuvo un doodle propio 🙂

exoplanetas-doodleexoplanetas-doodle-2

Lo impactante de este descubrimiento es que los científicos de la NASA afirmaron que encontrar un planeta como la Tierra es ahora una mera cuestión de tiempo, porque los siete planetas podrían tener agua líquida en unas condiciones atmosféricas adecuadas, aunque hay tres de ellos que son mejores candidatos para habitarlos potencialmente debido a la distancia a la que se encuentran de su sol. En comparación con nuestro sistema solar, los planetas de Trappist-1 están más juntos entre ellos y más pegados a su sol, para que os hagáis una idea, el planeta más alejado de Trappist-1 está a un décimo de la distancia entre nuestro sol y Mercurio. De hecho, el astrobiólogo español José Caballero afirmó la semana pasada que estos planetas están tan cerca unos de otros que sería posible observar los accidentes geográficos del planeta de al lado a simple vista.

Una gran duda que se cierne ahora sobre los exoplanetas es si tienen  una atmósfera que posibilite la existencia de vida. Esta envoltura de gases es imprescindible para generar efecto invernadero, hacer que las temperaturas que llegan a la superficie del planeta sean más moderadas, permitiendo que el agua esté en estado líquido, y forma un escudo para las radiaciones ultravioleta que emite el sol.

Además de la composición de gases, para determinar si hay vida la cuestión fundamental es si los planetas han conservado algo del agua que contenían cuando se formaron hace 500 millones de años. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en el caso de haber vida en estos exoplanetas, sería muy diferente a la que conocemos en la Tierra, porque… ¡La luz de Trappist-1 es infrarroja! De manera que, por ejemplo, en el caso de que los habitantes de estos planetas tuvieran ojos, tendrían que ver en el espectro infrarrojo, las hojas de los árboles tendrían que estar adaptadas para hacer la fotosíntesis con fotones de muy baja energía.

Otro factor a tener en cuenta es que es probable que los exoplanetas no giren sobre sí mismos, de manera que siempre darían la misma cara hacia el sol y tendrían la otra en una noche continua. Esto haría que las diferencias de temperatura fueran brutales, y habría fuertes corrientes de aire de la cara soleada a la oscura.

Para estudiar la composición de los gases y agua de los planetas potencialmente habitables se lanzará en otoño de 2018 el telescopio espacial James Webb, que determinará las concentraciones de agua, metano, ozono y oxígeno.

Esperaremos ansiosos las noticias acerca de estos exoplanetas, ya que están relativamente “cerca” de la Tierra, a tan sólo 40 años luz de la constelación de Acuario. Sin embargo, tendremos que esperar a nuevas mejoras en la tecnología para poder visitarlos, ya que, con las tecnologías actuales, tardaríamos 300.000años en recorrer la distancia que nos separa.

¿Qué nos deparará esta semana? ¿Una nueva especie?

¡Os mantendremos informados!

¡El lenguaje de los virus!

depositphotos_127246722-stock-illustration-cartoon-viruses-characters-isolated-vector

¡Buenos días Concienzudos!

Hace tiempo os hablamos sobre cómo las bacterias se comunican entre sí a través de lo que se denomina el mecanismo de quórum sensing, mediante el cual adaptan su comportamiento en función del número de bacterias que hay en el medio,  ¿pero creéis que los virus tienen esa misma capacidad de mandar señales entre sí para comunicarse y elaborar una respuesta coordinada? Pues bien, antes de responderos a esa pregunta os explicaremos primero de qué están compuestos los virus y como es su ciclo reproductivo.

Un virus es un agente infeccioso capaz de infectar tanto animales como bacterias, plantas o incluso otros tipos de virus. Se trata de una estructura acelular, que solo es capaz de replicarse, es decir de multiplicarse, dentro de una célula huésped. Su estructura es simple, estando constituida por el material genético, el acido nucleico (RNA o DNA) de una o dos cadenas, una cubierta protéica llamada cápsida y algunos virus tienen una envoltura lipídica que rodea la cápsida y deriva de la propia membrana celular de huesped.

estruc1

Cuando los virus se encuentran fuera de una célula se denominan viriónes, estado en el que no realizan ninguna actividad fisiológica, ni sintetizan proteínas ni consumen energía y curiosamente necesitan de una célula huésped a la cual infectan para llevar a cabo todas esas funciones. Cuando un virus infecta una célula puede entrar en lo que se denomina fase lítica o fase lisogénica. Durante la primera, el virus se une y perfora la superficie de la célula, momento en el que inyecta su material genético dentro de la misma. A continuación el virus comienza a sintetizar RNA para generar las proteínas de la cápsida y a replicar su genoma. Esos nuevos acidos nucleicos se empaquetan dentro de las nuevas cápsidas y la célula se lisa produciéndose la muerte celular y liberándose por tanto los viriones. En la fase lisogénica sin embargo, el acido nucleico del virus una vez introducido, se recombina con el de la célula huésped, integrándose en él como si de un gen mas se tratase y permanece en ese estado latente hasta que determinados factores ambientales hacen que el virus se active, entrando de nuevo en fase lítica, multiplicándose, provocando muerte celular y liberación de nuevos virus.

Pues bien, se ha observado recientemente como los virus pueden coordinar entre sí esa entrada o no en fase lítica y lisogénica para generar una respuesta global. Este hallazgo de comunicación vírica ha sido publicado recientemente en la revista Nature por el equipo liderado por Rotem Sorek, genetista microbiano del Instituto de Ciencias de Weizmann, en Israel. El estudio se ha realizado con un bacteriófago, es decir, un virus que infecta a bacterias del tipo Bacillus. image-axd

Se observó cómo de las bacterias lisadas tras la infección y replicación del virus, se liberaba una proteína vírica corta de seis aminoácidos, que cuando alcanza una concentración lo suficientemente alta en el entorno hacía que los fagos colindantes dejasen de matar a más bacterias optando por integrarse en el genoma de la misma permaneciendo así latentes. De esta manera los fagos son capaces de coordinar su comportamiento decidiendo si es conveniente lisar y replicarse o simplemente infectar a la célula huésped permitiendo que ésta viva. En el trabajo también se indica que ese sistema de comunicación está codificado por tres genes específicos, uno que sintetiza el péptido corto, otro que sintetiza el receptor intracelular que lo reconoce y otro encargado de sintetizar el regulador negativo del ciclo lisogénico. Estos genes son transmitidos a la descendencia permitiendo que esta sepa el estado de infección y por lo tanto decidir si infectar y lisar o permanecer latente.

Este mecanismo descubierto es de gran interés ya que si es compartido también por otros virus que infectan células eucariotas y células humanas,  podría ser una posible diana para evitar futuras infecciones víricas.

Si queréis echar un vistazo y ampliar información sobre este hallazgo aquí os dejamos el enlace donde encontrar el artículo publicado en Nature.

http://www.nature.com/nature/journal/v541/n7638/full/nature21049.html

 

El sacacorchos

Con este título, evocando la última resaca navideña, os queremos felicitar las fiestas, ¡feliz navidad!

Érase una vez una isla en un país muy lejano, Canadá. Era una isla pequeña, de apenas 42 km de largo y tan sólo 1.5 km de ancho. Por su peculiar forma, dicen algunos, o sus arenas blancas, dicen otros, recibe el nombre de Isla de Sable.

sable_island

En esta remota isla, entre los años 1993 y 2001, 4906 cadáveres de foca fueron encontrados. Año tras año aparecían comidos con una peculiar forma, como si los cuerpos de las focas hubiesen sido mordidos por un sacacorchos gigante. Los científicos, al principio, atribuyeron estas muertes a los tiburones blancos, pero pronto se dieron cuenta que por las características de los cadáveres, y al haber sido encontrados en aguas de Alaska, esto no era posible. Por más que buscaron en la bibliografía nunca antes se había descrito nada igual.

focas-sacacorcho

En 1983, habían sido descritos ataques de tiburones a focas en la Isla de Sable, pero no se había identificado el tipo de tiburón.

Así que en 1993, los científicos se ponen manos a la obra para intentar descubrir qué tipo de tiburón está atacando a las focas.

Muchas veces las focas llegan a la isla al poco tiempo de ser atacadas, por lo que se deduce que los ataques ocurren muchas de las veces cerca de la playa. Las heridas son descritas como si se hubiesen hecho con una herramienta afilada, así que el desconcierto de los científicos no hace más que aumentar.

A través de años de estudio, los científicos fueron descartando las especies de tiburones que no podían ser responsables de los ataques, bien porque no se habían registrado en esas aguas, o bien por otras razones: sólo se habían avistado juveniles, el tamaño del tiburón hacía imposible un ataque de ese tipo, etc. Poco a poco iban quedando menos opciones; el tiburón mako, el tiburón azul y el tiburón de Groenlandia fueron los últimos candidatos.

Investigaciones más profundas empezaron a descartar a la mayoría de ellos, bien porque algunos de ellos sólo se divisaban en la zona determinados meses al año, mientras que los ataques ocurrían durante todos los meses del año, o bien porque no se encontraban en sus estómagos restos de ninguna foca.

Como si de Gran Hermano se tratase, al final sólo pudo quedar uno:  el tiburón de Groenlandia, un viejo conocido.

Fue el único depredador capaz de causar ese tipo de heridas, con forma de sacacorchos, en las focas. Estos tiburones presentan una mandíbula muy características; los dientes de la mandíbula superior son muy delgados y puntiagudos, carentes de serraciones que actúan como un ancla mientras que la mandíbula inferior hace el corte. Los dientes inferiores se entrelazan y son anchos y cuadrados, conteniendo cúspides cortas y lisas que apuntan hacia fuera. Los dientes de las dos mitades de la mandíbula inferior están fuertemente inclinados en direcciones opuestas.

greenland_shark_dentition

Por tanto, los patrones de heridas encontrados en los cadáveres de focas en la isla de Sable sugieren que el tiburón de Groenlandia sería el principal depredador. Los dientes de la mandíbula superior agarrarían la presa, facilitando su manipulación, mientras que con los dientes de la mandíbula inferior la cortarían.

focas2

A quien le falte plan para hoy, aquí un documental.

 

Fuente: TWO SHARK SPECIES INVOLVED IN PREDATION ON SEALS AT SABLE ISLAND, NOVA SCOTIA, CANADA ZOE N LUCAS and LISA J NATANSON. Proceedings of the Nova Scotian Institute of Science (2010)Volume 45, Part 2, pp. 64-88.

El hombre que lamía el polvo de las persianas

Hola concienzud@s,

Recientemente he estado en unas charlas de nutrición y me gustaría hablaros sobre el trastorno de pica o alotriofagia.

La pica es considerada un tipo de trastorno alimentario en el que existe un deseo irresistible de comer o lamer sustancias no nutritivas.

Aunque no existen datos epidemiológicos de la población general, sí se ha observado que este tipo de trastorno se produce en mayor medida en niños desnutridos. De hecho, puede afectar entre el 10% y el 32% de los niños de 1 a 6 años de edad aunque no se incluye como trastorno en el DSM-5 (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, publicado periódicamente por la American Psychiatric Association) hasta los 24 meses de edad.

Además se manifiesta en personas con discapacidad intelectual, con trastornos del desarrollo y en niños con hogares carentes de afecto. El trastorno disminuye con la edad aunque puede haber una reincidencia fuerte en ancianos.

Se han identificado hasta 29 tipos de sustancias no comestibles, siendo las más frecuentes hasta tener un nombre propio que las catalogue, las siguientes:

Geofagia: tierra                                                                       Tricofagia: pelos

Foliofagia: papel                                                                     Coprofagia: heces

Pagofagia: hielo                                                                       Litofagia: piedras

Xilifagia: madera                                                                     Cautopirofagia: cerillas usadas

Amilofagia: harina                                                                   Onicofagia: uñas

Stachtofagia: cenizas de cigarros

Y por fin, la que da título a la entrada de esta semana, la coniofagia que se da en personas que lamen el polvo de las persianas.

Para terminar sólo recordaros que aunque el post de hoy os haya arrancado una sonrisilla, estamos hablando de trastornos en el comportamiento y en la alimentación. Además para que una conducta sea considerada patológica debe provocar sufrimiento y malestar personal y una falta de adaptación al entorno.

Saludos!!

lamer

Cuidado con el otoño…

¡Al fin ha llegado! El verano ya va sonando lejano, y las temperaturas empiezan a descender, las hojas de los árboles caducos cambian su color verde por tonos ocres, amarillos y dorados, y el viento empieza a dejarse notar.

Es el otoño.

otonoEsta estación, que se caracteriza por sus cambios de color, se observa más claramente en diversas regiones del mundo, como América del Norte y Europa. Y qué mejor que disfrutarla que saliendo a pasear a la naturaleza, o recolectando setas, nueces, avellanas o castañas. Las opciones del otoño son infinitas.

Pero entre tanto paseo al campo y recolección de frutos hay que prestar atención.

Os presento al tejo, Taxus baccata, un árbol perteneciente a una especie del género taxus originaria de Europa occidental, central y meridional. Es un árbol que puede crecer hasta los 20 metros y tiene un tronco marrón grueso que puede llegar hasta los 4 metros de diámetro. Su crecimiento es lento y con una longevidad de hasta 5000 años. Se cree que tenía un significado místico y sagrado en cultos paganos precristianos y por eso se suele encontrar junto a iglesias, sobre todo en el norte de España.

tejobermiegoSi tenéis la suerte de tropezaros con uno de éstos durante vuestros paseos otoñales estáis de enhorabuena, pero prestad atención, porque toda la planta es venenosa excepto el arilo que recubre el fruto.

Todas las partes del árbol contienen una sustancia tóxica llamada taxina, una mezcla de alcaloides que tienen un efecto tóxico.

La toxicidad del tejo es conocida desde la antigüedad y hay constancia de que extractos de hojas de tejo se han utilizado para homicidios, así como suicidios; Julio César cuenta uno de los primeros casos conocidos en la Guerra de las Galias, y la primera publicación médica sobre una muerte por ingestión de hojas de  tejo sería un artículo publicado en The Lancet en 1836.

tejoLa ingestión de hojas de Taxus puede causar mareos, náuseas, vómitos, dolor abdominal, paro cardiaco, parálisis respiratoria y terminar con la muerte. A pesar de su toxicidad, también se han demostrado los efectos benéficos del extracto de tejo, especialmente en el tratamiento de la neoplasia.

Lógicamente, la muerte por ingesta de tejo es muy rara; la literatura suele describir la intoxicación accidental sobre todo en niños y animales, como los perros.  As+i que no dejéis de disfrutar de la naturaleza.

 

 

¡Feliz otoño!

¡Reciclémonos!

¡Buenos días Concienzudos!

Hoy os vamos a hablar del reciclaje y degradación de residuos, pero no nos referimos al que hacemos en nuestras respectivas casas con todo aquello que vamos a tirar a la basura, sino del que hacen nuestras propias células. Pues bien, se sabe que para que la actividad celular se mantenga de manera correcta es necesario un balance entre síntesis y degradación de proteínas. De hecho los nutricionistas nos dicen que necesitamos comer unos 60-80 gr de proteínas al día como fuente de aminoácidos para sintetizar proteínas, sin embargo nuestro cuerpo es capaz de producir entre 300-500 gramos de proteína cada día y si fuera poco, además somos capaces de sobrevivir y mantener estos niveles de síntesis proteica cuando realizamos ayuno. Esta evidencia ha indicado que las proteínas que sintetizamos no derivan únicamente de la dieta sino que gran parte de ellas provienen de la degradación por parte de nuestras células de proteínas ya existentes, es decir, son capaces de reciclarlas. Existen dos grandes sistemas de degradación de proteínas, el llamado complejo ubiquitina-proteasoma que se encarga de degradar proteínas reguladoras o mal plegadas y dañadas de corta vida media y el sistema del lisosoma vía autofagia que degrada proteínas de larga vida media.

Este tema resulta de gran importancia y de actualidad ya que como algunos sabréis, ayer se celebró la entrega del premio Nobel de Medicina y en este caso el galardón lo ha recibido al japonés Yoshinori Ohsumi, investigador del Instituto de Tecnología de Tokio, por su aportación al entendimiento precisamente de uno de los mecanismos de reciclaje de la célula, el de la autofagia.

premio-nobel-2279520h540

La palabra autofagia deriva del griego y significa ni más ni menos que “comerse a uno mismo”. Como hemos dicho, en el cuerpo humano las células llevan a cabo procesos de autofagia para degradar y reutilizar sus propios componentes para liberar por ejemplo energía en situaciones de ayuno o estrés. El estudio de este proceso comenzó en los años 60 cuando C. de Duve descubrió unos orgánulos en la célula llamados lisosomas los cuales contienen enzimas que rompen tanto azúcares como proteínas y lípidos que deben ser degradados. Posteriormente se observaron otros orgánulos con doble membrana que contienen componentes citoplasmáticos y que curiosamente aparecían en abundancia cuando las células se sometían a las condiciones de ayuno y estrés. Estos orgánulos llamados autofagosomas son vesículas que encapsulan componentes no deseados celulares a modo de bolsa de basura, que se dirigen a los lisosomas, con los que se fusionan liberando su contenido que es degradado y reciclado por las enzimas presentes en dichos lisosomas. No fue hasta 30 años después cuando el profesor Ohsumi en los años 90 reactivó la investigación en el campo aportando, gracias a sus estudios en levadura, el descubrimiento de numerosos genes reguladores de este proceso. Además describió numerosos mecanismos que permiten iniciar y formar estos autofagosomas, la dinámica de las membranas, así como el proceso mediante el cual son trasladados al lisosoma.

Pero ¿por qué es fundamental este proceso de reciclaje celular? En los últimos 10 años, la investigación en el campo de la autofagia ha evolucionado de manera remarcable, no solo en cuanto a los mecanismos moleculares involucrados en dicho proceso, sino también respecto al papel fundamental que tiene este proceso de reciclaje en diversos procesos fisiológicos, no solo como fuente de aminoácidos para síntesis de nuevas proteínas o como respuesta celular al ayuno u otros tipos de estrés, sino también en situaciones de infección o enfermedad. En este sentido se ha observado que las células recurren a la autofagia como mecanismo de defensa capturando por ejemplo virus y bacterias, es esencial también en la embriogénesis y en procesos de diferenciación celular. Este sistema de reciclaje es tan determinante que su incorrecto funcionamiento puede provocar por ejemplo una acumulación anormal de orgánulos dañados y de proteínas que son características en enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o Alzheimer. Incluso se le ha atribuido un papel en cáncer ya que podría prevenir que las células normales se vuelvan cancerosas pero también podría ser una vía de degradación de drogas antitumorales por parte de la célula cancerosa protegiéndola y concediéndoles resistencia.

Smoothies en verano

Con el verano en su cénit, y el calor apretando, desde el blog queremos recomendar que os hidratéis, y por favor, toméis mucha fruta.

Muchos os acordaréis, allá por el año 1993, cuando Bom Bom Chip también recomendaba tomar mucha fruta. Así que desde aquí nos unimos a esta recomendación, toma mucha fruta, mucha fruta fresca, tómala y disfruta como te parezca. Puesdes exprimirla para hacerte zumos. Puedes compartirla con más de uno.

 

Últimamente se ha escuchado mucho la palabra smoothie, ¿pero qué es este zumo realmente?, ¿aporta lo mismo que la fruta sin triturar?; un smoothie (del inglés smooth: suave) es un batido de fruta. Es una bebida cremosa no alcohólica preparada a base de trozos y zumos de fruta, concentrados o congelados, mezclados tradicionalmente con productos lácteos, hielo o helado.

Los batidos de fruta están cada vez más presentes en la vida de las personas interesadas en seguir una dieta saludable. Además, aportan una importante cantidad de agua y sales minerales contenidas en los vegetales y las frutas utilizados para las recetas, constituyendo un elemento eficaz contra la temida deshidratación. La deshidratación ocurre cuando el cuerpo pierde más agua de la que ingiere, es decir, cuando el balance hídrico es negativo. A menudo se acompaña de cambios en el equilibrio de sales minerales o electrolitos en el cuerpo, especialmente el sodio y el potasio. En verano, con el calor, se ve agravada.

Los smoothies, no sólo nos van a ayudar a mantenernos hidratados, sino que también se ha demostrado que ayudan a conseguir la ingesta diaria de frutas y verduras recomendada. (Sí, también les puedes añadir verdura).

En resumen, estos batidos son una alternativa excelente y conveniente para promover el consumo diario de frutas y verduras, y para mantenernos hidratados en verano.

Fuente: Escalona Navarro, R.; Gómez Martín, MC.; Rodríguez de Cepeda, A.; Vázquez García, R.; Espejo Garrido, J. The importance of smoothies in hydration Nutrición Hospitalaria, vol. 32, núm. 2, diciembre, 2015, p. 30.

¿Te harías un trasplante de pene?

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

Hoy vamos a hablaros de los trasplantes. Según la RAE trasplantar es “trasladar un órgano o un tejido vivo desde un organismo donante a otro receptor, para sustituir en este al que está enfermo o inútil”. El hecho de que el tejido que se va a trasplantar tenga que estar “vivo” es uno de los factores más limitantes a la hora de acceder a órganos que se puedan trasplantar, ya que implica que o bien se hace directamente de un donante vivo, o bien se hace al poco tiempo de que el donante haya sufrido una muerte cerebral o una parada cardiaca de la que no se les ha podido reanimar.

Transplant

Afortunadamente para nosotros, vivimos en un país en el que la población está muy concienciada de los beneficios que donar órganos tiene para la sociedad, y el número de donantes de órganos es muy elevado. Hay una multitud de órganos que se pueden trasplantar: los riñones, el corazón, el hígado, los pulmones… Generalmente es un tema que tratamos con la seriedad que se merece, ya que la calidad de vida de la persona receptora mejora de una manera radical. No obstante hay ciertos trasplantes que nos dibujan una sonrisa pícara y hacen que soltemos una risita nerviosa. Y es de esos trasplantes de los que vamos a hablar hoy.

Cuando pensamos en un trasplante, solemos pensar en el trasplante de órganos sólidos (riñones, corazón…) o de médula ósea (en el que se trasplantan progenitores hematopoyéticos). Sin embargo, también existe un tercer tipo de trasplantes: el de tejidos blandos (brazos, piernas, manos…), y es este el que nos genera un sentimiento más controvertido, sobre todo dos de sus tipos: el trasplante de cara y el trasplante de pene.

¿Por qué nos generan estos “sentimientos encontrados”?human organ for transplant

Huelga decir que nuestra cara nos autodefine, es lo que vemos cada mañana en el espejo y aquello con lo que nos identificamos no sólo a nosotros mismos, sino también a las personas que conocemos, mucho más que otras partes de nuestros cuerpos que también estén visibles (como las manos). Pero ¿qué pasa con el pene? ¿Por qué nos genera este sentimiento de “sonrojo” hablar de un trasplante de este miembro?

Posiblemente todos aquellos hombres que estén leyendo este post estéis haciendo una lista mental de los motivos por los que vuestro pene es una parte irreemplazable de vuestro cuerpo, no tan identificable por las personas de vuestro entorno como la cara, pero igual de importante (si no más para algunos). Pero básicamente, el motivo por el que nos genera conflicto es algo tan obvio como que es porque son nuestros genitales y están directamente relacionados con el sexo. Somos animales, no lo olvidéis, y el sexo es una parte muy importante de nuestras vidas, ya que más allá de la mera reproducción en sí y de ser una manera de establecer lazos emocionales con otros individuos de nuestra especie, apela a nuestro lado más irracional y nos lleva a tomar decisiones “viscerales” sin fijarnos mucho en el contenido (como muestra, mirad las campañas publicitarias).

Para que os hagáis una idea de hasta qué punto la implicación psicológica que tiene el pene es importante, os vamos a dar un dato: el primer trasplante de pene que se hizo en el mundo se quitó porque generó un “trauma psicológico” en el receptor y en su pareja. El trasplante tuvo lugar en septiembre de 2006 en un hospital militar en Guangzhou, China. El paciente (un hombre de 44 años que había perdido la mayor parte de su pene en un accidente), recibió el pene de un hombre de 22 años con muerte cerebral. A pesar del éxito quirúrgico, el paciente exigió que le quitaran el trasplante tan sólo 15 días después de la intervención porque les suponía un trauma psicológico a él y a su pareja. La decisión de extirpárselo generó mucha controversia en el mundo de la urología, ya que dos semanas no son tiempo suficiente para recuperar la totalidad de las funciones del pene (micción, erección, orgasmo y eyaculación), para lo que se estima que se pueden tardar hasta dos años desde la fecha del trasplante.

transplant surgeonsEl segundo trasplante de pene no se hizo hasta 8 años después, en diciembre de 2014, y se llevó a cabo en Sudáfrica. El paciente de 21 años había perdido su pene tras una circuncisión que fue mal y que le habían realizado tres años antes. El resultado en esta ocasión fue muy diferente al del primer trasplante, y es que ya en marzo de 2015, apenas 3 meses después de la operación, el receptor había recuperado por completo las funciones del pene (cosa que los médicos no esperaban que ocurriera hasta diciembre de 2016), y ese mismo año dejó embarazada a su pareja.

El tercer trasplante de pene que se ha realizado en el mundo ha tenido lugar este mismo mes en el Hospital General de Massachusetts, en Estados Unidos, y a pesar de que la cirugía fue un éxito aún se desconoce cuál será el resultado final para el paciente.

Todo esto nos ha generado una pregunta bastante obvia: ¿Por qué se han hecho únicamente tres trasplantes de pene en toda la historia de la humanidad (que sepamos)? La respuesta es muy sencilla: tradicionalmente, la cirugía que se realiza en mutilaciones o pérdidas accidentales de pene son las reconstrucciones. Principalmente porque los trasplantes tienen un riesgo muy importante de rechazo por el sistema inmune del paciente receptor, para lo que hay que suministrarles medicación inmunosupresora. Además existe un riesgo de fracaso importante, a pesar de los análisis previos de compatibilidades de HLA, y pueden generar problemas de segundas neoplasias. Las reconstrucciones de pene evitan todas estas complicaciones, ya que se realizan a partir de músculo y piel del propio paciente, y además tienen el componente psicológico para el paciente de que la reconstrucción de su pene se está realizando con partes de él mismo.

¿Y qué tiene que decir la ciencia de todo esto? En otros posts os hemos hablado de brazos biónicos, hay prótesis de manos, de piernas… ¿Hay algún tipo de investigación científica básica al respecto? Como os podéis imaginar la respuesta es sí. De hecho, creemos que os va a sorprender, y es que el grupo de investigación del Dr. Atala en el Wake Forest Institute de Medicina Regenerativa en Carolina del Norte, Estados Unidos, lleva desde 1992 estudiando el diseño y construcción de “penes de laboratorio”, mediante bioingeniería y a partir de células propias. Su grupo ha conseguido trasplantar este tipo de penes en conejos, y han observado que eran funcionales e incluso que el 33% de los conejos habían tenido descendencia. Sin embargo el pene de humanos es diferente al de los conejos, por lo que siguen investigando al respecto. El objetivo del Dr. Ayala es conseguir un “pene de laboratorio” obtenido a partir de células del propio paciente para mitigar tanto los problemas inmunológicos como los psicológicos, ya que sería “parte de ellos”.

¿Llegaremos a ver autotransplantes de pene en un futuro? Es pronto para saberlo, pero seguiremos pendientes para manteneros informados 🙂

¡Feliz semana!

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: