divulgación, Salud y bienestar

Seguimos con el coronavirus: ¿cómo hay que lavarse las manos para evitar infecciones’

Hola concienzud@s,

Hoy os quiero hablar de cómo deberíamos lavarnos correctamente las manos para evitar infecciones.

Ya sabéis que esta es una de las medidas fundamentales que se han implantado desde la Consejería de Sanidad para intentar frenar la expansión del coronavirus.

De las posibles intervenciones para controlar la expansión de una infección, la correcta higiene de manos es una de las principales que reduce la transmisión de los patógenos nosocomiales.

coronavirus

 

Pero, ¿cuál es la manera correcta?

Parece ser que la clave consiste en hacerlo durante más tiempo.

Desde los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (agencias del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos) recomiendan que el proceso dure entre 20 y 30 segundos.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aumenta este tiempo entre 40 y 60 segundos y establece 6 pasos muy específicos.

1- Frotar las palmas una contra otra.

2- Frotar el dorso de cada mano contra las palmas.

3- Frotar las palmas con los dedos entrelazados.

4- Frotar las palmas una contra la otra mientras los dedos están entrelazados.

5- Frotar los dedos alrededor de cada uno de los pulgares.

6- Frotar cada palma con la punta de los dedos.

Os dejo una infografía que ya sabéis que una imagen vale más que mil palabras ;-P

lavado_manos

Lavarse las manos con agua y con jabón es la mejor forma de eliminar los patógenos. Si no es posible, la siguiente mejor opción es utilizar un gel desinfectante de manos que contenga al menos un 60% de alcohol en su composición.

Podéis consultar toda la información oficial relativa al covid-19 en el siguiente enlace del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/home.htm

 

Ciao!!!

Salud y bienestar

Coronavirus para dummies

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

Hemos decidido dedicar el post de esta semana a un ente minúsculo que está acaparando la atención de todo el mundo en los últimos tiempos: el coronavirus. Para empezar… ¿Qué es?

Este agente maligno está compuesto por una envuelta proteica con forma de “corona”, a la que debe su nombre, y ADN en su interior. A pesar de que algunos de nosotros sólo hemos sido conscientes de su existencia hace relativamente poco tiempo, lleva en nuestro planeta desde hace casi 10.000 años. Lo que pasa es que generalmente afecta a perros y gatos, por lo que los humanos le hemos prestado poca atención. El problema viene cuando el virus ha pegado un salto de especie, como sucedió con el SARS o el ébola. La forma mutada es el Novel Coronavirus 2019-nCoV y ahora afecta también a humanos, pudiendo provocar su muerte.

Al poder infectar a diferentes especies, todas ellas pueden propagarlo y contagiarse entre sí, por lo que su dispersión es muy fácil y rápida.

Otro aspecto que está generando gran alarma es cómo se desarrolla la enfermedad, ya que su curso clínico es muy similar al de una gripe, y vistas las fechas en las que estamos, es muy fácil pensar que podemos tenerlo.

De hecho la alarma es tal que hasta google maps ha sacado una web en la que puedes consultar a tiempo real los casos de coronavirus que hay en el mundo. Os dejamos el enlace por si queréis echar un vistazo: https://www.google.com/maps/d/u/0/viewer?mid=1S0vCi3BA-7DOCS13MomK7KebkPsvYl8C&shorturl=1&ll=31.871701981077088%2C87.21998724815205&z=3

Ahora sí, paranoias y alarmismos aparte, ¿cuál es la población más vulnerable?

Según un estudio realizado en China (donde apareció el brote inicial), las poblaciones de mayor riesgo de muerte son aquellos individuos de más de 70 años. Un reciente estudio publicado en The Lancet muestra que la mortalidad en niños es anecdótica y que el virus tampoco afecta preferentemente a embarazadas (que en un principio se consideraron población de riesgo), ni genera mortalidad en los fetos. De manera que sí, sed precavidos, tomad todas las precauciones que veáis oportunas, pero que no cunda el pánico.

¡Que tengáis buena semana!

Eventos y Premios

¡El primer trasplante de músculo cardiaco generado en laboratorio ya está aquí!

¡Feliz comienzo de semana!

Hace ya unos pocos años os hablamos de que se estaban generando “hamburguesas de laboratorio”, a partir de células musculares. El objetivo final, decían, era reducir los números de ganado necesarios para alimentar a nuestra sociedad, reduciendo a la vez ciertas emisiones perjudiciales para el medio ambiente.

Por si esto no fuera suficiente, unos investigadores de la Universidad de Osaka en Japón, han llevado el cultivo de células musculares al siguiente nivel, realizando el primer trasplante de músculo cardiaco generado en un laboratorio.

La cirugía tuvo lugar a principios de enero en un paciente de Osaka, y, a pesar de que es muy reciente, tanto el equipo científico como el médico indican que todo va según lo previsto, y creen que podría ser una alternativa mucho más accesible que un trasplante cardiaco completo a corto plazo.

¿Cómo lo han hecho?

Utilizando células madre pluripotentes de la sangre circulante del propio paciente (iPS), que se pueden convertir en cualquier tipo celular, e induciéndolas para que se convirtieran en células musculares cardiacas, que eran las que a ellos les interesaban. Estas iPSs se utilizaron para generar cardiomiocitos, que además de formar la estructura cardiaca son las células que permiten al corazón que se contraiga y bombee la sangre al resto del cuerpo. Pusieron millones de cardiomiocitos derivados de iPS en una matriz degradable de 0.1 mm, y lo trasplantaron sobre el tejido cardiaco dañado del paciente, que tenía una cardiomiopatía isquémica severa. En esta enfermedad, el músculo cardiaco se debilita debido a ataques cardiacos o a enfermedades de la arteria coronaria. Lo bueno es que después del transplante las células siguen creciendo y ayudan a regenerar tanto la zona como los vasos sanguíneos de la zona, permitiendo al corazón “renovarse”.

Este trasplante ha sido posible gracias a un ensayo clínico, que se seguirá desarrollando los próximos tres años en pacientes con el mismo perfil.

Para que os hagáis una idea, se realizan unos 4.000-4.500 trasplantes cardiacos al año en todo el mundo, que no sólo suponen un gran coste, sino que además precisan que alguien done su corazón para poder trasplantárselo a otra persona. Con esta nueva técnica, se reducirían exponencialmente los costes, además de que desaparecería la limitación del donante y compatibilidad de órganos ya que se generan a partir de células del propio paciente.

Por supuesto, habrá que ver cómo evoluciona el ensayo clínico y si realmente funciona en todos los casos o si su uso se vería limitado a ciertas patologías cardiacas, pero de nuevo la ciencia crea soluciones increíbles para problemas reales.

¡A que mola!

 

 

Curiosidades

¡Primer eclipse lunar del año!

¡Feliz comienzo de semana concienzudXs!

Empezamos el año con fuerza y es que este pasado viernes fue el primer eclipse lunar del año, que nos dejó imágenes tan bonitas como esta:

Un eclipse lunar sucede cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, generando un cono de sombra que oscurece esta última.

Al igual que los eclipses solares, pueden ser parciales (sólo se oculta una parte de la Luna), totales (se oscurece toda la luna) o penumbrales (si la luna entra en el cono de penumbra de la Tierra).

Lo que hace estos eclipses únicos y muy populares es que se ven desde cualquier parte de la Tierra en la que sea de noche y duran varias horas, a diferencia de los solares, que sólo se ven desde regiones concretas de la Tierra y por un periodo muy breve de tiempo.

Si os lo habéis perdido no os preocupéis, hay otros tres este mismo año: el 5 de junio, el 4 de julio y el 30 de noviembre.

¡Estad atentos! 😉

 

Alimentación, Curiosidades, Descubrimientos y Tecnología, divulgación

Café molecular

Buenos días concienzud@s,

Hoy os quiero hablar de la nueva bebida presentada por la startup Atomo Coffe que como ya habéis podido adivinar consiste en el café molecular.

Esta bebida se presenta como una alternativa al café tradicional y sus creadores (un equipo de científicos de diferentes aéreas) aseguran que imita perfectamente las cualidades organolépticas del café, pero sin utilizar ni un solo grano.

 

cafe_molecular

 

Este café se ha elaborado mediante la ingeniería inversa, es decir, se analizan todas las moléculas presentes en una taza de café y cómo interactúan entre ellas para luego crear una especie de mapa molecular y producir una sustancia organolépticamente igual al café.

Este producto se elabora con ingredientes naturales y sostenibles y se prepara de igual manera que el café tradicional.

Y la pregunta del millón. ¿Para qué nos hace falta el café de laboratorio?

Pues porque el consumo de café aumenta cada año lo que obliga a incrementar la producción, pero a la vez, el cambio climático afecta especialmente a este cultivo con lo que no se va a poder satisfacer la demanda por parte de los consumidores.

Además, el café molecular no se asocia a la deforestación como el café tradicional, no utiliza pesticidas que se vierten a la naturaleza, no provoca conflictos laborales, etc. Se podría decir que tiene una carta de presentación muy parecida a la carne de laboratorio de la que ya hablamos hace unos meses en este blog.

Atomo Coffe ha puesto en marcha una campaña de crowfunding en la plataforma Kicstarter para poder lanzar una primera versión de su producto y si todo les va bien a finales de este año comenzarán a realizar los envíos a los patrocinadores.

Os dejo el enlace de la página oficial para que le echeis un vistazo.

https://atomocoffee.com/

 

Saludos concienzud@s.

Curiosidades

ZZZ… ¡Madre mía qué sueño!

¡Feliz semana concienzudXs!

No sabemos si a vosotros también os pasa, pero estos días en que empieza a hacer frío, el cielo está más gris, y comienza a lloviznar… como que se nos hace un poco más cuesta arriba el levantarnos de la cama 😉

Y esto nos ha llevado a preguntarnos: ¿Quiénes son los más dormilones del planeta?

A pesar de que el perezoso está en lo alto del ranking, haciendo honor a su nombre con 20 horas de sueño al día, el mayor dormilón es el Koala, que duerme una media de 22 horas al día.

Las dos horas restantes las dedica a comer, moverse entre las ramas y asearse.

En el segundo puesto, durmiendo las mismas horas que el perezoso está el ratón de campo. A pesar de que en los periodos de vigilia estos animales están de lo más activos, duermen la mayor parte del día.

Les siguen el murciélago café, la zarigüeya  y el armadillo, ¡que duermen nada menos que 19 horas al día!

De nuestras mascotas habituales, los gatos ganan a los perros en lo que a dormir se refiere ya que pasan entre 12 y 16 horas dormidos. Aunque los cánidos no se quedan atrás y descansan sus 13 horitas diarias (como los leones).

Dan muuucha envidia, ¿verdad?

¿Y quién está en la otra punta del ranking? ¿Sabéis cuál es el animal que menos duerme?

 

¡El elefante y la jirafa!

Estudios acerca del comportamiento de estos animales han demostrado que los elefantes, en su hábitat natural apenas duermen 2 horas al día (y en periodos de sueño bastante cortos), y que llegado el momento, los elefantes pueden estar hasta 48 horas seguidas sin dormir.

Ahora vuestras 8 horitas diarias os parecen muchísimo, ¿a que sí?

¡Feliz semana!

 

Curiosidades, Descubrimientos y Tecnología

¡Saludad a vuestro tátara-tátara-…-tátarabuelo!

¡Feliz vuelta de vacaciones concienzudXs!

Seguro que este verano habéis hecho montones de planes y habéis cargado las pilas para volver a la rutina con energías renovadas 🙂

Y os preguntaréis, ¿me habré perdido algún descubrimiento científico chulo en este tiempo?

¡Pues sí!

Aunque es posible que algunos de vosotros ya lo sepáis, esta semana os vamos a hablar de un hallazgo arqueológico impresionante y es que: ¡por fin le vamos a poner cara al abuelo de Lucy!

Pero espera… ¿Quién es Lucy?

Reconstrucción del Australopithecus afarensis Lucy y pisadas de este homínido.

Corría el año 1974 cuando en Hadar, Etiopía, el equipo del paleoantropólogo Donald Johanson encontró un esqueleto de una hembra Australopithecus afarensis del que se conservaba el 40% en una región cuyos sedimentos databan de hacía 3,2 millones de años. Este ejemplar medía poco más de un metro, pesaba alrededor de 28 kilos y tenía 22 años cuando murió. Posteriormente se encontraron pisadas de A. afarensis en Tanzania, que demostraban más allá de la estructura biomecánica del esqueleto que esta especie era BÍPEDA.

Este resto antropológico de un ancestro directo del Homo sapiens permitió explicar con mayor claridad la relación entre el resto de los primates y los humanos, e impulsó una ola de investigaciones que llevó al descubrimiento de nuevas especies como el Ardipithecus o el A. sediba. Lo más importante de todo esto es que gracias a estos fósiles ahora sabemos que el proceso evolutivo del H. sapiens no fue lineal, que hubo varias especies que coexistieron en el tiempo con sus particularidades anatómicas propias, y que muchas de ellas acabaron extinguiéndose, como por ejemplo los neandertales.

A pesar de que hay estudios genéticos que sugieren que nos separamos evolutivamente de los chimpancés hará unos 13 millones de años, los fósiles nos dan mucha información que no podemos tener analizando una secuencia genética.

Cráneo de Australopithecus anamensis de 3,8 millones de años y reconstrucción facial. © Dale Omori, Museo de Historia Natural de Cleeveland

Y por eso es tan importante el descubrimiento que se ha publicado en la prestigiosa revista Nature. ¿Intrigados? Pues el grupo de Yohannes Haile-Selassie del Museo de Historia Natural de Cleveland y el de Stephanie Melillo del Instituto Max Planck Institute de Antropología Evolutiva han descubierto el primer cráneo de Australopithecus anamensis, de hace 3,8 millones de años, en la región de Woranso-Mille en Etiopía. Esta especie es la predecesora del A. afarensis, y hasta ahora sólo se habían recuperado trozos de mandíbula y algún diente. Este fósil es justo del periodo entre hace 4,1 y 3,6 millones de años en el que se estima que el A. anamensis dio lugar al A. afarensis, con lo que este cráneo no sólo permitirá hacer una reconstrucción facial de cómo era el abuelo de Lucy (que a su vez es nuestro tátara-tatara-…-tatarabuelo), sino que implica que las dos especies de Australopithecus coexistieron durante aproximadamente 100.000 años, lo que pone en tela de juicio la transición “lineal” de A. anamensis a A. afarensis aceptada hasta ahora en la comunidad científica.

¿No os encanta que la ciencia esté constantemente cuestionando sus “pilares” para esclarecer la verdadera realidad?

¡Feliz semana!

 

Por si queréis echar un vistazo a los artículos científicos de los que hablamos aquí los tenéis 😉

  1. Yohannes Haile-Selassie, Stephanie M. Melillo, Antonino Vazzana, Stefano Benazzi, Timothy M. Ryan. A 3.8-million-year-old hominin cranium from Woranso-Mille, Ethiopia. Nature, 2019; DOI: 10.1038/s41586-019-1513-8
  2. Beverly Z. Saylor, Luis Gibert, Alan Deino, Mulugeta Alene, Naomi E. Levin, Stephanie M. Melillo, Mark D. Peaple, Sarah J. Feakins, Benjamin Bourel, Doris Barboni, Alice Novello, Florence Sylvestre, Stanley A. Mertzman, Yohannes Haile-Selassie. Age and context of mid-Pliocene hominin cranium from Woranso-Mille, Ethiopia. Nature, 2019; DOI: 10.1038/s41586-019-1514-7