Curiosidades, Descubrimientos y Tecnología, Salud y bienestar

¿Padeces el Síndrome del Impostor?


Quizás los siguientes pensamientos te suenen de algo:

  • Piensas que tus éxitos o logros no son merecidos, simplemente se deben al azar, la suerte, o la intervención de otras personas que han podido ayudarte a conseguirlos.
  • No confías en tus propias competencias, dudando de que sean capaces de ayudarte a conseguir tus éxitos.
  • Sientes miedo a que los demás se den cuenta de que eres un “impostor” en el ámbito académico, laboral e incluso personal.
  • Tienes expectativas de fracaso frente a situaciones que ya has superado con éxito.

Si en algún momento estos pensamientos han cruzado tu mente y han arraigado, es posible que padezcas el “Síndrome del Impostor”.

El “síndrome del impostor” es un término que fue acuñado a finales de los 70 por dos psicólogas americanas, aunque carece de reconocimiento en psicología clínica. Sin embargo, es muy frecuente en las consultas de psicología, sobre todo en personas que tienen una carrera profesional o académica exitosa y principalmente en mujeres. Estas personas piensan que sus logros han sido logrados gracias a factores externos como buena suerte o influencias, y no tienen nada que ver con sus propias aptitudes o competencias, de tal manera que viven con el miedo constante de que en uno u otro momento se descubra la verdad y todo el mundo vea que son unos “impostores”.

sad people

En un estudio realizado en el año 1978 se vio que este tipo de “impostores” podían clasificarse en dos grupos dependiendo de cómo había sido su infancia:

  1. En primer lugar, estaban aquellos que habían vivido “a la sombra” de un hermano o alguien muy cercano que siempre había sido considerado como “el inteligente”. Eso hace que durante la infancia afiancen la idea de que, aunque ellos también sean buenos en los estudios, nunca podrán superar al otro ni hacer cambiar de opinión a la familia, por lo que acaban pensando que todo tienen razón y dudan de su propia inteligencia.
  2. En segundo lugar, estaban aquellos que habían sido criados haciéndoles pensar que eran “innatamente superiores” al resto ya sea en talento, personalidad, inteligencia o belleza. Estas personas al enfrentarse a la realidad se dan cuenta de que tienen que esforzarse igual que el resto para lograr unos objetivos, y al sentir que no son superiores padecen la sensación de “fraude” por lo que sienten miedo de ser descubiertos y defraudar a los que les tenían en tan alta estima.

En cualquiera de los casos, siempre hay motivo para la esperanza. Superar este síndrome puede conseguirse aunque puede que sea necesaria la ayuda de un profesional para romper la dependencia que el “impostor” tiene de las opiniones de los otros, ganar objetividad para valorarse a sí mismo, aprender a reconocer las propias aptitudes y competencias del mismo modo que se valoran las limitaciones y capacidades, y por último aceptar y agradecer los cumplidos ajenos.

Y tú, ¿conoces a alguien con estas características?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s