Naturaleza y Biología

Volcanes: esos grandes monstruos


¡Buenos días ConCienzud@s!

En los últimos tiempos hemos oído por todas partes la contribución negativa que tiene el calentamiento global para la vida en nuestro planeta, algo que por desgracia ocurre inexorablemente y cada vez con más rapidez. Lo que no pensamos, y no queremos ponernos catastrofistas, es que de buenas a primeras cualquier día puede ocurrir algo que cambie repentinamente la vida de la Tierra: una erupción volcánica de dimensiones épicas.

Volcán (Fuente: http://www.livescience.com/27295-volcanoes.html)

Como bien sabréis, en los últimos años han resonado por los medios de comunicación diversas erupciones, como la ocurrida en Islandia (Eyjafjallajokull, 2010), arrojando cenizas formadas por pequeñas partículas altamente abrasivas; el Volcán de Fuego en Guatemala (2018); el Popocatépetl, México (2018); o el Kilauea en Hawaii (2018), que estaba liberando lava de forma lenta y continua durante más de 30 años, y tarde o temprano terminaría en una gran erupción (si queréis ver espectaculares fotos, aquí tenéis un link: https://www.express.co.uk/news/world/954175/Hawaii-volcano-eruption-2018-pictures-Kilauea-volcano-eruption-photos).

Más del 50% de los volcanes activos sobre el nivel del mar (sin considerar las dorsales oceánicas, grandes brechas en la corteza terrestre) se encuentran alrededor del Océano Pacífico, en el llamado “Anillo de Fuego” que se extiende desde Nueva Zelanda, hasta Asia, Japón y América.

Cinturón de fuego (Fuente: http://www.volcanpedia.com)

Hay diferentes tipos de erupciones, dependiendo de las propiedades de la lava. Ya que hablábamos antes de la erupción del Kilauea, un tipo de erupción es la hawaiana, en la que la erupción puede alcanzar hasta un kilómetro de altura, pero la lava es muy líquida y se “derrama” por los lados del volcán. Otra tipo es la erupción peleana,  en la que las chimeneas que conectan la cámara volcánica se ven obstruidas o taponadas debido a la alta viscosidad del magma, lo que genera una acumulación de gases y termina por provocar una gran explosión, siendo considerado este tipo uno de los más destructivos (por ejemplo, la erupción ocurrida en el monte Pelée, en Martinica, 1902).

Las erupciones vulcanianas también son muy violentas, en ellas hay un aumento de presión en la cámara magmática, al igual que las peleanas, y también puede darse el caso de una mezcla de agua con el magma, generando gases tóxicos y cenizas. Un ejemplo de este tipo de erupción es la del Popocatépetl, en México.

La erupción pliniana puede ser la imagen característica que se nos venga a la cabeza. Su nombre viene por Plinio el joven, que describió la erupción del Vesubio en el año 79 d.C. Se caracteriza por una violenta explosión de gases que forman una gran columna encima del cráter, alcanzando hasta 20 kilómetros de altura, y se acompaña de lluvia de piedra pómez y otros materiales piroclásticos.

Por último, tenemos la erupción estromboliana, breves en tiempo y con poca abundancia de material volcánico, y con derrames de lava.

Partes de un volcán (Fuente: https://brainly.lat/tarea/6645244)

Una vez explicadas (muy brevemente) los principales tipos de erupciones, podemos tener una idea del nivel de peligrosidad que tienen. Como decíamos al comienzo, existen pruebas de que en el pasado ocurrieron grandes erupciones que llevaron a muchas especies de animales y plantas al borde de la extinción. La mayor erupción volcánica de la que se tiene constancia ocurrió hace unos 70.000 años, en Sumatra: el Toba. Es considerado en la actualidad una caldera volcánica, al igual que Yellowstone. Este término quiere decir lo siguiente: imaginemos una chimenea en un volcán, que conecta la cámara volcánica con el exterior, que debido a la alta viscosidad del magma, se tapona. La gran presión de gases provoca una explosión, que hace volar gran parte del volcán, dejando un gran agujero, llamado caldera volcánica. Toda esa parte de montaña se convierte en material volcánico que vuela por los aires en forma de partículas y van a la atmósfera. En el caso concreto del Toba, la cámara volcánica tenía 75 km de profundidad y 50.000 kilómetros cuadrados de extensión. La cantidad de material expulsado superó los 2800 kilómetros cúbicos llegando a cubrir regiones con una capa de hasta 9 metros de ceniza, además de la consiguiente lluvia de ácido sulfúrico. Esta erupción condujo a un invierno volcánico, que disminuyó la temperatura mundial de 3 a 5 °C, y hasta 15 °C en latitudes más altas, deforestando bosques hasta la India. Si nos vamos a Google Maps y vemos el lago Toba (aquí tenéis el link: https://goo.gl/maps/uoQrxo68dYn), podemos hacernos a la idea del tamaño del cráter actual (100 kilómetros de largo por 35 kilómetros de ancho).

Con el estudio de los volcanes, se puede calcular la frecuencia aproximada de las erupciones y existen muchos volcanes que se están “retrasando” desde su última erupción, pero no queremos parecer catastrofistas, disfrutemos de los días que vivimos. ¡Feliz comienzo de semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s