Física, Química y Astronomía, Naturaleza y Biología

2001: Odisea (de unos gusanos) en el espacio


¡Buenos días concienzud@s!

Hoy hablaremos de unos individuos que, a priori, pueden parecer asquerosos o simplemente repulsivos, pero que son un modelo de estudio muy utilizado para medicina regenerativa. Por supuesto, hablamos de nuestros amigos los gusanos, en este caso gusanos planos, y que realizaron un viaje envidiable (que solo unos afortunados han realizado), soñado por muchos: el espacio.

Planarias (gusanos planos)

Traemos esto a colación debido a la publicación de un artículo científico, que os explicaremos a continuación. Un grupo de investigación de la Universidad de Tufts (Boston, EEUU), dirigido por el Dr. Michael Levin, se encarga del estudio de sistemas biológicos, biología sintética y medicina regenerativa, entre otras líneas de investigación. Para ello utilizan gusanos planos, que pueden regenerar partes amputadas de su cuerpo, por lo que son sujetos ideales para entender cómo sistemas vivos pueden autorregenerarse. Los resultados se podrían aplicar a regeneración de tejidos dañados debido a una enfermedad, debido a heridas o tejidos afectados por causas congénitas.

En la regeneración de tejidos es fundamental saber cómo se ve afectada por la electricidad, fuerzas mecánicas, campos magnéticos o simplemente por la gravedad.

El experimento consistió en enviar 78 gusanos a la estación espacial durante 5 semanas, algunos con partes amputadas, otros intactos, y los compararon con gusanos que dejaron aquí en la Tierra con las mismas características. El objetivo no era otro que estudiar como un viaje espacial puede afectar a la microbiología, morfología y comportamiento de los gusanos, y el impacto que supone en su habilidad para la regeneración.

Concretamente, uno de ellos sufrió una increíble regeneración. Se le había amputado la cabeza y la cola (antes de mandarlos al espacio), y a su vuelta el gusano mostraba dos cabezas, una donde la tenía anteriormente y otra donde había estado la cola. Los investigadores, asombrados, volvieron a amputar ambas cabezas, y después de un tiempo volvieron a salir otras nuevas en el sitio de las anteriores, mostrándoles que el cambio había quedado “fijado”. En 18 años de experiencia de este grupo de investigación  con el modelo, solo les había ocurrido antes con gusanos a los que se les había modificado la señalización bioquímica o boieléctrica.

Gusano tras la regeneración, con dos cabezas

También descubrieron que al ponerlos en agua, los gusanos entraban en shock, sugiriendo que su estado biológico se había modificado debido al viaje espacial. Este estudio comenzó hace un par de años, y aun hoy en día estos individuos continúan exhibiendo cambios en su microbioma, además de en su comportamiento, lo que incluye una mayor tendencia a moverse hacia la luz.

Es el comienzo y una pequeña muestra de que los viajes espaciales pueden afectar a los cuerpos. Entender el cómo podría ayudar a realizar ciertas operaciones en el espacio, o simplemente sobrevivir más tiempo.

Esperamos que os haya gustado ¡Buen comienzo de semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s