Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Buenos días concienzud@s, hoy os quiero hablar de la nueva moda que se está imponiendo de tomar leche y otros derivados lácteos sin lactosa.

Si nos fijamos en los anuncios tanto en prensa como en televisión cada vez más marcas nos ofrecen estos productos asegurándonos además que si los tomamos vamos a tener unas digestiones mucho más ligeras y vamos a sentirnos mejor.

La primera pregunta que debemos hacernos para saber si esto es cierto es qué es la lactosa.

leche

La lactosa es un disacárido formado por una molécula de glucosa y otra de galactosa. Es el principal azúcar de la leche, de ahí su nombre, y constituye entre el 4-5% del contenido total dependiendo de la especie animal.

Para absorber este hidrato de carbono necesitamos lactasa que es una enzima producida en la mucosa intestinal que hidroliza o rompe el disacárido en las dos moléculas que lo forman y éstas son absorbidas en las microvellosidades intestinales.

Cuando una persona no produce la suficiente cantidad de esta enzima y es intolerante, la lactosa que no puede ser absorbida en su forma dímera llega al colon donde es fermentada por las bacterias intestinales produciendo entre otros compuestos indeseados ácido y gas que son los responsables de los síntomas asociados a la intolerancia como flatulencias, cólicos, diarreas, dolor abdominal, malestar generalizado…

Los productos que encontramos en el mercado etiquetados como “sin lactosa” en realidad no es que carezcan de este nutriente, sino que en su formulación se ha añadido lactasa, normalmente obtenida de levaduras y hongos como el Aspergillus niger, de tal forma que la lactosa esté correctamente hidrolizada.

¿Tiene algún beneficio en individuos sanos eliminar la lactosa de su dieta?

Ninguno, porque si no hay intolerancia somos capaces de sintetizar nosotros mismos la lactasa no siendo necesaria administrarla de forma exógena. Además, hay una norma que dice que lo que no se utiliza se atrofia, por lo que si eliminamos la lactosa de nuestra dieta a la larga vamos a producir nosotros mismos esa intolerancia.

La European Food Safety Authority (EFSA) publicó un artículo en el 2011 donde concluye que no se puede utilizar la etiqueta “sin lactosa” como una declaración saludable o health claim ya que no está demostrado que en un individuo sano eliminar la lactosa favorezca de alguna forma la digestión.

¿Cómo puedo saber si soy intolerante a la lactosa?

Actualmente se utilizan dos pruebas para diagnosticar esta intolerancia.

            – Prueba de tolerancia a la lactosa: Dos horas después de la ingesta de una carga estandarizada de lactosa se realiza una analítica de sangre, si el nivel de glucosa no ha aumentado es que la lactosa no se está digiriendo correctamente.

            – Prueba del hidrógeno expirado: es un método no invasivo y el más fiable para el diagnóstico de la intolerancia de los hidratos de carbono en general. Se basa en que si el cuerpo no digiere la lactosa, se fermenta en el colon, liberando hidrógeno y otros gases que pueden ser cuantificados en el aire espirado 2 ó 3 horas después de la ingesta de una carga de lactosa estandarizada.

leche_sin

 

Así que ya sabéis concienzud@s, leche sin lactosa sólo en personas diagnosticadas como intolerantes.

Saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: