Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Semillas Forever

Calentamiento global. Dentro de décadas, los científicos vaticinan que toda la cuenca mediterránea será un desierto. Destrucción de ciudades por la guerra. Terremotos, inundaciones, incendios. Son factores que pueden provocar la extinción de miles de especies de plantas, y entre ellas, las que “alimentan” al mundo, como son el trigo o el arroz.

Para evitarlo, hace unos años se creó una iniciativa que consiste en la formación de bancos de semillas, también llamados bancos de germoplasma. Existen por todo el mundo, pero el más grande es el conocido popularmente como la Bóveda del fin del mundo, o Banco Mundial de Semillas de Svalbard, localizado en Noruega. El lugar fue elegido con mucho ingenio, ya que se encuentra situado a 130 metros de altura, que quedaría salvaguardado de inundaciones debidas al deshielo del polo norte. Además, no existe actividad volcánica o sísmica cerca, y en el hipotético caso de que fallase la corriente eléctrica, el permafrost de la zona (sencillamente consiste en la capa de hielo que está permanentemente congelada) mantendría las muestras cerca de los -20ºC.

 

Representación de La Bóveda de SvalBard. Fuente: Youtube

Representación de La Bóveda de Svalbard. Fuente: Youtube

 

Entrada de la Bóveda de SvalBard (Fuente: Kostleige.com)

Entrada de la Bóveda de Svalbard (Fuente: Kostleige.com)

 

Las semillas que allí se almacenan son muestras representativas del depósito Gene Banks. Para que el material genético se pueda preservar durante generaciones, es necesario que se congele correctamente, y de ello se ocupa dicho depósito. No todo el mundo puede acceder a los bancos de germoplasma, es necesario hacerlo a través de Gene Banks.

Pero ¿existe un banco de germoplasma en España? La respuesta es sí, y además, existen numerosos bancos. En noviembre de 2002 se constituyó la Red Española de Bancos de Germoplasma de Plantas Silvestres y Fitorrecursos Autóctonos (REDBAG), en el seno de la Asociación Ibero-Macaronésica de Jardines Botánicos (AIMJB), que tiene como fin la colaboración entre los Jardines Botánicos que forman parte de ella, y entre sus numerosos proyectos de colaboración.

Uno de los más importantes a nivel nacional e internacional es el banco de germoplasma del Real Jardín Botánico (CSIC). Cuenta con una colección de aproximadamente 2500 semillas, conservadas a baja temperatura y en condiciones de lata desecación, en envases herméticos.

Para más información, os dejamos un vídeo:

Saludos a tod@s y cuidemos nuestro planeta, para que iniciativas como la de los bancos de germoplasma se queden en un “por si acaso” y no en “seguro que las necesitaremos en el futuro”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: