Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Cuando empiece  a apretar el calor del verano y quieras aprovechar el aire acondicionado de los museos, no te sientas mal si te empiezas a aburrir.

Que nos aburrimos en los museos no es nada nuevo. Ya en los años 20 y 30 del siglo pasado los investigadores llegaron a la conclusión de que el interés del público que acudía a los museos para ver las exposiciones decrecía a medida que progresaba la visita. Este fenómeno recibió el nombre de “Fatiga del Museo”.

No importa lo mucho que nos interese lo que estamos viendo, y las ganas que tuviéramos: el interés inicial alcanza niveles máximos que se mantienen constantes al rededor de 30 minutos, para a partir de ese momento empezar a descender.

museofatiga

Existen varias hipótesis para explicar este fenómeno:

La primera explicación (Melton, 1935) se basa en el cansancio físico que puedan provocar estas visitas. El investigador compara acudir al museo con una larga caminata por el monte.

La segunda (Melton, 1935; Bitgood, 2002) se basa en el proceso cognitivo. La capacidad de atención e información que puede manejar una persona es limitada, y esto explicaría por qué pasar varias horas en un museo sería algo cansado.  Recibimos demasiada información, y este proceso “cansa a nuestro cerebro”. El diseño interior de la exposición y la arquitectura también pueden afectar el interés del público y su comportamiento. El cerebro puede percibir esto de manera que le interese, o todo lo contrario.

La última explicación es más amplia (Falk, 1985, 2000) y se centra en las diferencias individuales; el público que acude a un museo difiere mucho entre sí, las experiencias, los gustos, los intereses y las capacidades intelectuales son distintas en un grupo de gente, y esto puede influir en el comportamiento del público durante una visita.  A pesar de esta variabilidad individual, todas las personas presentan la fatiga del museo en mayor o menor medida.

Entender este comportamiento es muy importante para los museos, cuya prioridad es acercar al público la cultura y entretener de una manera lo más didáctica posible.

Saludos

Fuente: Davey, G. 2005. What is museum fatigue? Visitor Studies Today 8(3): 17–21.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: