Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

cometa

Hace ya un tiempo que Plutón dejó de estar en las lista de los planetas del Sistema Solar, para los más olvidadizos el motivo fue una convención tomada por la unión astronómica internacional, en la cual un cuerpo celeste debía cumplir los siguientes requisitos para ser considerado un planeta:

  1. Orbita alrededor de una estrella (o remanente de ella).
  2. Tiene suficiente masa para que su gravedad supere las fuerzas del cuerpo rígido, de manera que asuma una forma en equilibrio hidrostático (lo que es lo mismo a decir que gracias a su propia gravedad tiene una forma casi esférica).
  3. Ha limpiado la vecindad de su órbita de planetesimales, o lo que es lo mismo es el planeta dominante de una órbita, expulsando o incorporando los cuerpos más pequeños que hubiese en esa órbita .
  4. No emite una luz propia.

Esta decisión estuvo fomentada por la aparición de nuevos cuerpos orbitando alrededor del Sol, gracias a la potencia de los nuevos telescopios, se habían ido detectando diferentes cuerpos con órbitas muy grandes y tamaños muy diferentes, por lo que empezó el debate de si debían ser considerados nuevos planetas del sistema solar, lo cual hizo replantearse el concepto de planeta, y  se puso la anterior lista de condiciones que tenía que tener un objeto en el espacio para ser considerado planeta.

Para el pobre Plutón que había pasado siempre las pruebas de planeta en esta convocatoria se quedó atrás, ya no podía ser llamado planeta y pasó a considerarse planeta enano. Sin embargo… ¡parece que hay un nuevo candidato en la lista!

La noticia de este nuevo posible planeta viene desde Caltech, donde los investigadores Konstantin Batygin y Mike Brown, han descubierto evidencias de un planeta orbitando alrededor del Sol, este nuevo planeta que han llamado el planeta número nueve, tiene una órbita gigantesca la cual tarda entre unos 10.000-20.000 años en completar una vuelta, para hacernos una idea en distancias, la órbita es unas veinte veces la del planeta más lejano, Neptuno, que son aproximadamente 4.5·109 de Km, y de tamaño es aproximadamente 10 veces el tamaño de la Tierra.

Con estas aproximaciones a las características del cuerpo celeste, se puede decir que cumple con todos los requisitos puestos por la unión astronómica internacional y por tanto ser oficialmente considerado el noveno planeta del sistema solar.

Es importante notar que hablamos en términos  de “posible” y “aproximaciones” ¿Porqué utilizamos estos términos? pues por un motivo importante que es… que este planeta aún no ha sido visto!! este planeta ha sido predicho!!. Los investigadores de Caltech han utilizado un modelo matemático y una serie de algoritmos computacionales para estudiar diferentes efectos gravitatorios, gracias a los cuales han podido predecir la existencia de un cuerpo de las características anteriormente escritas, y por tanto un planeta con todas las de la ley.

fórmulas imposibles

Puede parecer curioso predecirlo antes de verlo, sin embargo no es la primera vez que ocurre, es más a muchos puede sorprenderles que sin ordenadores y basándose también en las matemáticas esto mismo ocurriese con Neptuno.

La mayoría de los planetas se conocen desde la antigüedad, ya que son relativamente fáciles de ver sin instrumentación, el resto de cuerpos celestes más pequeños o diferentes aspectos se hicieron esperar a la invención del telescopio por Galileo Galilei en el S.XVI, gracias a ello Willian Herschel pudo descubrir Urano en 1781, pero lo interesante se hizo esperar casi un siglo, los astrónomos no podían entender diferentes aspectos de la órbita de este planeta, por lo que decidieron utilizar a la inversa la teoría gravitatoria de Newton y las matemáticas para predecir de donde podía venir esta órbita que veían con los telescopios, y el resultado… Neptuno!!!

EL astrónomo Francés Leverrier y el astrónomo inglés John Couch hicieron los cálculos matemáticos (Sin ordenadores, lo cual es algo digno de reconocimiento en comparación con la dependencia que existe hoy en día) y fue por último el astrónomo alemán Johann Galle quién lo observó.

Una vez establecido el método se aplicó de nuevo en la órbita de Neptuno, indicando un noveno planeta: Plutón (según los criterios de la época). Esta forma de inferir planetas ha sido ampliamente utilizada y más aún con la aparición de ordenadores que ayudan con cálculos más precisos y sensibles a variaciones en los campos gravitatorios observados gracias a muchos cuerpos celestes (no sólo planetas).

Sin embargo hasta ahora (y con los nuevos criterios de Planeta) no se habían descubierto planetas propiamente dichos en el sistema solar, por lo que este noveno planeta supone un gran descubrimiento. En concreto (Si no contamos Plutón) este sería el tercer planeta del sistema solar descubierto en nuestra época y el segundo de forma indirecta utilizando un método matemático.

Ya sólo queda un confirmación directa…. ¡¡¡¡todo el mundo a los telescopios!!!!

materia oscura

Para los más apasionados del tema os remitimos a la publicación original donde dan todos los detalles del descubrimiento y de los cálculos realizados para determinar las características de este noveno planeta:

“Evidence for a distant giant planet in the Solar System”, The Astronomical Journal, Vol 11 Nº2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: