Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

¡Buenos días Concienzudos! En estos últimos días han bajado considerablemente las temperaturas, temperaturas que quedan lejos de lo que se considera satisfacción térmica para los seres humanos, que en condiciones normales se sitúa entre los 21 y 25ºC. En esta situación de satisfacción, nuestra temperatura corporal debe mantenerse en los 36,5ºC considerándose óptima. Sin embargo, cuando este valor se eleva, como ocurre en condiciones de enfermedad o en los veranos sofocantes, puede elevarse hasta los 42 °C momento en el que se hace peligrosa, pudiendo causar daños muy importantes incluso hasta la muerte si no se pone remedio. Lo mismo ocurre cuando bajan las temperaturas y a los -35 °C se comienza a sentir somnolencia hasta caer en un profundo letargo.

¿Pero, existen organismos capaces de soportar condiciones extremas? ¿Hay vida allá donde todo haría pensar a que fuese imposible? Pues así es Concienzudos, a estos organismos se les denomina extremófilos y la mayoría son bacterias, microorganismos que por su pequeño tamaño y metabolismo adaptable ha permitido que colonicen los lugares más inhóspitos. Encontramos por ejemplo, microorganismos que viven en condiciones tremendamente ácidas, llamados acidófilos, como ocurre con las bacterias pertenecientes al dominio Archaea, que habitan en el ácido río Tinto (Huelva).

images                                                Río Tinto (Huelva)

También hay quienes habitan en condiciones muy básicas y se les llama alcalófilos. Organismos que viven en las profundidades del océano, a presiones altísimas, como las bacterias de las fosas de las Marianas. También son extremófilos los halófilos, organismos que viven en condiciones de alta salinidad como son aquellos que viven en el mar muerto. Los criptoendolitos, capaces de vivir a mucha profundidad bajo el suelo, como el llamado Bacillus infernus. Aquellos que viven en glaciares o incluso aquellos que viven en condiciones de temperatura extrema como son los hipertermófilos que viven en las chimeneas termanes submarinas.

Pero no solo los organismos unicelulares son capaces de soportar esas condiciones tan extremas, existen también organismos pluricelulares, los llamados tardígrados o comúnmente llamados osos de agua, que se consideran así mismo extremófilos.

enhanced-buzz-wide-4651-1402568065-6                                                  Tardígrado

Estos organismos son invertebrados de un tamaño de aproximadamente 0,5 mm que también son capaces de sobrevivir presiones altísimas y temperaturas extremas de entre -100 y -200ºC. El secreto de esta resistencia radica en lo que se denomina criptobiosis, mediante este proceso ralentizan todos sus procesos metabólicos hasta que las condiciones ambientales retornan a la normalidad, este proceso de deshidratación les deja en letargo durante años y hace que estos organismos sobrevivan en condiciones de poco oxígeno, frío y sequedad extrema o en condiciones de alta salinidad.

Así pues Concienzudos, está claro que los seres humanos somos de los seres vivos más vulnerables en cuanto a cambios extremos de las condiciones ambientales se refiere, microscópicas bacterias y minúsculos invertebrados se adaptan mucho mejor que nosotros para conseguir la supervivencia, ¿encontraremos el secreto de la criptobiosis?.

¡Feliz Miércoles!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: