Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

¡Buenos días y feliz vuelta de verano a todxs!

Empezamos el curso hablándoos de un pequeño gusano muy popular en el mundo de la biología.

7425654_orig

Su nombre es Caenorhabditis elegans (C. elegans para los amigos) y, aunque a simple vista parezca bastante soso, ¡es un bicho bastante divertido! Bueno… divertido para la gente que trabaja en biología, supongo ;). El caso es que es un tipo muy especial. Se hizo popular gracias al premio Nobel Sydney Brenner, que lo estableció como organismo modelo para la investigación del desarrollo en animales. Brenner eligió este gusano de un milímetro de largo principalmente porque es un organismo simple, fácil de crecer en poblaciones inmensas y porque resultó ser un gran candidato para estudios genéticos.

Hay varias características que hacen a este gusanito tan especial. La primera es que es transparente, con lo que sus órganos y sus células pueden verse a simple vista. Además, posee alrededor de 300 neuronas que están muy bien localizadas, algo que se ha usado para probar las teorías de economía de cableado propuestas por Ramón y Cajal hace más de cien años. Fue incluso el primer organismo multicelular en tener todo su genoma secuenciado y el único organismo en tener todo su conectoma (un mapa de todas las conexiones neuronales) completo.

Lo que nos lleva a hablar de él en esta ocasión es un comportamiento de los C. elegans en unas condiciones particulares. Resulta que otra característica de este bichito es que, a las 24 horas de nacer, es capaz de detener su desarrollo cuando no hay acceso a alimento en el medio en el que vive. Puede sobrevivir hasta cuatro meses quedándose en este estado de ahorro energético, más resistente que el estado adulto normal. Pues bien, según publicaron unos científicos en febrero de este año en la revista Nature, los C. elegans se agrupan socialmente en este estado larval, pasando por la formación de agregados circulares (12 h) a líneas (96 h). Esto se puede ver en la siguiente figura, donde situaron un millón (sí, un millón) de C. elegans en una placa y observaron su comportamiento.

srep10647-f1

 

Lo más llamativo es que descubrieron que los gusanos necesitan la presencia de alcohol en el medio para socializar y agregarse, básicamente como muchos de los seres humanos. Si los ponían en un medio sin alcohol nunca se formaban los agregados circulares de la figura anterior. Hicieron más experimentos para demostrar que el metabolismo del alcohol es importante para la agregación, y comprobaron que unos C. elegans que no conseguían metabolizarlo tampoco eran capaces de agregarse.

Así que ya sabéis, si en algún momento no tenéis de qué hablar, decid que conocéis a unos gusanitos que también viven la fase de exaltación de la amistad cuando tienen alcohol cerca 🙂

¡Buena semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: