Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

cometa

Una de las grandes preguntas que se ha hecho la humanidad es si estamos solos en el universo o si existe otro tipo de vida inteligente, o sin llegar tan lejos, si es posible la existencia de vida fuera de la Tierra. Hace poco hablamos sobre otras bases nitrogenadas en las que se podría desarrollarse la vida, además de otros compuestos primigenios como una nueva gama de oligoelementos. Sin embargo todo eso no dejan de ser hipótesis difíciles de demostrar. Lo poco que sabemos de la vida se reduce a las condiciones que tiene la Tierra para que nosotros podamos existir, es por eso que si buscamos en las estrellas lo lógico es buscar planetas parecidos al nuestro.

El criterio de búsqueda es relativamente laxo, principalmente lo que buscamos es un planeta que contenga agua líquida. Para que esto sea posible el planeta no puede estar ni muy lejos, ni muy cerca de una estrella, en cuyo caso el agua estaría en forma de solida (Hielo) o gas (vapor) respectivamente. Esta región donde el agua se encuentra en estado líquido recibe el nombre de zona Goldilocks o zona habitable.

En general cuando se hace una búsqueda de vida, principalmente se busca en estrellas parecidas al sol centrándose en planetas dentro de la región habitable, lo cual es difícil, puesto que los planetas no tienen luz propia, y sólo puede conocerse su presencia si pasan por delante de una estrella y tapan parte de la luz, reflejan parte de la misma, o a través de sus efectos gravitatorios. Por lo tanto la búsqueda es difícil y se creía que existían pocos planetas capaces de albergar vida, tal y como la conocemos. Sin embargo recientemente un grupo de astrónomos ha estimado que el número de planetas habitables puede ser mucho mayor de lo esperado, hasta el punto de que cada estrella puede llegar a albergar entre 1 y 3 de estos planetas.

Históricamente existe una ley, llamada de Titius-Bode, según la cual se relaciona el tamaño de un planeta y su distancia al Sol. Esta ley apareció por primera vez en 1766 y ganó mucha importancia en astronomía, ya que posteriormente a su publicación, se descubrieron planetas (cuya existencia no se conocía), como Urano, que parecían cuadrar con la secuencia de la ley de Bode. Sin embargo la ley de Titius-Bode, no acertó con Neptuno que es el siguiente planeta de la lista, y si con Ceres que actualmente no es considerado un planeta del sistema solar, sino un planeta enano.

Aunque esta ley se demostró errónea, la idea en sí tuvo gran repercusión, hasta el punto que actualmente astrónomos de la Universidad Nacional de Australia, se han dedicado a estudiar 68 sistemas solares conocidos, y han intentado establecer una ley generalizada de Titius-Bode. Esta ley no dice que el planeta deba tener una masa específica en función de su posición, pero si la existencia de este planeta en ese sistema solar. Según esta ley se pueden encontrar 141 planetas extra que no esperarías inicialmente.

Para comprobar sus resultados han pasado a estudiar los datos del telescopio espacial Kepler, en los cuales han analizado 97 de estos planetas extras, encontrando evidencia directa de 5 de ellos. Predecir la existencia de 5 planetas puede parecer poco, sin embargo ya que la nueva ley no establece una relación con la masa, parte de los planetas podrían ser lo suficiente pequeños para no detectarse con Kepler. Aparte del hecho que con el telescopio espacial es más fácil detectar planetas que estén más cercanos a la estrella (algo alejados de la zona habitable de búsqueda).

Dado que la ley de Titius-Bode no coincidía con todos los planetas y es difícil decir si es por estar incompleta o ser errónea, Intentar convencer a la comunidad científica de que su generalización es correcta es aún más difícil, sobretodo si esta ley tiene un porcentaje actual de comprobación experimental tan bajo. Por ello Dr. Charley Lineweaver junto con un grupo de colaboradores y estudiantes, está intentando mejorar las condiciones de observación y predicción de la teoría.

No sabemos si al final esta generalización se comprobará cierta, o si por el contrario le pasará lo mismo que la ley original y quedará relegada a un truco mnemotécnico e histórico. Sin embargo de demostrarse cierta, supondría que cada sistema en la galaxia podría albergar entre 1 y 3 planetas habitables, en los cuales poder encontrar vida, o en caso de no encontrarla ser capaces de estudiar la dinámica de estos planetas y quien sabe… quizás un día hasta colonizarlos!!!

Si os habéis quedado con ganas de conocer más acerca de la ley generalizada, aquí tenéis el artículo original: http://arxiv.org/pdf/1412.6230v3.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: