Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Las gafas están de moda, y no sólo entre los hipsters. La miopía, un error refractario* del ojo que dificulta la visión lejana, es cada vez más común, especialmente en las nuevas generaciones. La etiología de este defecto de refracción no está clara en la actualidad, pero como en muchas enfermedades, parece estar influida por factores tanto genéticos como ambientales.

Estudios recientes muestran que la prevalencia de la miopía varía notablemente según la región y la etnia estudiadas, siendo mucho mayor en las ciudades y particularmente alta en Asia. Más concretamente, se ha encontrado que alrededor de un 90% de los adultos jóvenes chinos padece miopía, 90%! Frente al 10-20% de prevalencia de hace 60 años.. En otras regiones del mundo, como en Europa o Estados Unidos, se calcula que la afectación es de entre el 30% y el 50% (cerca del doble de la de hace 50 años). No es de extrañar entonces que muchos de vosotros llevéis o conozcáis unas cuantas personas que llevan gafas, o quizás que deberían llevarlas. Porque lo cierto es que llevar gafas (o lentillas), al menos cuando no es como un complemento estético, puede resultar un incordio.. y lo peor de todo es que ni siquiera solucionan el problema, sólo lo apañan.

miopia 2

Visión con miopía (Ensayo sobre la miopía, Layana Leonardo)

Cuando decimos que un ojo es miope, lo que en realidad ocurre es que se produce una elongación del globo ocular que causa que la lente de nuestro ojo (el cristalino) se estire y enfoque la luz de los objetos lejanos delante y no justo en la retina. Por lo tanto, ningún tipo de corrección externa, ni la cirugía, son capaces de evitar la deformación del ojo.

normalmiopia

El problema se agrava si el proceso continúa, las partes internas del ojo se hacen cada vez más finas, incrementando el riesgo de otros problemas oculares como las cataratas, el desprendimiento de retina, el glaucoma e incluso la ceguera. Por este motivo, y teniendo en cuenta el alarmante incremento en la prevalencia de la miopía, los científicos están centrando su estudio en descubrir las causas de este defecto óptico.

Como habréis podido deducir, las diferencias en prevalencia entre distintas etnias podrían apuntar a un componente genético. De hecho, esa fue durante décadas la hipótesis predominante entre los científicos. Estudios en los años 60 mostraron que la miopía era más frecuente entre gemelos genéticamente idénticos, pero los genes no lo explican todo. Ejemplo de ello es un estudio que se llevó a cabo en Nepal, en el que la prevalencia de miopía en menores de 15 años que vivían en un entorno urbano era de entre 10 y 27,3%, mientras que sólo el 3% de los niños de las mismas edades que vivían en un entorno rural fueron diagnosticados como miopes en el estudio. Otro estudio realizado en 1969 en una población inuit del norte de Alaska mostró como un cambio en el estilo de vida podía estar cambiando los ojos de los niños. Los adultos de esta comunidad habían vivido aislados y tan sólo 2 de los 131 que conformaban el grupo tenía este defecto refractario. Sin embargo, más de la mitad de sus hijos y nietos tenían miopía. Curiosamente, este efecto demasiado rápido para ser causado por variaciones genéticas, y que tuvo lugar en muchos otros rincones del planeta, ocurrió de forma paralela a la tendencia en la gran mayoría de los países de que los niños pasaran más tiempo leyendo, estudiando y por supuesto delante de pantallas. Si consideramos que, según la organización para la cooperación económica y el desarrollo, la media que pasa un quinceañero haciendo deberes en Shanghai es de 14 horas semanales y lo comparamos con las 5 o 6 horas que dedican sus equivalentes ingleses o estadounidenses parece que esta hipótesis gana peso.

No obstante las cosas pocas veces son tan sencillas. Varios estudios, desde Ohio hasta Australia estudiaron miles de niños en busca de confirmación de este efecto, pero llegaron a la conclusión de que en realidad, el único factor relacionado con una menor prevalencia de la miopía era el tiempo que los niños pasaban fuera de sus casas y de sus colegios, independientemente de la actividad que estuviesen realizando.

El mecanismo biológico que se encuentra detrás de esta asociación aún no está claro. Por una parte, se postula que una mayor intensidad lumínica aumenta la profundidad de campo y por tanto reduce el desenfoque de la imagen. Por otra parte, la relación encontrada podría explicarse por la reducción de la producción de dopamina, un neurotransmisor que se secreta en el ojo en presencia de luz y que es esencial para la transmisión de la señal en el sistema visual. Esta hipótesis se basa en estudios realizados en pollos y monos en los que se ha visto que la privación de luz incrementaba la elongación del ojo que a su vez es la responsable del error refractario. Este cambio de conformación ocular que ocurre también en ojos sanos bajo condiciones lumínicas muy bajas es reversible al exponer a los animales a luz exterior. No obstante, cuando bloquearon en los pollos la señalización dopaminérgica este efecto de recuperación de la forma normal del ojo no tuvo lugar. Todo esto parece indicar que la luz interior no es suficientemente intensa como para regular correctamente el ritmo circadiano de la dopamina ocular causando una elongación constante del globo.

Como podéis ver, aún hay mucho que aclarar, así que si vives en una ciudad, mientras los científicos siguen investigando, hoy el blog mejor a leerlo al parque!

*¿Qué es la refracción?
La refracción ocurre cuando la luz cambia su dirección al pasar a través de un objeto hacia otro. La visión ocurre cuando los rayos de luz se desvían (son refractados) al pasar a través de la córnea y el cristalino. Esta luz es enfocada luego sobre la retina. La retina transforma la luz en impulsos eléctricos que se envían al cerebro a través del nervio óptico. El cerebro interpreta estos mensajes, convirtiéndolos en las imágenes que vemos.
¿Qué son los errores de refracción?
Cuando hay un error de refracción, la forma del ojo evita que la luz se enfoque sobre la retina. El largo (la longitud) del globo ocular (más corto o más largo), cambios en la forma de la córnea o el deterioro del cristalino, pueden causar errores de refracción

Para más información y citas:
Chen-Wei Pan et al. (2012) Worlwide prevalence and risk factors for myopia. Ophthalmics and physiological optics
Elie Dolgin (2015) The myopia boom. Nature

Anuncios

Comentarios en: "Las gafas están de moda" (1)

  1. Me ha gustado mucho el artículo. Me ha recordado al instituto, cuando estudiábamos ésto en biología, creo que el dibujo explicativo era exactamente el mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: