Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Todos hemos oído alguna vez eso de las gafas de sol polarizadas, pero… ¿qué es exactamente eso de polarizada? Habréis oído que tiene que ver con los reflejos, y probablemente sepáis que se usa en el cine, lo que quizás no sepáis es que muchos animales, entre ellos las hormigas, lo usan a diario para sus vidas.

Para hablar de polarización, debemos empezar por la luz: La luz es una onda electromagnética, pero en general no tiene porqué oscilar siempre igual. En concreto, la luz que viene del sol oscila en círculos, es decir, tiene polarización circular. Sin embargo, la luz reflejada en el mar, en cristales, o incluso en las partículas de polvo del aire adopta preferencia por una dirección de oscilación, y se convierte en luz polarizada elíptica o, en el extremo, lineal. Por este motivo, cuando vamos por la playa y el sol refleja en el mar, la luz reflejada a través de unas gafas polarizadas apenas es visible: Las gafas polarizadas dejan pasar la polarización en una dirección, con lo que si el reflejo está polarizado en otra, pierde mucha intensidad.

La luz polarizada lineal es muy fácil de generar artificialmente, y es por eso que la mayoría de los aparatos electrónicos la usan. Así pues, si miramos la pantalla del móvil con gafas de sol, la vemos de colores y es difícil llegar a discernir nada en ella.

Uno de los usos que se le da a este tipo de luz es el de ver patrones de presión sobre elementos plásticos: Si cogéis una regla y la miráis a través de dos gafas de sol (una encima de la regla y la otra debajo), probablemente será transparente. Sin embargo, si tiráis un poco de ella y repetís el experimento veréis que se forman patrones de colores como los de la imagen.

Patrón de tensiones sobre un trasportador de ángulos

Patrón de tensiones sobre un trasportador de ángulos

Bueno, y ¿qué tienen que ver las hormigas en todo esto? Pues bien, como decíamos al principio, la luz solar tiene polarización circular pero sus reflejos contra las partículas de polvo que hay en el aire la tienen lineal. Es así como las hormigas son capaces de orientarse cuando salen a recolectar: sus ojos son sensibles a la polarización de la luz, así que pueden saber dónde está el sol en todo momento. Por este motivo, las hormigas modernas que llevan gafas de sol se pierden: no son capaces de ver la polarización de la luz.

Los ojos humanos, a diferencia de las hormigas, no son sensibles a la polarización de la luz. Esto hace que el cine en 3D y en color sea posible: Antiguamente conseguían efecto de 3D en el cine superponiendo imágenes movidas en verde y rojo, con lo que el cine se veía principalmente en estos colores, pero gracias a que la luz es fácilmente polarizable y que nuestros ojos no son capaces de distinguir la polarización, el nuevo método consiste en superponer las imágenes dándoles polarizaciones contrarias (por ejemplo, una tiene polarización lineal vertical y otra horizontal), y poniéndonos gafas “de sol” con los filtros de polarización adecuados para que cada ojo vea solamente una de las dos imágenes. Es por ese motivo que, si mientras veis una película en 3D os quitáis las gafas, no solamente pierde la profundidad sino que además la imagen se ve borrosa, incluso doble.

Y lo dejamos hoy con una pregunta: Imaginad que pudieseis ver algo más que el resto, por ejemplo polarización de la luz. ¿Qué pensáis que pasaría? ¿Seríais capaces de ver lo mismo que el resto de la gente? ¿Podríais sacarle alguna utilidad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: