Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

 

Aves y dinosauriosHasta ahora los paleontólogos estaban seguros de que las aves descendían de los dinosaurios, para algunos un venir a menos de la majestuosidad y fiereza de los dinosaurios y para otros un gran prodigio conseguir la capacidad de volar.

Hasta ahora se pensaba que los terópodos, que vivían en el suelo, habían evolucionado y  adquirido la capacidad de despegar del suelo hasta conseguir por fin poder volar. Pero… ¿Y si en realidad fuera al revés? ¿Y si el vuelo no se consiguió despegando del suelo sino bajando a él.

 

Un pequeño fósil encontrado en china ha puesto en jaque a la teoría actual del origen de las aves y obligado a los paleontólogos a reconsiderar este punto de la historia de la evolución.

 

Este pequeño fósil tira por tierra la creencia de que las aves han evolucionado  de una familia de dinosaurios terrestre, un análisis de este fósil, llamado por los amigos Scansoriopteryx, ha permitido a los científicos volver 120 millones de años atrás y descubrir que este pequeño animal que vivió en Asia en realidad se dedicaba a trepar y sus habilidades en el vuelo vienen del desarrollo de su capacidad de planear hasta el suelo, justamente lo contrario de lo que se creía hasta ahora.

 

El estudio del fósil llevado a cabo por los paleontólogos: Stephen Czerkas (Museo del Dinosaurio de Blanding, Utah) y Alan Feduccia (Universidad de Carolina del Norte) en colaboración con la academia china de la Ciencias Geológicas, ha permitido determinar que el fósil no era un dinosaurio puesto que había perdido las estructuras óseas características de los dinosaurios.

 

Sus antepasados por lo tanto se han de buscar entre los arcosaurios trepadores, un grupo de reptiles que coexistió con los dinosaurios.

 

Esta teoría revoluciona el campo de la paleontología y es controvertida, pues su clasificación no es evidente para todo el mundo, como demuestra que en un primer estudio de campo el fósil fuera catalogado como Celosaurio (dinosaurio familia de los terópodos), sin embargo las presencia de primitivas plumas en las extremidades indican que era capaz de maniobrar en el aire, de una forma básica, en su planeo hacia el suelo.

 

El hallazgo del fósil y las avanzadas técnicas de análisis empleadas parecen indicar que esta teoría es correcta y estamos ante la presencia de un ave no perteneciente a los dinosaurios, una clase de animal que no se consideraba hasta ahora, y que nos obliga a mirar con lupa la relación entre ave dinosaurio, dando una oportunidad única de descifrar la separación entre estos antepasados.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: