Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

ID-10020695Todos hemos oído hablar de las hormonas y de las feromonas, pero ¿qué son? Las hormonas son moléculas que transmiten información de una glándula secretora a otra parte del cuerpo. Pero hay otras sustancias químicas que se secretan para producir cambios en la conducta y/o fisiología de otros animales, las feromonas.

Y en este post vamos a hablar de algunos efectos curiosísimos que producen algunas feromonas en la conducta sexual de los animales. Estos efectos se ha visto que pueden darse en animales de laboratorio, en los cuales se describieron por primera vez. El primer efecto que vamos a tratar es el llamado efecto Lee-Boot (descrito por Van der Lee y Boot en 1955), que consiste en lo siguiente: si varias hembras de ratón permanecen juntas en un estabulario (animalario), una feromona liberada en la orina del animal produce un retraso y finalmente desaparición del ciclo del estro (que es el periodo en el que los mamíferos están receptivos sexualmente). Y curiosamente, si a estas hembras sin ciclo del estro se las expone ante un ratón macho o su orina (la cual libera feromonas), estas hembras recuperan ese ciclo del estro. Y este fenómeno es conocido como efecto Whitten (descrito por Whitten en 1959).

Otro efecto de una feromona sobre la conducta sexual en ratones es el siguiente: si una ratona preñada es expuesta a un ratón macho o a su orina (llamémosle ratón 2, un ratón distinto de aquel con el que se había apareado, el ratón 1), se producirá casi con toda seguridad una parada de la gestación. Con este efecto el ratón 2 conseguirá que los genes de las crías de ratón 1 no pasen a una nueva generación, pero los suyos sí, porque después de interrumpir la gestación de la ratona procederá a su fecundación. Este efecto es el efecto Bruce (descrito por Bruce en 1960). En el efecto Bruce nos puede dar la sensación de que la hembra sale mal parada, pero no es así, porque si queda preñada de un macho dominante y más territorial que el anterior, puede significar la viabilidad de sus futuras crías.

Y por último, pero no por ello menos curioso, está el efecto Vandenbergh (descrito por Vandenbergh, Whitsett y Lombardi en 1975). Consiste en que una feromona de la orina de un macho (adulto) puede hacer que se adelante el comienzo de la pubertad de una ratona.

Y hasta aquí el post, esperamos que os haya parecido curioso y que hayáis aprendido algo sobre los cambios en la conducta que pueden ejercer algunas feromonas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: