Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

IMG_4493Quien tiene un perro, tiene un tesoro. Y es que por mucho que te destrocen la casa, llenen de pelos (imposibles de quitar) los sitios más insospechados, te pongan ojitos hasta que les des el mejor trozo de lo que sea que tengas en tu plato, te expulsen sutil (o descaradamente) de tu cama, o te despierten a lametazos los domingos por la mañana después de haber salido el sábado… No podemos evitar quererlos. Y es que nadie va a echarte esa mirada de amor incondicional cuando llegas a casa, ni te va a llenar de babas con tanto ímpetu.

Como muchos sabéis, hay terapias para diferentes enfermedades, en las que tener un perro como mascota mejora el pronóstico o hace menos duro el desarrollo de la enfermedad. Aunque la situación que primero se nos venga a la cabeza es la del perro lazarillo para personas con una visión limitada, se ha descrito que ayudan a superar depresiones, a la mejora de la capacidad interactiva de niños autistas, e incluso en trastornos de la conducta.

Sin embargo, en este post no os vamos a hablar de estas bondades caninas, sino de otras que, a nuestro parecer, son mucho más curiosas.

Hasta ahora estábamos acostumbrados a ver perros policías entrenados para detectar drogas en las maletas de los aeropuertos, pero recientemente se ha publicado un estudio en BMC Urology en el que los autores afirman que un perro entrenado podría llegar a detectar un cáncer de próstata oliendo la orina del paciente.

Hoy por hoy, el diagnóstico precoz del cáncer de próstata se realiza detectando niveles elevados de PSA (Antígeno Prostático Estacto rectalpecífico, Prostatic Specific Antigen en inglés) o mediante la realización de un tacto rectal. Es para “evitar” este último método de detección que los investigadores de la Urología se plantean nuevas e ingeniosas alternativas.

Para demostrar su hipótesis, el equipo del Dr. Hywel C. Williams, entrenó a los perros dándoles a oler orina de personas sanas y de pacientes con este tipo de cáncer y les daban una recompensa cuando identificaban la muestra del paciente entre varias de personas sanas. Sin embargo, a pesar del entrenamiento, no siempre discriminaban bien entre pacientes y sanos,ya que la orina de cada persona huele de una manera diferente por sí misma, y este olor podría enmascarar otros.

Por lo tanto, aunque han dado un pequeño paso en un original método diagnóstico, tendrán que perfeccionarlo para poder emplearlo como un método diagnóstico serio, en el que el dicho: “el perro es el mejor amigo del hombre” tomaría un nuevo matiz.

¡Feliz semana!

Si queréis echarle un vistazo al artículo original, aquí tenéis el pdf (en inglés).

Detección cáncer próstata por orina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: