Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Uno de los retos más importantes para los investigadores es entender cómo los circuitos neuronales procesan la información, y uno de los más estudiados es la retina.

La retina tiene una arquitectura funcional descrita ampliamente. Está diseñada para transmitir toda la información potencial visual del medio ambiente, utilizando el menor espacio posible y el mínimo de energía.

El estado refractivo normal del ojo se denomina emetropía, en el que los rayos paralelos del infinito se enfocan exactamente sobre la retina. Este proceso se llama emetropización. Cuando falla, aparece un error de refracción (o ametropía). Los errores refractivos más comunes son la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Los bebés nacen con hipermetropía, y requieren un periodo de tiempo para que los ojos tiendan a la emetropización.

La miopía idiopática afecta a un 25% de la población occidental y a más del 30% de la población en los países asiáticos. En Hong Kong, la prevalencia ha aumentado de un 30% a un 70% en una sola generación, que es probablemente el resultado de un factor causal ambiental. En Estados Unidos, aproximadamente el 25% de los niños son miopes, aunque en la actualidad la prevalencia de la miopía en este país se ha incrementado. Los países europeos podrían tener una prevalencia similar. Un porcentaje mucho menor sufre una hipermetropía considerable, y la mayoría de las personas desarrollan pocos o ningún error refractivo, y por lo tanto son emétropes. La prevalencia de la miopía está aumentando en todo el mundo.

Hasta la década pasada, se consideró que la miopía era principalmente de origen genético debido a la mayor incidencia de miopía entre los niños de padres miopes y la enorme diferencia en la prevalencia de la miopía en los grupos étnicos. Este punto de vista se ha debilitado por el descubrimiento del control homeostático de los defectos de refracción en animales, incluidos primates. Esto dio credibilidad a la evidencia epidemiológica acumulada durante décadas de que los factores ambientales pueden contribuir a la miopía en los seres humanos.

En la actualidad, no está claro si los errores de refracción miópicos se desarrollan como procesos fisiológicos defectuosos en la regulación del crecimiento ocular o como un proceso de adaptación debido a las enormes exigencias visuales de las sociedades modernas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: