Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

¡Por fin llegan las Navidades! Y, como todos los años por estas fechas, las vamos a invertir en disfrutar de reuniones con la familia, reencuentros con los amigos de toda la vida, comilonas sin restricciones, sobremesas eternas, regalos… ¡Todo maravilloso!

Sin embargo, hay una vieja amiga de la que nos acordamos mucho en estos días, y que con el paso de los años se queda más y más tiempo con nosotros y hace su presencia mucho más patente: la resaca.

resaca

Todo el mundo tiene un modus operandi o un consejo que le dio algún conocido alguna vez de cómo evitarla o hacer que desaparezca. Y es que lo cierto es que las teorías que existen son de lo más dispares.

Entre las más populares está la creencia de que tomar dos cucharadas de aceite o un yogur antes de salir de fiesta evita la embriaguez, o que desayunar zumo de tomate o cerveza hacen que la resaca desaparezca. También está la opción de los aficionados al deporte que dicen que correr es bueno para “sudar” las copas de más que hemos tomado la noche anterior.

Desgraciadamente, nada de lo anterior es cierto, ya que más del 90% del alcohol que consumimos se metaboliza en el hígado, no en el estómago. Sin embargo, habréis notado que si bebéis teniendo el estómago lleno la resaca es menor. Esto se debe a que cuando el aparato digestivo está lleno, la metabolización del alcohol genera menos elementos tóxicos.

Otras de las creencias populares relacionadas con la ingesta de alcohol que no son del todo verdad es que “cada vez que bebemos alcohol matamos neuronas de nuestro cerebro” o que “a las mujeres se les sube más el alcohol a la cabeza que a los hombres”. Un grupo de científicos del Hospital de la Universidad de Heidelberg estaban muy intrigados con los efectos que el alcohol tenía en nuestro cerebro, así que realizaron un estudio en el que veían las reacciones que tenían lugar en el cerebro con un escáner en personas de ambos sexos que se habían tomado dos vasos de vino. Lo que vieron fue que tan sólo 6 minutos después de beber, nuestro cerebro comienza a consumir productos derivados de la degradación del alcohol en vez de glucosa, lo que cambia su actividad. Esto explica la pérdida de reflejos y la desinhibición que sufrimos cuando bebemos, ya que disminuyen los niveles de CREATINA (una sustancia implicada en la obtención y gestión de la energía) y de COLINA (un componente de la membrana de las células). Sin embargo, estos cambios no se detectan al día siguiente, todo vuelve a la normalidad, asi que estos efectos son reversibles. Este mismo grupo estudió las posibles diferencias entre hombres y mujeres y llegaron a la conclusión de que el efecto del alcohol era el mismo en ambos sexos.

De manera que el consumo moderado de alcohol tiene un efecto reversible que afecta por igual a hombres y mujeres. Incluso hay grupos que han demostrado que tomar una copa de vino al día tiene propiedades beneficiosas para el corazón, debido a su composición química. ¿Pero qué hay del consumo NO moderado de alcohol? Porque seamos honestos, el problema de la resaca no suele tener mucho que ver con un consumo moderado de alcohol… ¿Nadie ha estudiado esto?

santa claus pedo

Como os podéis imaginar, la respuesta es ¡por supuesto que sí! El problema es que nadie ha dado con una fórmula mágica… aunque algunos grupos se acercan.

Existen estudios que afirman que el hígado de los hombres tiene una mayor cantidad de ALCOHOL DESHIDROGENASA (el enzima encargado de la degradación del alcohol) y que es más activa que en mujeres. Esto llevaría a los hombres a metabolizar mejor que las mujeres la misma cantidad de alcohol, pero también a beber más, de ahí que ambos sexos sufran la resaca. No obstante, las diferencias en la expresión de este enzima no sólo tienen que ver con el sexo, sino con la diversidad de los alelos del gen de la alcohol deshidrogenasa que hay en las diferentes poblaciones. Por ejemplo se ha demostrado que las poblaciones europeas expresan un alelo que genera una enzima mucho más activa que los alelos asiáticos o americanos.

Recientemente se ha publicado en la revista Journal of Food Science, un estudio del grupo del Doctor B. Y. Kim, de la Universidad Nacional de Jeju (Corea), en el que demuestran que los aminoácidos y minerales que contienen los espárragos (Asparagus officinalis), especialmente en las hojas, alivian la resaca y protegen al hígado de las toxinas que genera el consumo de alcohol, ya que acelera su metabolización minimizando el estrés oxidativo al que se somete a nuestro organismo tras una borrachera, tanto en ratas como en humanos.

Quién sabe si el año que viene los Reyes Magos nos dejarán en los zapatos unos sobrecitos de infusión de hojas de espárrago o si habrán descubierto una píldora mágica… nosotros seguiremos investigando para manteneros informados 😉

bebidas varias

¡Disfrutad de las fiestas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: