Una asociación sin ánimo de lucro por la divulgación científica

Verano suele ser sinónimo de calor, búsqueda desesperadala foto de una sombra que nos dé cobijo, aire acondicionado y sudar, sudar y sudar. Solemos tomar bebidas refrescantes, comer sandía y otros alimentos con alto contenido en agua, y ponernos delante del ventilador para paliar las altas temperaturas, pero lo más refrescante, no obstante, suele ser darse un buen chapuzón, bien sea en la playa o en la piscina.

¿Por qué es esto?

Como todos sabéis nuestro cuerpo está lleno de glándulas sudoríparas que se activan cuando la temperatura del cuerpo comienza a subir, para bajarla. Cuando nos metemos en el agua, el grado de sudoración que tengamos dentro de ella dependerá de la temperatura del agua. Si el agua está fría, la mayor parte del calor generado por nuestro cuerpo se pierde por los fenómenos de conducción y convección. La conducción de calor es un mecanismo de transferencia de energía calorífica entre dos sistemas, que se basa en el contacto directo de sus partículas y que tiende a igualar la temperatura entre diferentes cuerpos en contacto por medio de transferencia de energía cinética. La convección también es una forma de transferencia de calor entre dos zonas, pero se produce mediante el movimiento de un medio fluido. Sin embargo, si la temperatura del agua es elevada, la temperatura de nuestro cuerpo no bajará y sudaremos más.

Así que cuando el calor os atosigue… ¡un buen chapuzón es la mejor solución!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: